Policiales

Relacionado al narcotráfico

Dos policías heridos a balazos en un tiroteo entre federales y bonaerenses en Azul

11|07|19 17:30 hs.

Dos policías resultaron heridos a balazos, uno de ellos de gravedad, en un tiroteo entre integrantes de la Policía Federal y de la Bonaerense durante un supuesto procedimiento en una estación de servicio de la ciudad de Azul. 


La balacera involucró a cuatro policías, tres federales y uno de la DDI de Azul, quienes estaban todos vestidos de civil y habían llegado a la estación de servicio en autos sin identificación, presuntamente en busca de una persona vinculada con el narcotráfico. 

El oficial de la Policía Bonaerense, teniente Diego Coronel, sufrió las lesiones más graves: recibió un disparo en el abdomen. No bien ingresado al Hospital Pintos tuvo que ser operado, según informó el medio local El Tiempo. 

En ese intercambio de disparos, el efectivo federal, cabo Sergio Raúl Ferreyra, sufrió lesiones en una rodilla y un tobillo "que no presentan riesgo para su vida", dijo el periodista Fabián Sotes al canal C5N. 

También fue trasladado al hospital municipal de Azul. La causa penal que se inició la está instruyendo ahora Gendarmería Nacional y se tramitará a través de uno de los juzgados federales con asiento en Azul.



Mañana de sangre 
El tiroteo se produjo a las 8 de la mañana en una estación de servicio situada a la altura del kilómetro 301 de la Ruta Nacional número 3, en cercanía del ingreso a esa localidad del centro de la provincia de Buenos Aires. 

En el marco de un confuso episodio que ahora es materia de investigación, en ese hecho donde ambos efectivos resultaran heridos estuvieron involucrados también dos policías más de la Delegación Azul de la Federal. "Estaban haciendo un trabajo de campo, todavía no está muy claro qué era lo que estaban investigando. Se habla supuestamente de que buscaban a una persona relacionada con alguna causa de narcotráfico que podría estar en ese momento en ese lugar. Al parecer, la estaban investigando desde lugares distintos y sin saber que ambas fuerzas estaban involucradas en la misma investigación", afirmó Sotes. 

Fuentes allegadas a la investigación establecieron que los numerarios de ambas dependencias de seguridad estaban vestidos de civil y que se movilizaban en vehículos no identificados de las fuerzas a las que pertenecen. Los otros policías federales implicados en el tiroteo fueron identificados como Matías Quiroga y Mauricio Marcolongo. 

El efectivo de la DDI Azul se movilizaba en un Volkswagen Bora, un vehículo que sería de su propiedad, mientras que los tres agentes de la Federal lo hacían en un Ford Focus. No bien el hecho se produjo, al lugar concurrieron funcionarios pertenecientes a la Justicia provincial y federal. También fueron convocados peritos y personal médico, para que en ambulancias trasladaran a los heridos al hospital.

Hace dos meses en Avellaneda
El 29 de marzo se produjo otro tiroteo entre federales y bonaerenses en una estación de servicio de la localidad de Avellaneda, en el sur del Conurbano, en el que murió un comisario de la fuerza provincial. 

Ocurrió en momentos en que los uniformados de la Policía Bonaerense estaban extorsionando a una mujer a quien le habían reclamado el pago de $ 200 mil, aparentemente para no implicarla en una causa por narcotráfico. 

La víctima ya había pagado $ 30.000 a los policías, pero denunció a los uniformados en la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio número 4 de Avellaneda, que dio intervención a la División Antidrogas de la Policía Federal. 

Tras esto, la fiscal organizó un operativo para intentar desbaratar a la banda en plena acción, por lo que cuando estaban por recibir el resto de la extorsión, un grupo de Policías Federales de civil les cruzó un auto, por lo que se inició un tiroteo que terminó con uno de los policías extorsionadores muerto. 

Por otro lado, dos agentes de la federal resultaron heridos: uno de ellos recibió disparos en el abdomen, en la pierna izquierda y el mentón; el otro fue baleado en el muslo. (DIB) MM