Deportes

Voces del Básquet

Gabriel Colamarino: “No sé para qué estaremos”

06|10|19 16:40 hs.

Ganarle al puntero, sacarle el invicto de 12 partidos y hacerlo con autoridad, cierra cualquier deseo de todo entrenador… “Es así, aparte de ello nos faltaron algunos habituales titulares, entre ellos Patricio y Diego Gonzalía, más Centurión. Estábamos algo diezmados, pero la verdad jugamos muy bien; pero, voy a ser sincero, nosotros tenemos un norteamericano (Danzey), que para este torneo es una cosa de otro planeta. No obstante, es muy valorable lo que hacen Masson, Emiliano Zaldúa, y los cadetes que están en el equipo, como Sandoval y Gonzalía, que son primer año. Tenemos un grupo que viene de abajo, el cual nos ha potenciado y dado mucha ‘pimienta’ en el equipo”, valoró Gabriel Colamarino tras la victoria de Argentino sobre Blanco y Negro. 


El Bicho arrancó con una gran intensidad, mucha concentración, y buenas decisiones; y cuando se esperaba que algo de eso bajara, nada de eso sucedió durante el primer tiempo. “Hoy se notó mucho, pero se destacó por la efectividad que tuvimos; y también porque este rival juega con esa intensidad. Enfrente había un gran equipo, que también quería correr; también buscamos tener tiros abiertos, nada forzado; buscamos hacer 4 o 5 pases antes de tirar, y también tuvimos intensidad mental para pelear y ganar rebotes ofensivos, que es el primer punto de la defensa en cualquier equipo, y así complicamos al rival. Y por momentos rayamos la perfección”, destacó el DT en una victoria que alcanza otra dimensión por el nivel del derrotado. 

Colamarino entendió y aceptó que en el tercer cuarto hubo una bajada en el rendimiento. “Es lógico, nadie juega 40’ en el máximo nivel”; pero cuando se suponía que los suarenses darían vuelta el resultado en el último cuarto, Argentino se “refundó” y marcó amplias diferencias. “En ese punto crítico de personalidad en el equipo, Franco Masson demostró la diferencia entre todos; los nuestros y los ajenos. Lo puse en el inicio del cuarto y tomó las riendas emocionales del juego. Los puntos llegaron por otro lado y por él también, pero Franco nos dio ese espíritu que necesitábamos” reconoció con énfasis, entendiendo también que “ahí ellos se desbordaron un poco. Cuando todos estaban nerviosos, nosotros estuvimos tranquilos…”. 

La pregunta inevitable tras esta victoria, es ¿para qué está este Argentino? “Toda la primera parte, donde llegamos a la final con Sarmiento, nos la ganamos nosotros; y todo lo mal que jugamos en el inicio de la segunda parte, también nos la ganamos nosotros por estar tan poco intensos. Escuché mucho decir en el ambiente del deporte ‘cuidado con nosotros, como está de bien Argentino’, y entiendo que son todas pavadas. Creo que si nos ponemos intensos nuevamente y encontramos el momento de buscar a Danzey, sumado al amalgamiento de los cadetes, vamos a ser un equipo interesante para jugar. Pero la verdad que hay 5 o 6 equipos muy interesante este año en este torneo, y ellos son grandes rivales”, reconoció Colamarino, quien destacó que “el básquet ha cambiado, hoy es un deporte de atletas. Con cadetes que la ‘vuelcan’; no se puede caminar más ni vivir pensando un partido. Claro que la habilidad y calidad para meterla ahí adentro (señala el aro), hay que seguir teniéndola. La verdad, no sé para qué estaremos; veremos cómo nos encuentran los playoffs. Lo que si espero es ganar algún partido más para terminar mejor ubicados y así el cruce sea un poco más parejo”, aseguró el técnico de Argentino.