Policiales

Exclusivo de LA VOZ DEL PUEBLO

Una pre candidata a senadora acusada de “estafa” negó todo en Tres Arroyos

08|08|19 20:04 hs.

La actual pre candidata en primer orden a senadora provincial por el partido Consenso Federal, la doctora bahiense María Marta Corrado, declaró ayer como imputada en una causa por “estafa” que es instruída en Tres Arroyos por la UFI N°16, a cargo del doctor Gabriel Lopazzo. 


La ex diputada por el Frente Renovador y ex fiscal en Bahía Blanca, negó todos los cargos en su contra ante el fiscal tresarroyense, afirmó que todos fueron movimientos de su familia política y que ella no tiene nada que ver con la causa que se le adjudica, informaron fuentes judiciales a LA VOZ DEL PUEBLO. 

Se trata de una investigación iniciada a raíz de la presunta existencia de una maniobra compleja para quedarse con la herencia del acaudalado contador bahiense Adolfo Herro, quien fue asesinado en 2005 en Cariló, y cuyos bienes le correspondían a un hijo natural suyo, Maximiliano Rodríguez Labastía, reconocido posteriormente como tal tras un estudio de ADN. 

Mientras se esperaba el resultado de esa prueba científica que avale los derechos del legítimo heredero, los hermanos de Herro, entre los que se encontraba el esposo de Corrado, y otras cinco personas, habrían efectivizado el mecanismo necesario para quedarse con el producto del acervo sucesorio. 

Para ello, la Fiscalía sostiene que se necesitó la participación de varias personas con un plan que consistió en vaciar rápidamente esa herencia, para que, cuando Labastía sea declarado hijo natural, ya no disponga de esos bienes. Para ello, se instrumentó la venta de las dos propiedades principales de Herro, un lujoso departamento en la ciudad de La Plata, valuado en 280.000 dólares, y una casa en Cariló, tasada en 300.000 dólares, además de una colección de 200 armas. 

Los primeros fueron vendidos en 80 y 62.000 dólares, respectivamente, a personas jubiladas con escasa capacidad de financiamiento. En tanto, las armas, fueron vendidas en grupos de 21 y 25 unidades. Es en este punto donde aparece la doctora Corrado, como una de las personas que adquirió uno de los conjuntos y los comercializó posteriormente. 

Los otros imputados: Hugo Adolfo Adobatti, su esposa Rodríguez de Adobatti, Eugenio Valentín Herro (esposo de María Marta Corrado), Gustavo Adolfo Herro, Juan Alberto Marini, Enrique Mario Perez Ronda y María Marta Corrado. También iba a ser imputada Beatriz Pennacchiotti, la madre de Adolfo Herro, que no pudo ser procesada porque al momento de iniciarse la causa estaba muy avanzada en edad y tenía una demencia senil que impidió imputarla. Posteriormente falleció. 



A juicio 
La citación a María Marta Corrado se dio justo después que el Tribunal de Casación el pasado 4 de julio rechace las apelaciones de elevación a juicio de los otros imputados y deje firme la realización del debate oral. La intención de la Fiscalía tresarroyense, que tiene injerencia luego que todos los fiscales de Bahía Blanca se excusaron de tomar la causa porque habían sido compañeros de trabajo de ella, es que Corrado vaya a juicio junto con los otros seis imputados. 

Según trascendió, a pesar de los años que transcurrieron desde la muerte de Herro y la supuesta puesta en marcha del mecanismo de vaciamiento de la herencia en 2005, el Tribunal de Casación dispuso que la causa no estaba prescripta porque estaba vigente el plazo que genera el máximo de la pena prevista para el delito investigado, en este caso, seis años. 

Si bien el delito habría sido cometido en un lapso mayor en el tiempo, la última venta de un bien de esta sucesión en disputa (un arma) fue en 2014, por lo tanto, es a partir de ese año cuando empieza a correr el tiempo de prescripción. 

Cabe recordar que, en su momento, la causa cayó bajo la jurisdicción del doctor Rafael Oleaga, titular del Juzgado de Garantías N°1 de Tres Arroyos, quien sobreseyó a Corrado. La Fiscalía apeló esa resolución y la Cámara revirtió el fallo, apartó a Oleaga y designó al doctor Alberto Gallardo, quien la elevó a juicio. 


María Marta Corrado es consultada por el periodista de LA VOZ DEL PUEBLO Quique Mendiberri, al salir de la Fiscalía


Discreta retirada
La doctora María Marta Corrado llegó a la sede de la Fiscalía tresarroyense en horas de la mañana acompañada de su abogado particular, el doctor Cristian Prada. Hizo uso de la facultad de solicitar la presencia de la jueza de Garantías en turno, la doctora María Elena Baquedano, para someterse a los términos del artículo 308 del Código Penal, donde durante más de una hora negó las imputaciones por “estafa” que pesaban en su contra y se retiró por una puerta lateral del edificio por la que suelen ingresar los detenidos con el claro objetivo de evitar a la prensa. 

LA VOZ DEL PUEBLO la interceptó en la vía pública luego de una larga guardia periodística, pero Corrado apenas dijo de manera escueta, “ya dije ante el fiscal todo lo que tenía que decir y ya está”. Sin detenerse en su paso rápido y acompañada de su abogado, también fue consultada sobre la manera en que puede afectar su imagen esta causa en época de elecciones y respondió: “esto ya me afectó mucho. Ya no”.