La Ciudad

Habrá una pausa en la edición de papel hasta viernes

Reconocimiento a los canillitas: mañana celebran su día y no se publican los diarios

06|11|19 11:41 hs.

Las crónicas históricas señalan que los fundadores del diario La República en Buenos Aires, el abogado Manuel Bilbao y José Alejandro Bernheim, tuvieron la idea de cambiar el sistema de venta de ejemplares. Consideraron que podían realizarla chicos que se ubicaran en esquinas estratégicas de la ciudad y los vendieran a quien los solicitara. Transcurría enero de 1868 y comenzó a adoptarse así una costumbre de Nueva York y otras ciudades del mundo. 


Siete años más tarde, el 17 de enero de 1875, nació en Montevideo Florencio Sánchez. Cuando tenía sólo 16 años, inició lo que sería una destacada carrera en el periodismo y se trasladó hacia la Argentina. Comenzó a escribir obras de teatro en La Plata y en 1902, diez años más tarde, se mudó a Rosario para trabajar como periodista. En forma paralela, seguía escribiendo obras de teatro. Una de ellas trataba sobre la vida de un joven que había sido abandonado por sus padres y se ganaba la vida vendiendo diarios; decidió llamar a su obra Canillita, por las piernas muy flacas de un muchacho que vendía periódicos en Rosario. 

Tuvo un gran éxito con esta creación teatral y también con otra obra: “M’ hijo el dotor”. El 7 de noviembre de 1910, falleció a los 35 años de neumonía. Transcurrieron 37 años de su fallecimiento hasta que en 1947, se instauró en su honor el Día del Canillita. 

En La Voz del Pueblo, en las distintas etapas de sus 117 años de vida, numerosas generaciones de canillitas –algunas de la misma familia- formaron parte de la venta de ejemplares en Tres Arroyos, en las localidades y en la región. Un nexo clave para que cada edición llegue bien temprano a las viviendas o esté disponible para todos aquellos interesados en adquirirlas. 

Entre tantos ejemplos, surge el recuerdo de los adolescentes que en cada verano ofrecían el diario en Claromecó y obtenían así un ingreso que les permitía fortalecer la economía familiar en tiempos de receso de clases. 

Hubo modificaciones en las prácticas. No se permite desde el Estado que menores de edad realicen esta tarea. Y el voceo en la calle como forma de comercialización ha ido perdiendo protagonismo. La mayoría de los canillitas hoy en día concretan la distribución en los domicilios de madrugada o a primera hora de la mañana, en todo tipo de condiciones climáticas, ya sean agradables, buenas o también en jornadas con tormentas y lluvias.

La perseverancia es una característica propia de esta actividad. Porque con la excepción del 7 de noviembre, el 25 de diciembre, 1º de enero y 1º de mayo, el diario tiene continuidad en sus publicaciones. Y allí están ellos, firmes, para que cada mañana La Voz del Pueblo –así como sucede en otras ciudades- esté en los hogares. 

Para todos ellos, un muy feliz día en la jornada de mañana. Un momento de descanso, una pausa necesaria y muy merecida. Este diario se reencontrará con sus lectores el día viernes.