Policiales

OCURRIO EN LA MAÑANA DEL SÁBADO

Intensa búsqueda de cuatro armas de guerra robadas en una vivienda

25|08|19 13:18 hs.

Al menos dos sujetos se llevaron cinco armas de guerra de la casa de un vecino de nuestra ciudad aficionado al tiro. El hecho ocurrió en la mañana del sábado, después de las 6, cuando Jesús González partió de su casa en la avenida Ituzaingó 584 hacia su trabajo. 


Una vez que estuvo ausente, los delincuentes barretearon la puerta de madera que tiene en el frente de su casa y se llevaron tres pistolas, una Bersa TPR 9, una Bersa thunder pro y una Bersa thunder 40, un Kit Roni Bersa, una carabina calibre 22 marca FM y una escopeta táctica Uzkon BR 99, esta última con alto poder de fuego. 

"Es un peligro que esas armas estén en manos de los delincuentes", dijo González a LA VOZ DEL PUEBLO, antes de remarcar que la inexistencia de daños o desorden en la vivienda, permite suponer que ese era el objetivo de los autores. 

El damnificado remarcó que todas las armas tenían la documentación requerida para su tenencia y que, después de este episodio, fueron dadas de baja en la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ex RENAR). 



Jesús González está indignado. Las armas, que según él están valuadas en un cifra cercana al millón de pesos, habían sido una adquisición que hizo cuando tuvo una oportunidad de comprarlas, sobre todo la escopeta Uzkon BR99, "no son armas que se usan para robar un kiosco. Imaginate que con la BR99 se puede dar vuelta un auto a tiros a 50 metros de distancia", explicó. 

El instructor de tiro las tenía en un exhibidor en una de las habitaciones, donde se dirigió apenas recibió el llamado de un policía que le advertía que había sido víctima de un robo, "me fuí a las 6 y a las 6.20 me están llamando para decirme que me habían robado", dijo. "Cuando llegué, la policía vio que todo estaba intacto y me dijo que no me habían robado nada. Igualmente, yo siempre supe que era lo que habían venido a buscar. Fuí a la pieza y estaba todo vacío (el lugar donde estaban guardadas las armas)". González está seguro que estudiaron sus movimientos antes de cometer el robo, "miramos las cámaras de seguridad y se ve que, cuando salgo de mi casa, enseguida se cruzan dos o tres personas (no se ve con claridad, asegura) y entran. La persona que llamó a la policía seguro que vio algo sospechoso, pero no me lo quieren decir", agregó. 

La búsqueda 
Al cierre de nuestra edición, fuentes de la DDI informaron a este diario que continuaban buscando el destino de las armas, aunque hasta ese momento sin novedades. "En un momento ofrecí una recompensa para ver si entre los delincuentes se entregaban a sí mismos. Me llamaron hasta de Bahía Blanca haciendo consultas. Ahora ya no sirve de nada, porque por más que aparezcan, no las puedo usar", comentó refiriéndose al hecho de haberlas dado de baja en la ANMaC, "si les limaron los números, ya están inutilizadas", indicó. 

Si bien existe un lógico hermetismo en torno al caso, González comentó que los ladrones usaron un bolso de grandes dimensiones para llevárselas de su casa, "venían preparados hasta con eso", señaló alimentando la versión de que "alguien me vendió y por eso los ladrones sabían lo que se venían a buscar".