Sociales

Falleció el sábado en La Plata

Las huellas que dejó Fraomeni en Tres Arroyos

11|07|19 10:11 hs.

El sábado pasado, falleció en La Plata el ingeniero hidráulico Mario Fraomeni, quien desarrolló una valiosa tarea en Tres Arroyos. 


Era platense y el vínculo con nuestra ciudad en principio tuvo lugar por su casamiento con Nelly Cofone, integrante de una familia tresarroyense. Por entonces, Fraomeni se desempeñaba como director regional de Hidráulica y vivía en Bahía Blanca; debido a su casamiento, realizó gestiones ante la Provincia y logró que la sede funcionara en Tres Arroyos. Es muy recordado por colegas –como la arquitecta Ivonne Aizpurúa y el ingeniero Alberto Pili- por su intervención en el grupo del Centro de Profesionales de la Ingeniería en Tres Arroyos. 

En la década del ’60, se produjo el inicio de las actividades de un grupo de profesionales recién recibidos en La Plata y en Buenos Aires, que debieron abrir un camino. Primaba el trabajo del constructor y del dibujante; “los idóneos tenían una tremenda calidad”, recuerda Pili al ser consultado por este diario. En este contexto, con mucho respeto, los nuevos ingenieros y arquitectos lograron de a poco el reconocimiento y la jerarquización de su formación. 

Mario Fraomeni fue delegado ad honorem de la Caja de Jubilaciones de la ingeniería. En forma paralela, Pili realizó similar actividad en el Consejo Profesional de Ingenieros, por lo cual trabajaron juntos. Lo describe como “serio, muy particular, ante todo buena persona”. Cabe mencionar que Pili durante doce años estuvo a cargo de Obras Sanitarias en Tres Arroyos (en la década del ’80 se mudó a 25 de Mayo, en La Pampa; y desde 2009 reside en San Rafael, Mendoza). 

Los profesionales de estas disciplinas, que eran también amigos, solían reunirse en un bar de los hermanos León para ver cómo resolver sus cuestiones y pensar la manera de lograr una mayor integración en la sociedad. Entre otros, participaban de los encuentros Maté, Ricci, Bassi, Aizpurúa, Pili, Raimondi, Quantín, Fraomeni. A veces se sumaban, de manera menos frecuente, otros integrantes de la profesión de la ciudad y la zona. 

Pili señala que un avance muy importante, en este sentido, fue que se aceptara que el proyecto del ex Colegio Nacional fuera realizado como Colegio de Ingenieros. Posteriormente, dos obras de magnitud, como la construcción de la sede de la Cooperativa Agraria y la Terminal de Ómnibus, estuvieron también a cargo de especialistas egresados del ámbito universitario. 


Mario Fraomeni integró el equipo inicial de la obra del entonces llamado Colegio Nacional



Realizó gestiones ante el Caja de Jubilaciones de Ingenieros para la construcción del techo de la Escuela 20, en la sede que fue inaugurada en 1974




Fraomeni tenía, al igual que muchos de sus pares, vocación de servicio. Se involucraron en la construcción de la nueva sede de la Escuela 20, inaugurada en 1974 en avenida Güemes al 3500, y él realizó gestiones ante la Caja de Jubilaciones para acceder a fondos que permitieron cubrir la incorporación del techo a dos aguas en el establecimiento. También trabajaron en una obra que hizo posible el abastecimiento de agua en una zona de La Sortija. Iniciativas que llevaban adelante con compromiso y de manera desinteresada, “a corazón limpio”. 

El destino lo llevó nuevamente a La Plata. El aporte en cada trabajo y desde un punto de vista humano, resultó significativo en Tres Arroyos. Es bueno tenerlo presente, como una manera de brindarle el adiós desde un lugar que formó parte de su identidad.