Claro, Reta y Orense

90 Aniversario de Claromecó

Una biblioteca en crecimiento

09|11|19 10:55 hs.

La Biblioteca de Claromecó tiene una larga historia, desde su conformación como filial de la Biblioteca Sarmiento, hasta su creación como Biblioteca Pública Municipal, allá por el año 1972. Mucho tiempo después, en 1996, se crea la Asociación Civil Amigos de la Biblioteca Pública, Municipal y Popular Dr. Bernardo Houssay. 


Después de una larga búsqueda para conseguirlo, en el año 2003 pasa a ser, tal como la conocemos hoy en día, Biblioteca Popular, lo que implicó una serie de beneficios, entre los cuales uno de los más importantes fue la posibilidad de organizarse y decidir como una institución con autonomía. 


En la Biblioteca Houssay hay un muy buen equipo de trabajo. En la foto, Rosana Alvarado, Vanesa Acosta, Carmen Pescio, Gladis Naranjo, Maria Luisa Miralle


También permitió la posibilidad de elegir a una biblioteca heredera y la comisión de aquel entonces decidió que, de cerrar por algún motivo, todos los libros y materiales pasarían a la Biblioteca de San Francisco de Bellocq. Por último, la figura de Biblioteca Popular garantizó la protección del estatuto y el acceso a subsidios y donaciones de libros de Conabip. 

En el año 2014, después de haber pasado por varios espacios prestados y provisorios, se inauguró la primera etapa del edificio propio, recientemente ampliado, en la calle 20 entre 9 y 11, al lado del Instituto Secundario Claromecó.


Paula Avila e Inés Martín prepararon este espacio de la entidad en adhesión al aniversario de Claromecó. El cuadro fue pintado por Paola Baratini


Todas las fotos son de Carolina Mulder


Un gran logro 
La reciente ampliación de la biblioteca fue gracias a la confluencia de distintos sectores de la comunidad que colaboraron económicamente, y del esfuerzo, trabajo y decisión de muchos años de la comisión directiva. La mitad de los recursos necesarios para hacerla posible fueron juntándose durante muchos años, por iniciativa de Arnaldo Noejovich, quien, entre tantas otras cosas, propuso compras anticipada de cemento y materiales. 

Esta gran compra finalmente se materializó en marzo de este año, en mayo se recibió el subsidio del presupuesto participativo, y en julio se obtuvieron distintos subsidios destinados a la Biblioteca, que permitieron rápidamente concretar el deseo y la necesidad de ampliación del espacio. 

También fueron claves la mano de obra que aportó el organismo descentralizado de Claromecó, así como donaciones de empresas, partidos políticos, particulares y socios. Otro elemento imprescindible fue el trabajo incansable de toda la comisión directiva, entre el que se desataca la tenacidad de Gladis Naranjo, quien, según sus compañeras, “se puso la ampliación al hombro”. 

Nuevos espacios 
Esta obra permitió diseñar nuevos espacios, que se están preparando para poder utilizar con más comodidad el lugar, e incluso para realizar tareas simultáneas. En el ingreso de la sede se prevé establecer una bebeteca, y espacios diferenciados de literatura infantil y juvenil. 


Los pequeños, junto a sus familias, disfrutan de la lectura


En el centro, una sala con mesas de trabajo, y, sobre uno de los laterales, una mesa con computadoras con conexión a Internet, así como también espacios para que quienes quieran ir con sus dispositivos y conectarse al Wi-Fi puedan hacerlo. 

En la parte trasera, por último, habrá literatura para adultos, biografías, novelas, libros de autoayuda, filosofía, teología, así como también materiales didácticos de Ciencias Naturales y Sociales, entre otros. Se planifica también dejar un espacio libre como “rincón de lectura”, que pueda ser utilizado con múltiples usos, como por ejemplo charlas o proyecciones. 

Compromiso
La comisión directiva de la Biblioteca Popular Bernardo Houssay funciona como cuerpo colegiado, con renovación de cargos cada dos años, y con decisión por voz y voto mayoritario de todos sus integrantes.

Actualmente, la mayoría tiene un recorrido por la institución, trabaja para ella hace varios años y ha pasado por distintos lugares y funciones. Aunque son distintas las razones por las que se mantienen en ella, todas rondan en relación al amor a los libros y la lectura, ya sea previo o aprendido por acercamiento al lugar; así como también la comodidad y el placer de trabajar juntos en un objetivo común. 

Las integrantes de la comisión expresaron que siempre se sintieron orgullosos de la biblioteca, por ser un grupo que “maneja las cosas bien” y se caracteriza por trabajar con transparencia y claridad, y que en el último tiempo han crecido en unión y compromiso.