El Campo

Registros

La lluvia llegó en el momento justo

01|10|19 16:40 hs.

El agua cayó en el momento justo. Sin precipitaciones importantes en Tres Arroyos y su zona de influencia desde el 12 de junio, la lluvia que comenzó el domingo por la noche y finalizó antes del mediodía de ayer llegó para desactivar la posibilidad de que los cultivos de fina comenzaran a ver afectados su potencial. “Salvo excepciones, en Tres Arroyos el trigo no había tenido una afectación en su potencial de rendimiento. Los cultivos todavía estaban aguantando, pero tampoco les sobraba margen. Por eso esta lluvia fue muy oportuna”, explicó el ingeniero Fidel Cortese. 


El ex presidente del CRIATA, todavía estaba sorprendido por los entre 20 y 40 milímetros que recibieron los campos de la zona, “porque hasta el fin de semana el pronóstico más optimista de todos daba 10 milímetros”. Revisando el mapa que a partir de imágenes satelitales elabora el ingeniero bahiense Cristian Zataj, Fidel comentó que “Tres Arroyos esta vez ha sido favorecida, porque otras regiones de la provincia no recibieron agua”.

“En el norte bonaerense llovió muy poco, en el oeste también, y esas son zonas que realmente ya vienen comprometidas. En cambio, en general, lo que es Tres Arroyos, este de Coronel Dorrego y los partidos de Necochea, San Cayetano y Lobería, todavía no habían visto resentidos el rinde”, agregó.

En la continuidad de su análisis del escenario que presenta la campaña fina en esta parte de la provincia de Buenos Aires, Cortese indicó: “El panorama está comprometido hacia el oeste de Dorrego, Bahía Blanca, y la zona de Puán y Pigüé. Ahí la complicación se da sobre todo en siembras más tardías, muy afectadas por heladas, incluso en algunos campos con pérdida de macollos y de plantas”. 


En Tres Arroyos, salvo casos puntuales, el potencial del trigo no se había visto afectado por la falta de lluvias


Expectativas 
Consumada esta lluvia, que terminó con una sequía de casi tres meses, son buenas las proyecciones que hay para la cosecha fina. “En términos generales, si viniera un clima normal, tendremos que estar esperando una cosecha normal para esta zona”, manifestó. 

El impacto también fue positivo sobre las cebadas sembradas, aunque en el caso de cultivo cervecero. Como también fue una muy buena noticia para los lotes que van a gruesa. “Si bien todavía es muy temprano para la siembra, prácticamente no teníamos humedad en el perfil. Ahora esto cambia todo”. 

En cuanto a los pronósticos de lluvia de acá en adelante, la mayoría coincidía en que a partir de mediados de octubre las precipitaciones iban a ser normales, y en algunos casos daban un noviembre por encima de lo normal. Con lo cual son buenas las perspectivas. 

Regular
En su último informe, la Bolsa de Comercio de Rosario alertó sobre la complicada situación que vivía el trigo a nivel país. “El sur de la región pampeana no logra dar con señales de cambios positivos en el clima. Septiembre comenzó con Buenos Aires a la cabeza del área más perjudicada por la falta de agua, y aún no hay cambios significativos. Tampoco ha mejorado la situación en el sur cordobés, el noreste de La Pampa y se agrega el sur de Santa Fe a la problemática”, indico la entidad. 

Un 12% del total de trigo argentino está en condiciones regulares a malas. Se tratan de más de 800 mil hectáreas que siguen perdiendo macollos, aumentando los signos de estrés por frío y falta de agua.

“Los lotes se ven muy poco desarrollados y atrasados, en muchos casos aún no logra cubrirse el entresurco. También hay signos de falta de nitrógeno, ya que por la escasez de agua el nitrógeno no ha podido ser aplicado o ha quedado sin incorporarse, sin efecto sobre el cultivo. Hay zonas en las que ya se calculan pérdidas de rinde irreversibles de un 20 a 40%”, publicó la bolsa rosarina.