Policiales

En los últimos días

Ola de inseguridad en Marisol: robo en 3 casas y daño en otra

05|11|19 11:27 hs.

Cuatro casas del balneario Marisol fueron blanco de la inseguridad en los últimos días. En todas, los delincuentes forzaron sus puertas del frente. En tres, se llevaron los objetos de valor que hallaron en su interior. LA VOZ DEL PUEBLO tomó contacto con dos de esas víctimas, quienes transmitieron su preocupación por los hechos constatados el pasado fin de semana y no ocultaron su desilusión a raíz de estos episodios que, tras un tiempo no muy prolongado, volvieron a ocurrir en el balneario ubicado a 100 kilómetros al oeste de Tres Arroyos. 


La primera en confirmar la amarga novedad fue Andrea Montenegro. La vecina de Benito Juárez que hace 17 años veranea en esas playas, llegó a su casa en horas de la madrugada del viernes junto a su marido, Javier Blasco, y constataron que habían sufrido un robo de varias cosas de su propiedad en la calle Héroe de Malvinas. 

Se llevaron todo lo de valor: televisor, cañas, reeles, un juego de cocina, cosas que valen mucho . En realidad nosotros fuimos los primeros en llegar. Estuvimos con la policía y con los peritos. Le mandé un mensaje a una vecina que vino más tarde y también se encontró con que su casa había sido forzada”, comentó. 

El matrimonio juarense hace tres años invirtió en la compra de un terreno y la posterior construcción de su casa de verano. Tras empezar a concurrir con asiduidad y comprar los primeros elementos de necesidad, el fin de semana se encontró con el golpe que significa el despojo a manos de la delincuencia. “Elegimos ese lugar por la tranquilad, pero lamentablemente no es lo que uno piensa”, observó. 

Luego de informar que tomaron contacto con las autoridades, Montenegro comentó que “hay un solo lugar por donde sacar las cosas robadas de Marisol. El mar no es”, indicó. 

Después de referirse a la respuesta recibida tras la denuncia, la damnificada recordó que hubo otros antecedentes hace meses atrás. “Nos dijeron que están muy preocupados, pero aparentemente, estas son cuestiones ‘macro’, relacionadas con la cantidad de presupuesto y policías. Hace unos meses hubo una ola de dos o tres casas que sufrieron robos. En este caso fue una casa al lado de la otra”, añadió.

Impunidad 
Para entrar en los inmuebles, los delincuentes violentaron todas las puertas del frente de las viviendas. Según las primeras estimaciones, los robos se habrían cometido entre el domingo 27 de octubre y el pasado viernes, aunque un rastro dejado en los accesos violentados para simular la inexistencia de un hecho así, indica que pudo haber sido en los días más recientes. 

Quisieron pegar las puertas rotas a los marcos para simular que no había pasado nada. Como las cerraduras estaban rotas, no podían cerrarlas con normalidad. Ese pegamento usado, todavía estaba fresco el viernes, por eso nosotros suponemos que todo ocurrió hace poco”, observó. 

Por su parte, Miriam Appas, otra de las víctimas, sufrió el robo de los equipos de pesca que tenía en su casa, además de la bomba de agua, un común denominador entre los damnificados del balneario

En diálogo con este diario, la mujer se refirió a los arreglos que hicieron los delincuentes en las casas violentadas, “si vos pasabas, veías que las ventanas y la puerta estaban bien, pero cuando ponías la llave como para entrar, te dabas cuenta que esta todo roto”, recordó la vecina de la calle Héroes de Malvinas, entre Córdoba y San Juan.

“A mí me llamó una vecina para decirme otras cosas y, en la conversación, me dijo que le habían robado. Como vive cerca de casa, le pregunté por mí y me dijo que todo se veía bien desde afuera. Claro, no había tocado la puerta. Cuando lo hacías, te dabas cuenta que estaba pegada”, comentó haciendo referencia al detalle de las puertas pegadas.

Entre todas las víctimas consultadas, el reclamo de mayores controles policiales es el común denominador. Sin embargo, como dijo Andrea Montenegro luego de reconocer que, seguramente, “algo podrá reponer” con la póliza contra robo que paga mensualmente,en Marisol teníamos seguro, pero lo que no se recupera es la tranquilidad.