Sociales

La crónica de una noche muy especial

Danzares, un sueño que cumplió 20 años

20|10|19 11:21 hs.

Sábado 12 de octubre, SUM de la Escuela Técnica. El reloj está por marcar las 21 y se siente la emoción en el aire. Afuera, esta emoción se intensifica, porque detrás de la puerta, los bailarines se preparan para ingresar a la peña, pero no es una peña más, es la número 20 de Danzares Sueña. 


Veinte años de pasión, de bailes. Veinte años de un nido que creció y ayudó a sus pajaritos a extender sus alas, esas alas inquietas que alguna vez volaron lejos y decidieron volver y decir presente en esta edición y acompañar a aquellos que hoy siguen volando al compás de una chacarera o seduciendo con una zamba. 

Se escucha la voz de Héctor Esteban País. Se abren las puertas y esas alas se despliegan para volar directo al escenario, recibiendo la cálida bienvenida del público que siempre los acompañó. 

Veinte años de Danzares se resumen en una apertura colmada de recuerdos y muchísima fuerza, con aquellas danzas que marcaron la historia del grupo. Las lágrimas empañan los ojos de los integrantes, esas lágrimas cargadas de recuerdos que vuelven a florecer, que vuelven a la mente y al corazón de cada danzarín como Daniel, el profe, los llama. 



Pero no sólo Danzares engalana la noche con su baile. La danza les dio amigos y es por eso que Renaciendo en Danza, de Tandil y El Fogón de Los Gauchos, de Coronel Pringles se hicieron presentes para acompañar al grupo en este aniversario. 

La música también estuvo presente y desde Torquinst, el grupo Tres más Uno regaló al público una selección de temas para que todos bailen. 

Una vez más, y demostrando que la edad no es un impedimento para hacer lo que uno ama, el grupo Porlas lució sus nuevas coreografías y vestuario brindando esa picardía que los caracteriza y recibiendo el aplauso de un público por demás entusiasmado. 

Los adolescentes del grupo también aportaron su cuota de fuerza y entrega con danzas que empiezan a tener un sello propio, un poco de cada uno de ellos, porque son quienes empiezan a desplegar esas alas y a demostrar que de a poco se van preparando para volar. 

El semillero de Danzares, los más chicos, fueron quienes enternecieron a todos con su inocencia arriba del escenario, llevándose la ovación de todos los presentes.

Reconocimientos 
Danzares es más que un grupo, Danzares es una familia por lo que hubo reconocimientos: a Daniel, el que apuntala, el que marca el rumbo, el que enseña a volar; Alicia, la mamá de todos, la que siempre tiene hilo y aguja para algún detalle de último momento, la que mientras teje no aparta la mirada de sus “chiquitos” y siempre está atenta a todo a su alrededor; y la Bisa, la abuela de todos, que con sus 97 años es la primera en llegar y la última en irse, la que siempre está en primera fila, la fan número 1 del grupo. 

El padrino artístico de Danzares también tuvo su reconocimiento, Horacio Gándara, de la Agrupación Folklórica El Hornero de Adolfo Gonzales Chaves se hizo presente en esta noche tan emotiva. Como también se reconoció a Luis Granda, quien estuvo junto a Danzares, musicalizando las noches de sueños desde hace muchos años. 

El cierre 
Fue el grupo de adultos el encargado de cerrar la noche con toda la fuerza, con toda la pasión, y una selección de danzas con mucho ritmo y muchísimo color, para ponerle un broche de oro a esta noche inolvidable con el sello de Danzares. 

La celebración terminó con música y baile y fueron Los Piovanos, una familia cordobesa, la encargada de ponerle el punto final a esta vigésima edición de Danzares Sueña.

Danzares festejó sus 20 ediciones, pero ya sueña con la que sigue, porque Danzares es así. Danzares vive, Danzares crece, Danzares sueña… Danzares baila.