Nacional

Crisis institucional

Máxima tensión: judicializan dichos de De Lázzari y aumentan los cruces

15|07|19 23:19 hs.

La polémica por los dichos del presidente de la Suprema Corte bonaerense, Eduardo De Lázzari, contra la Justicia federal, escaló hoy al punto de convertirse en una verdadera crisis institucional, que ya incluye una investigación promovida por el Gobierno provincial a través del Procurador General, Julio Conte Grand. 


El titular del máximo tribunal bonaerense sugirió la semana pasada la existencia, en la Justicia Federal, de "causas armadas", "abuso de arrepentidos" y la intervención de espías en "complicidad" de jueces y fiscales. 

Además, advirtió que esa situación podía trasladarse a la provincia. Sus dichos fueron aprovechados por la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, en su pelea contra el juez Claudio Bonadio y el sistema de Comodoro Py. Esta mañana, la gobernadora María Eugenia Vidal retrucó los dichos de juez supremo, y le pidió que "si sabe que hay causas armadas las tiene que denunciar" porque "no puede ser comentarista de la realidad". 

"Cuando uno es responsable de un poder, y voy a poner mi ejemplo, si yo sé que hay un delito, y la persecución y el armado de causas lo son, yo estoy obligada a denunciarlos, no soy una comentarista de la realidad", respondió Vidal. 

Este pedido fue materializado por el Procurador General Julio Conte Grand, quien promovió una denuncia para que se investiguen los dichos de De Lázzari. Concretamente, el Procurador solicitó que se remita una copia de las declaraciones del juez a la Secretaría de Política Criminal de la Procuración, con el fin de dar intervención al fiscal general del departamento judicial de La Plata, Héctor Vogliolo. 

Por otro lado, adelantó que remitirá las declaraciones del titular de la Corte a la Secretaría de Control Disciplinario y Enjuiciamiento de la Procuración, con el objetivo de forzar a los fiscales que apoyaron los dichos de De Lázzari a que aclaren si "tienen conocimiento de la existencia de causas armadas o abuso de arrepentidos". 

Más temprano, tras los dichos de Vidal, el titular de la Corte buscó bajar el tono de debate, al asegurar que sus declaraciones fueron interpretadas "ligeramente". A través de un comunicado, la presidencia de la Corte señaló que sus declaraciones tuvieron lugar en "una reunión con más de cien jueces penales" en la que "se debatieron cuestiones propias del fuero".

Sobre las denuncias pedidas por Vidal, los voceros del máximo tribunal indicaron que De Lázzari no particularizó "los casos registrados en sede provincial por la reserva que impone el estado de las respectivas actuaciones", aunque ante la polémica mencionaron tres casos que atañen a funcionarios judiciales de la provincia (entre ellos el del fiscal Juan Bidone, implicado en el D´Alessio-gate). 

Pese a esto, De Lázzari no pudo evitar tampoco la polémica interna: Héctor Negri, el juez decano de la Corte, realizó un duro cuestionamiento en el que acusó a su colega de hacer "política" con sus dichos. "Más allá del alto valor que la actividad política tiene, la misma debe ejercerse fuera de los cargos judiciales, como garantía de imparcialidad de la justicia que desde ellos se administra", indicó Negri, en un claro reproche contra De Lázzari.

Además, el juez pidió que las declaraciones del titular de la Corte sean tomadas "a título individual, extrapoladas de la labor propia del Tribunal", y que "ni a esta Corte ni a su presidente le caben, entre sus atribuciones, emitir juicio sobre la actividad de otros tribunales de jurisdicción federal ni de ninguna otra jurisdicción que le sea ajena, ni tratar de influir de algún modo en sus respectivas decisiones".

La polémica 
La polémica se inició cuando el presidente de la Corte bonaerense, al disertar en las V Jornadas de actualización de la red de jueces penales bonaerenses, cargara duro con la Justicia Federal, en particular con los jueces de Comodoro Py, al advertir sobre "causas armadas", "abuso de arrepentidos" y la intervención de espías en "complicidad" de jueces y fiscales. 

En lo que pareció una clara referencia a las causas más políticas que se tramitan en los tribunales de Comodoro Py, que tienen como principales apuntados a exfuncionarios kirchneristas, enumeró los "abusos de testigos de identidad reservada, de arrepentidos, de factores de presión que inducen, fomentados y fogoneados por ciertos medios de prensa, a dictar condenas mediáticas y que llevan a un panorama sinceramente deplorable". 

Los dichos de De Lázzari fueron tomados por CFK, quien enfrenta 11 procesamientos en ese fuero, con seis pedidos de prisión. La exmandataria utilizó un video publicado por DIB y escribió en sus redes: "Por favor, escuchalo atentamente. El que habla no es un político. No es oficialista. Tampoco es opositor. Es el Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires. Imperdibles 2 minutos 56 segundos para entender lo que pasa en el Poder Judicial de tu país". 

Esta tarde, la senadora nacional y candidata a vicepresidenta del Frente de Todos prolongó la polémica, publicando en sus redes sociales las declaraciones de un juez platense que respaldó los dichos de De Lázzari. "Nunca vi cosas como las actuales en 25 años dentro de la justicia.? ¿Quién dijo esto? Víctor Violini, Juez de Casación y titular de la Asociación de Magistrados de La Plata", publicó la expresidenta, quien compartió un link con los dichos del juez. (DIB) JG