Policiales

El testimonio de Coca, jefa de maestranza

El misterio por la estatua de San La Muerte en la Municipalidad

02|10|19 15:46 hs.

La de ayer martes no fue una tarde común en la municipalidad de Tres Arroyos. Es que manos anónimas dejaron en una ventana de la cocina una imagen de unos 30 centímetros de alto de San La Muerte y se armó un revuelo entre los empleados, que enseguida empezaron a tejer teorías conspirativas sobre el asunto.. 


Según contó Coca, la jefa de maestranza con más de 30 años en el lugar, "era una estatua de más o menos 30 centímetros, toda pintada de negro con toques de blanco reflectante. Daba una impresión fea. Yo estoy en planta alta y los chicos de abajo la encontraron, me empezaron a llamar todos porque me tienen un poco como bruja (risas). Me llamaban a los gritos y bajé. Les dije que no pasaba nada y empecé a sacar fotos con el celular".



La mujer aseguró que "se tienen que haber subido con una escalera del lado de afuera" para dejar la imagen, porque la ventana tiene unos tres metros de altura desde el exterior. Aunque también, si se corre una banderola, la pueden haber puesto desde adentro. Pero las cámaras de seguridad "no muestran nada".

"No, no la toque" 
Cuando Coca estaba tomando fotos, "entró el intendente y nos pusimos a charlar. Dijo que no nos hiciéramos problemas, que él la tiraba, y enseguida le respondimos que no, que estamos en elecciones y que no la tocara".

El jefe comunal, entonces, "subió a su bici para irse y le dijimos que no se preocupe, que no iba a pasar nada, y recordamos cuando hace ocho años cayó un halcón acá en la municipalidad y todos decían que se caía el gobierno, y no pasó nada y Sánchez volvió a ganar". 

Coca enseguida llamó a los medios y llegó una periodista local que se llevó la estatua a una iglesia evangélica cercana. "Empezaron a sonar los teléfonos, todo el mundo la quería, no sé por qué, pero a mí me daba una impresión, ni loca me llevo eso a mi casa", afirmó la mujer. Eso sí, cuando se llevaron la imagen pasó el último hecho misterioso. "Se iba con la estatua y no va que se le cae a mitad de camino y se partió. Todo diabólico", finalizó Coca.