Policiales

Oriundo de la ciudad de Necochea

Cristian Javier Farías tenía 30 años

10|08|19 11:32 hs.

Un remisero que llevaba a clases a dos alumnos de la Escuela Agropecuaria de Tres Arroyos, perdió la vida en un trágico accidente ocurrido ayer por la mañana en cercanías a uno de los accesos a nuestra ciudad. Mientras tanto, uno de los chicos continuaba alojado en el área clínica del Hospital Pirovano y su compañero había recibido el alta médica en el transcurso de la tarde de ayer, informaron fuentes médicas a LA VOZ DEL PUEBLO. 


La víctima fatal fue identificada como Cristian Javier Farías, de 30 años y oriundo de la ciudad de Necochea, quien ayer poco después de las 7 de la mañana, en el kilómetro 134,500 de la ruta nacional N°228, chocó con el lateral de un camión de carga que provenía del Parque Industrial y retornaba a San Francisco de Bellocq, de donde es nativo su chofer, identificado por la policía como Manuel Tomás Bayón, de 42 años. 


Foto Ecos Diarios


Si bien las causas del accidente son materia de investigación por parte de los miembros de Policía Científica que hicieron las pericias, fuentes del caso dejaron trascender una hipótesis vinculada a una posible maniobra de sobrepaso sin éxito intentada por el automovilista, quien se dirigía a la Escuela Agropecuaria a llevar a los dos alumnos de Lin Calel, cuyos datos filiatorios no trascendieron por cuestiones de reserva y protección legal. 

El remisero se movilizaba en un vehículo marca VW Gol, perteneciente a la agencia 430043, dominio JZY-928, y al llegar al citado kilómetro impactó contra el lateral izquierdo de un camión marca VW 17220, con dominio colocado FZR-526.  

“Tirados en la banquina” 
Al llegar al lugar de la tragedia, poco costaba imaginarse un saldo fatal. Sin embargo, el deceso de Farías se produjo en el centro de salud local. En ese sentido, uno de los bomberos que integró la dotación que acudió al lugar, Mauricio Crosatto, le dijo a LA VOZ DEL PUEBLO que cuando ellos llegaron “encontramos al chofer y los pasajeros tirados en la banquina”, en tanto, un policía del Destacamento de Seguridad Vial que trabajó en el lugar dijo que uno de ellos gritaba de dolor. Seguramente se refería al herido que presentó una fractura fémur y permanecía internado anoche en una sala de clínica quirúrgica. 

Por su parte, Farías era una persona muy querida, tanto en su lugar de trabajo en Tres Arroyos, donde vivía hacía poco más de tres meses, como en su Necochea natal, donde además de remisero, había sido empleado de mantenimiento y sereno en las instalaciones del camping SUTEBA de la vecina ciudad balnearia, donde ayer lo recordaban como “un tipo joven y muy querido”.