Orlando “Rulo” Montenegro, presidente de Alumni

Claro, Reta y Orense

106 Aniversario de Orense

En Alumni, los sueños son deportivos

09|11|19 11:08 hs.

Desde su infancia Orlando Montenegro conoce el sentido de pertenencia con el Rojo de Orense. Cuando por entonces jugaba al básquet, sabía que tenía que dar una mano para mantener el parquet del piso del estadio. Si se levantaban las tablas, las tenían que limpiar para volverlas a colocar. 


Al llegar a la presidencia, durante los primeros tiempos ligó esa función institucional con la de jugador de básquet. Siempre ha estado en las subcomisiones de esa disciplina o en la de fútbol para sumar su voz. 

A poco de llegar al centenario del club, se ilusiona con poder continuar contribuyendo con la institución acompañado de sus colaboradores, entre quienes reconoce a los que lo apoyan y a los que no; pero siempre resaltando que dirige un club donde sus dirigentes pueden pensar distinto. 

Como presidente de Alumni de Orense, su titular Orlando “Rulo” Montenegro, se ilusiona con lograr gritar campeón con alguna de las disciplinas con las que la institución compite en el distrito. 

Las últimas coronaciones que recuerda son de 2013 en básquet, en 2003 cuando lograron el anhelado ascenso a primera en fútbol y el apertura de 2018 en cuarta división. “Si algún día me toca irme, no va a ser fácil desprenderme”, reconoce ante la pregunta de LA VOZ DEL PUEBLO. 

Con un presente que los encuentra fuerte institucionalmente y con apoyo económico de parte de los socios, de la población y hasta del municipio, las inquietudes pasan por mantener “lo mejor posible” al club, pero sobre todo por lo deportivo, según señaló a este diario. “Los objetivos son muchos, pero nos gustaría -en fútbol- ascender, lograr algún campeonato, y en básquet también, uno compite para participar y alguna vez querés lograr algún resultado”, manifestó. 

En materia de infraestructura tienen por delante la pintura del estadio de básquet, pero para ello deben esperar a que termine la actividad del año. Luego en líneas generales aspira a poder continuar con el mantenimiento de las sedes que le pertenecen al club, tarea que no resulta fácil pero que logran sacar adelante. 

Montenegro tiene 55 años y preside Alumni desde hace 25, acompañado por un pequeño grupo de referentes históricos y otros que se sumaron desde hace unos 15 años, con quienes han logrado darle continuidad a una gestión dedicada a resolver necesidades diarias. 

Pero advierte que siempre son los mismos, y que esa sería la única cuestión que lo preocupa desde la conducción del club. Institucionalmente necesitan “sangre nueva”, pero apoyo de la población no dejan de tener. Es por eso que los objetivos que trata de sostener de cara al futuro para Alumni, son los logros deportivos. “Los objetivos son poder salir campeón en básquet y fútbol. Por ejemplo, hemos mejorado mucho el estadio de futbol, pero hay que seguir haciéndole cosas igual que al estadio de básquet”, expresó al hacer referencia a las prioridades. 

“Confiamos en los recursos nuestros, pero al ser un lugar chico los jugadores locales se van a estudiar y por eso recurrimos a traer algún refuerzo”, expresó el dirigente que como en cada localidad ve pasar mucho talento propio del lugar que les resulta imposible retener, cada vez que deciden buscar un futuro mejor con el estudio lejos del distrito.

Igualmente dejó en claro que lo primero que quiere es poder participar de cada torneo; y después sí “tratar de ser protagonistas”. 

Al respecto, apuntó que “con el tiempo y el trabajo se dan los resultados, con cuerpos técnicos buenos y recursos humanos (jugadores) locales como en el fútbol que hay chicos importantes y en básquet, disciplina en la que hay quienes se van a estudiar”. 

A lo largo del cuarto de siglo que lleva como máximo dirigente del club, Montenegro tiene en claro que la forma de gestionar la institución es generando recursos, pero también poniendo -entre los dirigentes- plata de su propio bolsillo. “Laburamos, hacemos cosas y generamos la plata, nadie te regala nada”, afirmó en relación a las actividades que generan ingresos como el pago de la cuota por actividad o el alquiler de espacios que le pertenecen a la entidad, una rifa, la cuota social, o el servicio de catering que ofrecen. 

Con esos recursos la dirigencia logra sostener la sede social ubicada sobre avenida San Martín y calle Colón que cuenta con una cantina, comedor, gimnasio, un fogón para fiestas, las canchas de básquet, paleta, paddle, tenis, la Secretaría y un espacio donde se dan clases de ciclismo interior (spinit). A ello se le suma como anhelo un gimnasio con aparatos.

Todo el predio totaliza prácticamente media manzana. Luego, a cinco cuadras de allí se encuentra la cancha de fútbol que lleva por nombre Pablo Retrivi, en memoria de un histórico dirigente de Alumni.