La Ciudad

Laura Aprile en el Argentina Challenge 2019

Empresas de triple impacto

21|09|19 21:58 hs.

Desarrollar una compañía o trabajar en una empresa que mida por igual importancia el beneficio económico junto al impacto social y ambiental, ya no es algo fuera de lo común. Tanto en la Argentina, como a nivel mundial, el movimiento de las llamadas empresas sostenibles o de triple impacto, se está convirtiendo en el nuevo paradigma y en la nueva forma de hacer negocios. 


Se trata de pensar en la fuerza del mercado para transformar la inequidad, desigualdad y grandes problemas climáticos. En línea con este nuevo modelo, la diputada Laura Aprile participó el pasado jueves 19 en la ciudad de La Plata de Argentina Challenge 2019, evento en el que emprendedores que están iniciando su carrera en el mundo de los negocios buscan la oportunidad de captar la atención de posibles inversores para sus proyectos.

Durante el encuentro, del que formaron parte inversores, emprendedores, empresarios y autoridades gubernamentales, Aprile participó como oradora del panel de Emprendimientos Sostenibles para conversar acerca del rol del Estado, así como sobre su trabajo como legisladora acompañando y trabajando en el apoyo a los emprendimientos y empresas que contemplan entre sus valores fundacionales, generar un triple impacto de beneficios: económico, social y ambiental. 

En la provincia de Buenos Aires, junto con la diputada Susana Lazzari, Aprile presentó un proyecto para registrar a estas empresas y ayudar a la creación de una red que les de fuerza y visibilidad; y que también facilite la creación de políticas públicas que impulsen la economía de triple impacto. 

“Tenemos que estar alineados y no podemos permanecer ajenos a la economía del futuro. Desde hace más de un año estoy trabajando en esta temática, no sólo avanzando desde mi rol como legisladora sino conociendo proyectos que cambian la visión general del mundo de los negocios, al servicio de la gente y del cuidado medioambiental”, afirmó Aprile. 

Sostuvo que “estar presente en Argentina Challenge permite trabajar, informar y conversar con jóvenes que están desarrollando nuevas empresas y que muchas de ellas podrán establecerse bajo los valores del triple impacto. Es una oportunidad para acompañarlos y orientarlos en su crecimiento”.

En Mendoza 
Previo al evento, Aprile participó del Encuentro + B Mendoza 2019 que durante tres días se realizó en la mencionada ciudad. Convocó a más de 1200 personas de 30 países, líderes, representantes del movimiento B, triple impacto y nuevos negocios entre los que también estuvieron académicos, representantes del gobierno, emprendedores y empresarios del segmento. 

"El encuentro de Mendoza fue un espacio para conocer historias y los lineamientos de lo que viene a nivel mundial. Es saber que cada vez más compañías consideran la integración social, laboral y el cuidado medioambiental como la métrica con la que medir el éxito de una organización”, explicó. 

Tomó contacto con “compañías que utilizan material de descarte como materia prima, otros que se encargan del reciclado de materiales para su uso en diferentes industrias, otras empresas que trabajan para la integración laboral de personas con discapacidad, bajos recursos o que tienen dificultad para acceder al empleo. Todas empresas, en su mayoría, lideradas por jóvenes que ven la importancia de este cambio cultural”. 

Argentina no cuenta hoy con una figura legal de empresa de triple impacto. Por esta razón, mientras se construye y se crea identidad y conciencia sobre este tipo de proyectos, tener un marco legal de protección es importante. Internacionalmente ya hay países enfocados en legislar en esta materia. 

Estados Unidos, Italia y Colombia ya tienen leyes; y Chile, Perú y Uruguay están avanzando con proyectos con tal finalidad. “El modelo económico y las reglas de mercado actuales, no logran transformar la desigualdad ni generar procesos de integración, así como detener el cambio climático y la generación de residuos. La economía de triple impacto asume esas problemáticas sin dejar de lado la rentabilidad, logrando integración social e impacto positivo sobre el medio ambiente. Ante este nuevo escenario, el rol del Estado es preponderante, tendiendo puentes, facilitando el desarrollo de esta nueva economía y promoviendo políticas públicas, permitiendo así la integración y la innovación social”, dijo Aprile en el cierre de sus apreciaciones.