La Ciudad

Día del Niño

Juguetes a precios congelados

15|08|19 16:58 hs.

Dos jugueterías de la ciudad decidieron enfrentar la crisis económica generada por la reciente corrida cambiaria que volvió a provocar una muy fuerte devaluación del peso, con precios congelados al viernes último. Son los casos de Pekemundo y Las 4 Estaciones, desde donde sus responsables dejaron en claro que aún no es momento de remarcar precios. 


Para ello tuvieron en cuenta que la violenta depreciación del peso, del último lunes, ocurrió sólo a días de la celebración del Día del Niño, comprometiendo el nivel de ventas que siempre espera el sector. Pero entre otros argumentos mencionados, sostienen que deben hacerle frente a los compromisos habituales que requieren las pymes o pequeños comercios para sostener la fuente de trabajo. 

Desde Pekemundo, Guillermina Luzuriaga, explicó el fenómeno generado con el resultado de las recientes elecciones, los tomó muy próximos al Día del Niño. “Nosotros ante esta situación mucho no podemos hacer. La decisión nuestra fue seguir en las mismas condiciones, sabemos que estamos absorbiendo un costo importante. De hecho toda la sociedad, el trabajador lo va a sentir, y nosotros también somos parte de ese sector que lo va a sentir mucho”, dijo la responsable del comercio ubicado en calle Colón 347. 



“No puedo no vender” 
“La realidad es que a nosotros nos agarra sobre una fecha muy importante. No podemos cerrar las puertas, como entiendo que lo han hecho en varios lugares. En la ciudad de Bahía Blanca de hecho hay comercios que venden material de construcción que han decidido frenar las ventas, concesionarias también. Yo entiendo que decidan no vender, nosotros no lo podemos hacer. Estamos sobre una fecha muy importante para nosotros. Las cuentas hay que pagarlas y no puedo no vender hoy”, dijo al describir la situación que atraviesa el local y sus trabajadores. 

“La realidad es que no vamos a salir ganadores en esta vuelta. No somos los que ganamos, esto es negocio para las grandes financieras y demás. Deben saber que las pymes estamos mal”, remarcó Luzuriaga.


Consideró además que las condiciones que enfrentan desde el sector no son muy alentadoras, pero asegura que le ponen “la mayor actitud que podemos para seguir trabajando”. 



Además aseguró estar vendiendo a los mismos valores que el último viernes. “No tocamos un solo precio”, sostuvo. 

“Yo entiendo que decidan no vender, nosotros no lo podemos hacer. Estamos sobre una fecha muy importante. Las cuentas hay que pagarlas y no puedo no vender hoy”, dijo la comerciante


En este contexto igualmente espera que el grueso de las ventas para el Día del Niño se produzcan “más sobre la fecha”, aunque apuntó que han tenido descuentos con algunas tarjetas, aspecto que generó que se “anticipe un poco” el movimiento dentro del local. 



En consecuencia asegura que se encuentran trabajando con las mismas condiciones. Esto es, por ejemplo, con pago en “12 cuotas todos los días, y tarjetas como Visa, Mastercard y Cabal”. También contó que conservan planes de descuentos con algunas tarjetas, que además ya promocionan desde sus redes sociales. 

“No nos parece justo” 
Como comerciante, Luzuriaga, también defendió la situación que arrastra el sector pyme, que se acentúa con la actual devaluación. “La realidad es que uno no puede pasar un día un precio y, al día siguiente otro. No nos parece justo para nadie. Capaz que si nos agarra en un momento que no es tan fuerte para nosotros, nos podemos ajustar, pero no es la situación. La realidad es que no vamos a salir ganadores en esta vuelta. No somos los que ganamos, esto es negocio para las grandes financieras y demás. Deben saber que las pymes estamos mal”, remarcó. 



Con la venta encima, la necesidad de cubrir los costos y sin espaldas anchas -desde el punto de vista financiero- la comerciante sostuvo que “no nos da el tiempo para ajustar y tenemos muchos compromisos que afrontar debido a que estamos sobre una fecha muy importante para nosotros. Tenemos dos fechas importantes en el año, tres con Reyes, que no es tan fuerte. Pero estamos ante esta crisis que la vamos a sentir todos los ciudadanos de a pié, como se dice”, expresó al descargar sus sensaciones. 

No obstante dijo tener “mucha fe” en su país. “Tenemos que salir todos a trabajar para poder salir adelante”, resaltó. 

Poder mantenerlos 
Desde avenida Belgrano 570, el titular de Las 4 Estaciones, también contó porqué decidió no remarcar los precios de los juguetes, a días de la tradicional fecha. 



Darío Fernández, en medio de días de “mucha incertidumbre” dijo que desde su comercio se encuentra expectante para ver qué le van a comunicar los proveedores. Al menos hasta ayer no se le había anunciado a cuánto llegarían los aumentos en el sector. “Es lógico que por ésta devaluación va a haber diferencia, pero por el momento no tenemos un número fijo. Nuestro comercio sigue al día de hoy con los mismos valores que el viernes, ojalá podamos mantenerlos”, subrayó. 

Dijo además que por el momento también se encontraban vigentes todos los planes del gobierno destinados a incentivar las compras, como por ejemplo el Ahora 12. Aunque aclaró que también tiene vigentes promociones con otras tarjetas.  



“Me resulta difícil” 
El comerciante también se manifestó reacio a las subas de precios, al colocarse en un lugar que también ocupa, el de consumidor. “A veces no sabemos si el aumento que estamos produciendo es real, o no. Creo que se entra en una psicosis muy violenta a veces, hay que aguantar un poquito a que se aquieten las aguas para saber realmente dónde estamos parados”, sostuvo. 

“A veces no sabemos si el aumento que estamos produciendo es real, o no. Creo que se entra en una psicosis muy violenta, hay que aguantar un poquito a que se aquieten las aguas para saber realmente dónde estamos parados”, sostuvo Fernández.


Y agregó: “A mí me resulta difícil aumentar un 25, 15 ó 20 por ciento -por las dudas- cuando no sabés realmente en qué termina. Todos sabemos que los aumentos no benefician a nadie, uno podrá estar parado de un lado o del otro del mostrador, pero también uno es comprador de otras cosas”, afirmó. 



Remarcó en este sentido que en el país “ya hay una recesión por la baja del consumo, por no tener un poder adquisitivo acorde a los valores a los que han aumentado las cosas antes de este fenómeno que ocurrió el lunes”. 

“Ya hay una recesión por la baja del consumo, por no tener un poder adquisitivo acorde a los valores a los que han aumentado las cosas antes de este fenómeno que ocurrió el lunes”, señaló


Entendiendo que el producto que comercializa no es de primera necesidad, añadió que también como comprador ha visto sus ingresos “desfavorecidos”. Poniéndose en el lugar del comprador expresó que “es muy feo que uno vaya a comprar una cosa y te digan que es un 15 ó un 20 por ciento más, cuando no sabés si realmente es así”. 



Finalmente planteó que en su caso también intenta disponer de precios para todos los bolsillos, y que “desprendiéndonos de los valores, las cosas más insignificantes también hacen muy felices a los chicos. Lo importante es hacerles llegar algo en la mano ese día. Los chicos tienen esa pureza de poder desvincular lo económico, de lo que uno lleva en la mano”, dijo al concluir.