Otra vez en el banquillo. Como en 2006 Juan Pedro Katlauskas enfrenta cargos por “robo calificado”

Policiales

Juicio por robo calificado

Katlauskas eligió ser juzgado por un Jurado

06|09|19 16:06 hs.

Finalmente el sospechoso de haber cometido un violento robo a mano armada en diciembre pasado, eligió ser juzgado en nuestra ciudad bajo la modalidad por Jurados. 


Se trata de Juan Pedro Katlauskas, quien se encuentra preso desde la madrugada siguiente a la noche del hecho, el viernes 7 de diciembre de 2018, cuando resultó herido de bala, aparentemente, tras protagonizar un forcejeo con uno de los jóvenes que había asaltado en una vivienda de la calle 9 de Julio al 500. 

Luego de eso habría logrado escapar, pero fue hallado a pocas cuadras del lugar del atraco, desvanecido por la pérdida de sangre. Cuando evidenció los primeros signos de recuperación en el hospital Pirovano, fue trasladado a la Fiscalía, donde se negó a declarar y fue imputado de “portación ilegal de arma de fuego de uso civil” y “robo doblemente agravado por ser cometido en poblado y en banda, con arma de fuego apta para disparo”. 

Precisamente en el marco de ese delito se realizó una audiencia previa en la mañana del miércoles en la sede del Tribunal Oral Criminal, donde el imputado, asistido por la abogada Patricia Stadler, optó por resolver su situación bajo esta modalidad de juicio, donde será juez el doctor Carlos Mazzini y, fiscal de Juicio, la doctora Natalia Ramos, titular de la UFI N°6. De esta manera, se fijó para el próximo 17 de septiembre la fecha para el sorteo de Jurados y el 13 y 14 de diciembre será el debate.

Vida en peligro
El violento episodio por el que será juzgado Katlauskas ocurrió en la noche del viernes en un inmueble de la calle 9 de Julio, entre el 500 y el 600. En ese lugar, dos jóvenes que se hallaban con uno de sus hijos, un niño de corta edad, fueron sorprendidos por tres delincuentes armados que irrumpieron en la casa y les exigieron la entrega de dinero. 

Aparentemente, los delincuentes estaban informados sobre la existencia de valores en el lugar. Durante el incidente, uno de los asaltantes intentó retener al pequeño para ejercer presión sobre las víctimas y lograr la entrega de dinero, pero lejos de lograr su cometido, desató la furia de los damnificados, uno de los cuales, aplicó su conocimiento en artes marciales para poner en fuga a los delincuentes y, en el caso de Katlauskas, en un aparente intento por desarmarlo, habría terminado sufriendo las consecuencias de un disparo proveniente de su propia arma. 

Esa bala le provocó una herida superficial en el cráneo, luego de lo cual optó por huir corriendo a pie rumbo a la plaza España, donde finalmente cayó desvanecido y fue encontrado por un transeúnte que llamó a las autoridades, quienes terminaron motivando su traslado al Hospital Pirovano. 

Por su parte, los otros dos ladrones también escaparon e incluso uno de ellos también habría sufrido una herida con un arma blanca, aunque la atención médica que supuestamente necesitaba, seguramente la recibió en un sitio privado y marginal. Su identificación y paradero jamás se conoció en esa investigación. 

Conocido
El nombre de Juan Pedro Katlauskas, fue titular de no pocas crónicas policiales de finales de 2001, luego del asalto al matrimonio Quintela, uno de los primeros con saldo trágico desde la instalación de la inseguridad más violenta a fines de los ’90 en Tres Arroyos. 

A pesar de la convicción de los investigadores con respecto a las pruebas que impulsaban su imputación, Katlauskas fue sobreseído por mayoría en ese hecho y, en el mismo juicio, celebrado en el año 2006, también recibió una pena como partícipe en otros dos robos calificados por el uso de armas. 

En aquel momento, recibió fue condenado a quince años de prisión, sentencia que cumplió pocos meses antes del episodio que lo llevó nuevamente a la cárcel en diciembre de 2018. 

Según consta en el archivo de LA VOZ DEL PUEBLO, el castigo por el que pasó 12 años en prisión fue tras haber sido considerado coautor de un asalto perpetrado al camión de una distribuidora tandilense de alimentos el 11 de octubre de 2003, autor de “resistencia a la autoridad” en el mismo hecho, y coautor de un atraco a una familia de quinteros, ocurrido el 17 de septiembre de ese mismo año en una propiedad ubicada en la avenida Lisandro de la Torre al 3000.