Interés General

Infosalud

Medicina paliativa

12|10|19 14:45 hs.

Cada paciente es un mundo distinto: tenemos que trabajar priorizando todos esos mundos en sus complejidades. De esto se trata la medicina paliativa.


“Lo que hace es mitigar, moderar todos esos síntomas que para el paciente pueden ser graves o no tan graves pero que son molestos y forman parte de su tratamiento o de la misma enfermedad; entonces requiere de la intervención del equipo terapéutico, que tiene que evaluar las necesidades de cada paciente en particular; porque cada paciente es un mundo distinto y de repente va a haber pacientes que requieran de más apoyo psicológico y otros más atención desde la terapéutica física; entonces las intervenciones son múltiples, tantas como pacientes tengamos”, indica la doctora María Ester Domínguez, en el inicio de la, entrevista. 

“Los cuidados paliativos –continua- son aquellos cuidados totales, activos y continuos al paciente y la familia. Atienden a las necesidades físicas, psíquicas, sociales y espirituales y se prologan aún al periodo de duelo si fuera necesario. El encargado de aplicarlos es un equipo interdisciplinario y van dirigidos al paciente y la unidad familiar; de aquella persona cuya expectativa de vida no es la curación; lo que no implica que se trate de una enfermedad terminal, ya que los cuidados paliativos también se aplican para el sostenimiento del dolor en caso de enfermedades o discapacidades crónicas y/ o permanentes que tengan un fuerte impacto en la calidad de vida”. 

Explica que “lo que intentamos es que el paciente transcurra esa complicación de la mejor manera posible. Apuntamos a la calidad de vida. Las acciones medicamentosas, de acompañamiento, de atención psicológica, a la familia, a los amigos, es fundamental. Esto quiere decir que debemos involucrarnos todos los que estamos en la vida de alguien que está pasando por una situación difícil para que la sobrelleve, la sortee y si no lo puede hacer; acompañarlo en un transcurso de la enfermedad digno. El objetivo siempre es la calidad de vida dentro de la enfermedad del paciente”. 

No hay que confundir paliativo con terminal. Terminal es un paciente que agotó todos los recursos que apuntan a la curación y que está en la última fase de su vida. En general se menciona como terminal los últimos 90 días.

-¿Cuáles son las enfermedades que necesitan de los cuidados paliativos? 
-Cualquier enfermedad puede requerir de este tipo de abordaje, ya que va a depender de dónde esté alojada su enfermedad y qué tratamiento para solucionarla se usa. 

Para resguardar la salud psicológica del paciente recurrimos al servicio de Salud Mental, que nos apoya la trabajadora social y algún psicólogo o psiquiatra. Son enfermedades que requieren mucho costo energético; para el grupo familiar y los cuidadores. Con todas las patologías crónicas o discapacidades permanentes la enfermedad se traslada al núcleo cercano y de sostenimiento, por lo cual todos necesitan de cuidados. Si no cuidamos esos núcleos la sociedad se enferma, por lo tanto hay que pensar que a todos nos puede pasar y actuar como nos gustarían que lo hicieran para con nosotros. No hay que mirar para otro lado. 



La importancia de saber 
Una persona ingresa en cuidados paliativos no porque padezca una enfermedad terminal, sino con una dolencia crónica, y requiere de distintos soportes para sobrellevarla. 

Al respecto, sostiene que “muchas veces los cuidados paliativos son necesarios en un momento de la vida y por una causa en particular y luego de superada esa circunstancia, el paciente vuelve a su rutina. La información, la educación y la capacitación son pilares. Lo único que nos saca de los problemas es la educación; la transmisión de los conocimientos. Por eso son tan importantes los espacios que nos da la salud pública para formar y formarnos todos en el proceso; siempre pensando en las personas destinatarias de los cuidados. Aprender y saber implica perder el miedo, deconstruir tabúes, aprende a disfrutar de la vida. A vivir mejor”. 

Como se vive el cáncer hoy 
La doctora Domínguez señala que “hoy en día el cáncer por ejemplo es una enfermedad crónica, en el que a veces el paciente vive muchísimos años. Yo tengo pacientes con una sobrevida de 30 años y como yo todos los oncólogos, por eso no hay que pensar que un paciente con cáncer es terminal. Por eso es necesario saber que el cuidado paliativo es cuidar al paciente en este largo diagnóstico”. 

Observa que “hablamos de que los cuidados se aplican a la familia porque cuando hablamos de una enfermedad crónica o aun peor terminal, ambos comienzan a vivir el sentimiento de pérdida unas veces de la mano y otra por caminos paralelos; por ello es indispensable realizar un acompañamiento integral a ambos”. 

Hay mucho que podemos hacer
Considera importante “tomar conciencia e involucrarse, no mentirle a un paciente; no exagerar; no googlear, consultar siempre a los profesionales; abrazar; contener. Hay mucho que cada uno de nosotros puede hacer y que es más fácil con lo que pensamos. Esto tiene que ver mucho con el manejo que tenemos con nuestra propia muerte. Si asumimos que nos puede pasar. Vamos a cuidar mejor”. En este sentido, manifiesta: “Si yo tengo miedo a vivir le tengo miedo a morir; hay que vivir en plenitud; para hacer más llevadero el tránsito por una enfermedad que nadie en ninguna circunstancia quiere afrontar. El médico tiene que poner todas las acciones de las que disponga al alcance del paciente; hay algunos que las toman y otros que no. Y hay que respetar esa autonomía pero también seguir acompañando, cada vez que lo requiera desde la atención de ese síntoma”.

Además subraya: “No hay que juzgar. En cada vida siempre hay un rango de suerte, interviene en la disponibilidad de las drogas; en lo agresivo de un tumor, por ejemplo”. 

La posición del país 
Por otra parte, Domínguez expresa que “los recursos con los que contamos son los técnicos, los tratamientos y lo humano. Argentina va primero en el mundo, tenemos los profesionales más capacitados. El 90% de los oncólogos, estudiamos en inglés, estamos actualizados con las últimas drogas y las tenemos a disposición. Además, es necesario recalcar el valor que posee tener acceso garantizado a la medicación que provee el Estado o las obras sociales; cuando en otros países tienen que pagarla y son costos altísimos. Aun en estos momentos de crisis económica, hay más pronta aprobación de las drogas nuevas y que mayor accesibilidad brindan a los tratamientos, que en Europa y Estados Unidos”.

Realiza una diferenciación: “Vos vas a Europa y no están las drogas que nosotros estamos usando. Nos quejamos; sí. Nos gustaría tener más sí. Porque es nuestra naturaleza”. 

Destaca que “Argentina tiene una excelente cobertura y la ha tenido en todos los momentos políticos. Cuando te comparas con otros países, inclusive con Estados Unidos, estamos mejor. De hecho, Estados Unidos está enviando a operar de cáncer de mama a la capital federal, dándole existencia al turismo Oncológico. Hace ya 4 años porque el nivel es muy bueno y porque allá los turnos quirúrgicos demoran seis meses. Mientras que acá, los tenés en 15 días. No tenemos que ser desconsiderados con nuestro país, en Estados Unidos no tenés la droga accesible por el Gobierno. Acá la droga se obtiene por la Provincia sin costo alguno para las personas que no cuentan con obra social”.