Dorrego y Oriente

La voz de Oriente

El pueblo llora a dos amigos

30|08|19 10:03 hs.

Por Patricio Elías


Si bien la vida de una localidad está repleta de pérdidas como de nuevas esperanzas, cada vez que alguna persona del pueblo fallece, se siente hondo. Y mucho más cuando esas personas han sido queridas, colaboradores y fuente de luz. 

En esta semana, Oriente está triste. Es que el martes la noticia del fallecimiento de Jorge Fermín Lacoste sacudió a todos, por ser una persona joven, pero también por ser una persona de perfil bajo, pero muy colaboradora. 


Con Jorgito Lacoste (arriba) se fue otro gran ser humano


Jorge, "Jorgito" o "Kaki", como lo llamaban cariñosamente sus amigos, trabajó durante décadas en el Banco Nación, pero su amor eterno fue el Oriente Fútbol Club, entidad que el martes cumplirá 89 años de vida y que llorará a una persona fiel a su equipo y un colaborador con mayúsculas. 

Un jugador de primera 
Ese fue el título que de la nota que publiqué en este diario cuando Pedro Brendell cumplía 60 años de vida, festejándolo en uno de los tantos lugares donde dejó su sello, el Centro de Día Caminemos Juntos. 

La partida de "Pedrito", que falleció un día después que Jorge Lacoste, también conmocionó a Oriente, ya que fue un ser especial, que llenaba de luz y alegría el corazón de las personas que trataban con él. 

Tanto fue así, que el mismísimo Diego Armando Maradona cuando pasó por Oriente, lo adoptó como un hermano menor. 


Pedrito y su amigo Diego, cuando el “10” tenía a Marisol como lugar de descanso


Hasta sus últimos días, Pedro no olvidó el trato que le brindó el astro futbolístico, como tampoco su paso por la panadería Modelo, "El chupe chupe" de su querido Quequén, ni cuando Juan Giannechini lo puso un ratito en un partido de la reserva del club, cumpliendo su sueño, tras haber colaborado durante años como ayudante de campo. 

Sin dudas, para Oriente ha sido una semana difícil, pero luego de los sacudones, de sentir el vacío que dejan las pérdidas, como lo ha hecho siempre el pueblo se levantará, ya recordando con una sonrisa a dos lindas personas que dejaron huellas por sus calles.