La Ciudad

Gustavo Oosterbaan (Juntos por el Cambio)

Cambio de paradigma en la gestión

04|08|19 12:47 hs.



- ¿Qué mejoraría en el sistema de salud de Tres Arroyos? 
- Tenemos que hacer foco justamente en la salud. Vemos que se va detrás de la salud, pero atendiendo la enfermedad. Hay que lograr un cambio de paradigma muy fuerte que tiene que ver con la atención primaria de la salud y con las acciones que tienden a dar salud, con acciones que permiten un buen y oportuno diagnóstico. Son prácticas necesarias. Eso tiene dos impactos directos. El primero es que va a generar una comunidad más sana. Eso implica una posibilidad de desarrollo personal y familiar. Y el segundo impacto es que resulta más económico atender la salud que atender la enfermedad. Para dar un caso concreto: no hay un programa sobre Papanicolau (Pap) generalizado. Eso permitiría detectar precozmente, por ejemplo, el cáncer de útero. No es lo mismo para el paciente, ni para la familia. El costo de la pérdida de una vida por no tener una salud pública que justamente haga foco en la salud es demasiado alto, a nuestro entender.  

- ¿Cómo encararía la solución al problema del tránsito en la ciudad cabecera? 
- Hay un enorme desafío en cuanto al tema, especialmente en términos del ordenamiento. Tres Arroyos necesita trabajar fuertemente en un programa de educación y en la idea de que no hay posibilidades de cometer infracciones de tránsito sin, posteriormente, asumir una sanción correspondiente. Es muy fuerte ver vehículos volcados dentro de las cuatro avenidas. Es inaceptable, independientemente de cuáles hayan sido las razones de ese siniestro. Hay una desatención muy fuerte en esos temas y la forma de ordenarlo es a través del cumplimiento y control de las normas. 

- ¿Nota disparidad entre los servicios públicos que se ofrecen a los contribuyentes de los barrios periféricos en relación a la zona ubicada dentro de las cuatro avenidas? ¿Cómo lo equilibraría? 
- El diagnóstico es claro. Los servicios están concentrados dentro de las cuatro avenidas. La forma de equilibrar eso es ampliando la oferta y llegar a los barrios periféricos a partir de obras. Eso se hace a través de una planificación ordenada y sistemática. Hoy nos encontramos cubriendo calles con servicios de agua y de gas que han quedado colgadas de otros momentos. La planificación se hace desarrollando plenamente las capacidades a medida que se va avanzando en cada uno de los barrios. Ahí hay un punto clave a resolver. Hay que hacerlo con la participación del vecino.  



- ¿Cómo sería la estructura del Ejecutivo municipal en caso de ganar las elecciones? ¿Fusionaría, eliminaría o agregaría reparticiones? 
- La estructura debe tener un cambio radical. Para dar un ejemplo, Bromatología debería estar dentro de Salud y de Desarrollo Social. Todo en una sola secretaría. Hay áreas en las que se puede optimizar la estructura, sobre todo en aquellas que cuentan con muy pocos empleados. Me parece que hay una sobredimensión de esa estructura y eso impacta en dos factores claves. Uno de ellos, en el costo que hay que asumir para poder sostenerla; y el otro, es la falta de coordinación de las actividades. La definición de la estructura del gabinete es un tema sobre el que iremos avanzando como propuesta de gestión. Claramente, creo que debe haber una reducción, pero también un readecuamiento de las condiciones. 

- ¿Cuáles serían sus medidas de gobierno prioritarias para las localidades? 
- Están asociadas a la salud, en primer lugar, y, luego, transporte. Las medidas dependen del perfil de la localidad, aspectos relacionados a la infraestructura y servicios. En algunas se ha avanzado y muy bien, pero en otras se ve que el desarrollo privado es mucho mayor que el impulsado por el sector público, tal como se ve en Claromecó. Pero cada una tiene particularidades. En el tema salud, puntualmente, atendiendo la demanda de especialistas. No con la radicación del profesional, pero sí con un sistema de movilidad y de rotación del especialista. En ese sentido hay una ordenanza vigente. El otro aspecto es que haya posibilidades de servicio coordinadas y planificadas para que el ciudadano de determinada localidad no tenga que viajar a Tres Arroyos para hacer un trámite. Hay muchas opciones tecnológicas para resolver esa cuestión.   

- ¿Qué importancia tendría en la agenda de su gestión la discapacidad y la inclusión? ¿Hay que otorgar más recursos para trabajar en el tema? 
- La discapacidad y la inclusión son factores claves para el desarrollo de cualquier comunidad. Sí. Hay que afectar más recursos, pero eso no alcanza. Hay que involucrarse también. Hay que poner el Estado a disposición de las instituciones. Mi propuesta es el fortalecimiento de las capacidades de las instituciones vinculadas al tema, que son las que están realizando un muy buen trabajo. Desde el CRESta hemos trabajado sostenidamente en estas cuestiones. Y la construcción fue muy positiva. 

- ¿Por qué piensa que los tresarroyenses deberían votarlo? 
- Porque tenemos una propuesta de gestión que es consistente, es clara, que la respalda un equipo de trabajo con capacidades, con pasión por el ámbito público. Y esa pasión, cuando se encuentra con la confianza que se simboliza con el voto de la gente, va a producir un resultado muy bueno en término del desarrollo de la ciudad. Estamos convencidos que la tecnología, en el sentido más amplio del término, de proceso, de recurso y de capacidades de este equipo, ofrece un cambio de paradigma de la gestión pública. Estoy convencido de que Tres Arroyos tiene la oportunidad de potenciarse optimizando los recursos de la mano de la planificación, de la organización, del apego a las normas.