Interés General

Determinaron que el animal estuvo en cautiverio

El puma de Ostende fue trasladado a un bioparque y alertan sobre mascotismo

08|10|19 18:52 hs.

El puma que apareció ayer en la localidad de Ostende, en el distrito de Pinamar, fue trasladado a un bioparque con el objetivo de trabajar en una posible reintroducción a su medio natural. Los especialistas determinaron que el animal estuvo en cautiverio y alertaron sobre el mascotismo. 


El equipo del Centro de Rescate de la Estación de Cría de Animales Silvestres (ECAS), de la Dirección de Flora y Fauna del Ministerio de Agroindustria de la Provincia de Buenos Aires, rescató ayer a un puma que se encontraba en un pino a 15 metros de altura. 

El ejemplar, una hembra adulta, fue trasladado en una primera instancia en una caja de transporte a la Fundación Mundo Marino en donde se observó que no se trataba de un animal salvaje, sino que había estado en cautivero. 

Por tal motivo se determinó desde la Dirección de Flora y Fauna que fuera derivado a un bioparque ubicado en la provincia con ambientes adecuados para pumas, a los efectos de brindarle el mayor bienestar posible y, eventualmente, analizar una posible reintroducción a su medio natural. 



Las autoridades del Ministerio volvieron a insistir con la importancia de prevenir el mascotismo, es decir la tenencia de animales silvestres en domicilios particulares. "Es una de las principales amenazas que enfrentan muchas especies a nivel mundial, poniéndose en peligro de extinción", señalaron.

Asimismo, recordaron que está disponible en la web de la cartera una encuesta orientada a los productores ante la preocupación por la presencia de pumas en el territorio bonaerense. El motivo del relevamiento surge a partir de diversos llamados realizados por productores a la Dirección de Flora y Fauna y tiene como objetivo obtener mayores precisiones sobre en qué puntos de la provincia hay mayor problemática con presencia o avistamiento de pumas y así poder orientar un poco mejor a los productores, los municipios y entidades rurales acerca de cómo actuar.

Otros casos cercanos 
A fines de septiembre otro puma fue visto en el camping de la Asociación Judicial Bonaerense (AJB) ubicado en Miramar, también en las cercanías de la ruta 11. Este año hubo también avistajes de pumas en las inmediaciones del cementerio de Punta Alta (Coronel Rosales), en las afueras de Bahía Blanca y en un barrio cerrado de la localidad de Brandsen, entre otras zonas periurbanas. 

"Entendemos que las apariciones están vinculadas al desplazamiento del hábitat que tienen los pumas por cuestiones como el avance de la agricultura o los incendios forestales", le dijo el pasado agosto a DIB Melina Manso, directora de Flora y Fauna bonaerense. 

Otra razón que sugieren los especialistas es la prohibición de su matanza, ya que se trata de una especie protegida por la ley provincial Nº 11.723. "En La Pampa está permitida la caza y tal vez por eso se vienen desplazando a Buenos Aires. Quizá, también, siguiendo al jabalí que es una de las presas preferidas del puma", agregó la funcionaria bonaerense. 

En diálogo con esta agencia, desde el área de Recursos Naturales del Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (ODPS) aventuraron otra explicación sobre la llegada a territorios poblados por personas: "Su aparición en zonas urbanas se debe a que en el proceso de integración de la maquinaria a la agricultura de la provincia hay menos seres humanos trabajando en los campos, lo cual significó la expansión de la especie en regiones cercanas a la urbanización", explicaron. (DIB) MT