Deportes

Juegos Panamericanos de Lima

Máximo Fjellerup es de Oro

06|08|19 08:52 hs.

La medalla de Oro es uno de los objetivos más grande que puede tener cualquier deportista, y Máximo Fjellerup ya tiene una. Junto a la selección argentina de básquet, el tresarroyense se quedó con el primer lugar del podio en el Panamericano de Lima en la madrugada de ayer. 


Con un andar sólido desde el inicio del torneo (sólo perdió ante México en la fase de grupos con la clasificación asegurada), Argentino cerró su participación en el Panamericano con una lucida victoria ante Puerto Rico por 84 a 66. Entre medio venció en semifinales a Estados Unidos por 39 puntos (114-75). 

La final en el Coliseo Eduardo Dibós tuvo un excelente marco de público, que no se quiso perder la posibilidad de ver figuras de nivel mundial como Campazzo, Scola o Laprovittola, entre otros. Tampoco los deportistas como los Leones Juan Manuel Vivaldi, Pedro Ibarra, Lucas Vila, Matías Rey y Nacho Ortiz -campeones olímpicos en Río 2016-, por caso, ocuparon asientos reservados a la familia olímpica, en uno de los laterales del estadio. 

El partido comenzó con una Argentina lanzada ante un rival errático, que se encontró abajo con un parcial 12-0. Gabriel Deck apareció por momentos como alero, con Scola delante y Marcos Delía detrás en un aporte clave para el juego defensivo. 



Aunque en el primer cuarto la diferencia fue de apenas nueve puntos (27-18), el equipo de Sergio Hernández supo cómo frenar el ataque peligroso de Puerto Rico, que sólo tuvo el 31% de acierto en el primer tiempo. Así, la primera etapa se fue con una distancia de diez: 40-30. 

En el tercer cuarto, Puerto Rico levantó el nivel y por primera vez logró un parcial igualado (20-20). Pero Facundo Campazzo fue el que se llevó los aplausos, haciendo jugar al equipo y demostrando que en él puede apoyarse para seguir en el camino que marcó la Generación Dorada. 

En el último cuarto la Selección salió consciente de que decisiones riesgosas podían dejarlo sin medalla de oro. Scola fue el faro en el que se iluminó el equipo -hizo 28 puntos-, apoyado por las 12 asistencias de Campazzo. 

En la final a Fjellerup le tocó jugar 1 minuto 28 segundos, sin lograr aportar puntos con un solo intento de doble fallado. En el resto del torneo aportó 17 puntos, promediando casi 12 minutos y 4,25 puntos por juego. 

En la fase de grupos, ante Uruguay (triunfo 102-65) jugó 15 minutos, aportó 6 puntos (2 de 2 en dobles y 2 de 2 en libres), capturó 4 rebotes, realizó un robo y dio una asistencia. Frente a República Dominicana (victoria 102-97) no jugó. Ante México (derrota 72-64) jugó 20 minutos, sumó 4 puntos (de 1 de 3 en dobles, 0 de 1 en triples y 2 de 2 en libres), 7 rebotes, una asistencia y tres perdidas. En semifinales contra Estados Unidos (triunfo 114-75) jugó 11 minutos, 7 puntos (3 de 4 en dobles, 0 de 1 en triples y 1 de 2 en libres), un rebote, una asistencia, dos pérdidas y dos recuperos.