Claro, Reta y Orense

El pasado fin de semana

Fabricaron una estufa para secado de cultivos en la Escuela Agrícola

23|07|19 17:49 hs.

El fin de semana pasado se realizó un taller de fabricación de estufa de masa térmica en la Escuela Agrícola Claromecó, en el marco de la creación de un secadero sustentable que funcionará en las instalaciones del lugar. 


El taller comenzó el día sábado a las 9hs. con un círculo de presentación y bienvenida, previo a la puesta en marcha de la fabricación de la estufa. La construcción de la misma, por otro lado, se continuó el día domingo, desde la mañana hasta la tarde. Hubo una concurrencia de aproximadamente 15 personas.


Los asistentes, en la Escuela Agrícola (fotos Carolina Mulder)


El proyecto 
El objetivo general del proyecto es utilizar energías sustentables en un ámbito productivo a pequeña escala. 

Para esto, la propuesta se despliega en 2 direcciones: Por un lado, el secado de productos de cultivo en la Escuela: como tomates, hierbas, hongos de la zona y frutos en general. Por otro lado, la posibilidad de aplicar a estos cultivos la tecnología de secado sustentable desarrollada en el taller. Como resultado, se piensa la posibilidad de que se almacenen y sequen los cultivos en una misma sala, de manera sustentable y con la estufa producida en el marco del taller. 



Emilia García Ventureyra, productora local de hongos comestibles, como gírgolas y shiitake, contó que presentó esta idea hace un tiempo a la Escuela Agrícola, y que la gente del lugar le pidió, para llevarla a cabo, la presentación de un proyecto que incluyera plazos de ejecución, recuperación de inversiones, y otras cuestiones que permitieran visualizar un proyecto viable. Luego de que estas cuestiones estuvieron clarificadas, el proyecto fué aceptado, y empezaron a coordinar acciones para llevarlo a cabo.

Fotos Carolina Mulder


“Fui la gestora de esta idea, pero, como todo, se resuelve de manera grupal o en comunidad, y convocando también a gente para trabajar en conjunto, y de esta manera también ver que hay otra forma de trabajo que va más allá de lo individual”, manifestó Emilia. 

“Hay una forma de trabajo colectivo que puede hacerse, da mejores resultados y también alimenta el alma. Después de dos jornadas tan intensas como las que tuvimos, quedan un montón de anécdotas y de risas. Se logran cosas maravillosas en grupo: como es la estufa, como es el secadero, como es la Escuela”, concluyó.