La Ciudad

Polideportivo Municipal

“Una razón más para sentir el orgullo de ser tresarroyense”

30|09|19 08:31 hs.

La frase quedó plasmada por unos minutos en la pantalla gigante que cruzó el ancho del interior del Polideportivo Municipal, que tuvo una inauguración que brilló de principio a final. Más de 2500 personas asistieron a una ceremonia que se resume en una palabra: impactante. La capacidad del lugar estuvo completa. Las tribunas se mostraron repletas. 

La jornada tuvo una imagen final emocionante, una sensación que se sintió y se percibió en varios pasajes del acto que comenzó a las 19 y que culminó cerca de las 21, cuando los 530 deportistas y artistas con ADN tresarroyenses se pararon frente al público y, con una lluvia de papelitos de colores cayendo, recibieron la ovación de los presentes luego de haber sido los protagonistas de un espectáculo de primer nivel, y que tuvo a Héctor Somovilla, Juan Carlos Caruso, Martín Rodríguez Blanco y Andrea Tolosa como los hacedores de una exhibición que rompió con las expectativas previas al acontecimiento, las cuales ya eran altas de por sí. 



La ansiedad por la inauguración del Polideportivo se percibió en los alrededores del lugar. Pasadas las 17, el movimiento de autos y familias ganó en intensidad a medida que se acercó la hora del acontecimiento. Minutos antes de las 19, al enorme gimnasio se lo vio colmado en su capacidad. Todo estaba listo y el programa previsto tuvo su puntapié inicial con la presentación de las autoridades y el paso de representantes de instituciones y delegaciones, tanto deportivas como educativas y culturales convocadas para la ocasión.

El acto protocolar comenzó con la entonación del Himno Nacional Argentino, el cual fue interpretado por Juan Manuel Tito, Fiorella Sesto, quien contaron con el apoyo instrumental de la orquesta del Conservatorio Provincial de Música. 



Mientras una intensa tormenta caía sobre la ciudad, y antes de los discursos, se proyectó un video en el que mostró el avance de la obra del Polideportivo, precisamente, desde que se firmaron los primeros papeles, pasando por el comienzo de los trabajos y finalizando con el proyecto totalmente finalizado y listo para su funcionamiento.

Decisión 
A la hora de los discursos, el director de Deportes Guillermo Orsili valoró el impulso que el intendente Carlos Sánchez le dio al proyecto del Polideportivo. “El sueño de poner un Polideportivo en el distrito debió esperar un tiempo para concretarse, y hoy no estaríamos inaugurando esta obra si no fuera por la decisión, el coraje la visión estratégica y el coraje de nuestro intendente Carlos Sánchez”, destacó. 



Y agregó: “él -por Sánchez- encabeza un enorme equipo de trabajo y todos nos pusimos en la cabeza la idea que el Polideportivo se empieza y se termina para todo Tres Arroyos y para que todos estos jóvenes tengan un lugar para crecer y desarrollarse en lo deportivo”. 

El funcionario, en tanto, dijo: “Esta no es una obra para nosotros sino para las generaciones que vienen. Es una escuela de valores para quienes dedicarán horas a su trabajo, a su estudio y a sus profesiones. El Polideportivo está pensado para la formación de profesores, preparadores físicos y técnicos ya que cuenta con todo lo que requiere la formación profesional del deporte. Permite la práctica de la mayoría de las disciplinas profesionales y podrán hacer las actividades las escuelas del distrito. También podremos disfrutar de espectáculos deportivos de diversos tipos”, explicó. 



“Este es el rumbo”
A su turno, el intendente Carlos Sánchez dio un discurso de diez minutos. En ese tiempo, destacó que la inauguración del Polideportivo, algo “tan necesario, proyectado y ansiado por nosotros, por nuestros jóvenes estudiantes, y los deportistas, marcará un antes y un después en todos nosotros”. 

Asimismo, dejó en claro que “haber soñado este espacio, fue como todos los sueños, no cuesta nada. Pero la realización de esta obra costó y llevó muchísimo ingenio, consenso, trabajo, sacrificio personal y económico. Sin embargo, y como decía mi abuelo, lo que cuesta, vale”, aseguró. 

En su discurso, se hizo un lugar para agradecer a quienes aportaron para la concreción del Polideportivo. Nombró en primer término al jefe de Gabinete Hugo Fernández, quien, según dijo, “se cargó la parte más brava”; luego se refirió a los arquitectos, técnicos, funcionarios, a la empresa PALCO SA -a cargo del proyecto-, a la UOCRA, a los proveedores locales y a los obreros que le pusieron el hombro a la obra que comenzó en marzo de 2017. 

El intendente, emocionado por el momento vivido ayer, afirmó: “Amigos, este es el rumbo, el norte, la brújula o el GPS si quieren. Tenemos mucho por hacer. Asumamos los desafíos por venir. Pero ahora hay que disfrutar de este Polideportivo. Es todo para ustedes”. 



Uno de los momentos más emotivos fue el cierre del acto protocolar, con el tradicional corte de cintas. La acción, además de las autoridades municipales, contó también con deportistas destacados de la ciudad, tanto de la actualidad como de épocas anteriores. 

Juan Manuel Locatelli, Miguel Lazarte, Ulises Sanguinetti, Karina Arana, Gustavo “Tito” Lemos, Víctor Barriomirón y Osvaldo Goizueta, junto a alumnos de la Unidad Académica de la Escuela Media 2, de la Escuela Media 1 y del Colegio Hogar San José, completaron la foto del corte de cintas. 



Imponente espectáculo 
Sin dudas, el espectáculo pensado y coordinado estuvo a la altura de las circunstancias. Durante poco más de 40 minutos, y con un soporte de iluminación y sonido propio de los acontecimientos de primer nivel, el público disfrutó de demostraciones deportivas y artísticas de alto impacto. Todos los deportes, disciplinas y exhibiciones artísticas tuvieron su lugar, su momento de gloria, y su respectiva ovación de más de 2500 personas que colmaron el Polideportivo. 

Millones de papeles de colores cayeron de lo más alto del lugar. Fue en el final del acto, de una película que erizó la piel de todos. Y la responsabilidad de eso fue de los 530 participantes que exhibieron su pasión en un contexto soñado; y que ahora tienen una razón más para sentir el orgullo de ser tresarroyense, al igual que aquellos que aportaron su granito de arena para que el Polideportivo sea una realidad y un sueño cumplido.