Fotos Carolina Mulder

Claro, Reta y Orense

EDUCACIÓN

“Hackeo de estereotipos” en el Instituto Secundario Claromecó

10|09|19 09:11 hs.

Por Marina S. Andreasen


El Instituto Secundario Claromecó participó de un “Festival de Hackeo de estereotipos en las escuelas”, diseñado para todas las escuelas del país por la artista Lala Pasquineli, creadora del proyecto “Mujeres que no fueron tapa”. 

La propuesta fue llevada a cabo por algunas docentes de la institución, junto con las profesionales del Equipo de Orientación Escolar, quienes, durante las dos últimas semanas, trabajaron en distintos talleres con estudiantes de 1° a 6° año. El viernes 6, a modo de cierre, se realizó una puesta en común que permitió compartir lo realizado. 


Fotos Carolina Mulder


La propuesta 
El “Festival de Hackeo de estereotipos en las escuelas” se propone reflexionar acerca de cómo los medios de comunicación construyen estereotipos, que, a fuerza de repetirse, se instalan en nuestra manera de ver el mundo. 

Los temas centrales propuestos para reflexionar fueron: la exposición cosificada del cuerpo de las mujeres, la vinculación de la idea de mujer a los conceptos de maternidad y amor romántico, la presión sobre los varones a partir de algunos mandatos sociales, y la naturalización de actitudes violentas o racistas en los ámbitos del espectáculo o el deporte. 



La propuesta del “Hackeo” tiene como objetivo identificar estos mensajes en la circulación de los medios masivos y descubrir en ellos los aspectos discriminatorios o hirientes. 

En una segunda etapa se propone un trabajo creativo, para que las y los estudiantes transformen esos contenidos en nuevos mensajes que promuevan la aceptación de las personas en sus diferencias, entendiendo la diversidad como fuente de la riqueza humana. 



Talleres de “Hackeo” 
Los talleres realizados en el Instituto Secundario tuvieron una primera etapa en común, de identificación de estereotipos propuestos por la cultura mediática, en donde se analizaron publicidades, revistas y canciones. Luego, cada curso trabajó una modalidad diferente de “Hackeo”. 



Se trabajó con la búsqueda de emociones placenteras, a partir de la pregunta “¿Cuándo te encanta ser vos?” para la promoción del reconocimiento de las propias habilidades y virtudes, y la construcción de una sana autoestima. 

Algunos grupos trabajaron en torno a las figura de científicos y científicas, y otros, en relación a los influencers de las redes sociales. Otras propuestas tuvieron que ver con desarmar los contenidos de las publicidades, revistas o canciones, para generar mensajes nuevos, con sentido respetuoso o amoroso. 

Un cierre enriquecedor 
El pasado viernes 6 se dedicó un espacio para compartir lo que se había reflexionado en los distintos grupos, a modo de cierre. Se formó un gran semicírculo, y se propuso que una o un estudiante por curso pase al frente para contar al resto de la escuela su proceso de trabajo. Para esto, debían relatar: qué actividad habían realizado, para qué les había servido, si creían que era importante trabajar este tema en la escuela, y por qué. 



Virginia Escudero, psicóloga del Equipo de Orientación Escolar, contó que “Casi todos pudieron reflexionar sobre lo que ofrecen los medios, como un estereotipo de belleza y modo de ser, dirigido hacia la mujer y hacia el varón. También en relación a las canciones, algunos decían que hasta ese momento no se habían dado cuenta lo que estaban cantando”. 

Las docentes presentes coincidieron en que fue muy enriquecedor generar esta puesta en común, porque permitió un cierre a todo un proceso de trabajo, no sólo a partir de generar conclusiones, sino principalmente por que habilitó un espacio de expresión, en donde las y los estudiantes pudieron manifestarse y debatir. 



“Dentro del debate que se armó, algunos pensaban que ese modelo a uno no le tiene que importar, y otros pensaban que este modelo de belleza sí los afecta, porque sienten la exigencia, porque si no son como el modelo plantea les dicen algo o se sienten mal”, relató Virginia. 

A su vez, las mismas inquietudes de los jóvenes permitieron a las docentes identificar nuevas líneas de reflexión para trabajar a futuro: como la problemática del bullyng, o los trastornos alimenticios como la bulimia y la anorexia, que aparecen como consecuencias para quienes “no encajan” en los patrones ideales propuestos. 

“Todos coincidieron en que sí era importante trabajar este tema en la escuela, para poder cuestionar los pensamientos, reformular los ideales, para darnos cuenta que la realidad es otra, y para incorporar estas diferencias que forman parte de la realidad”, concluyó la psicóloga.