La Ciudad

Asociación Cooperadora de la Chacra de Barrow

Una cooperadora que vale oro

09|11|19 12:01 hs.

Con un emotivo acto que tuvo los condimentos justos y necesarios para la ocasión, se celebraron ayer los 50 años de la Asociación Cooperadora de la Chacra de Barrow, en las instalaciones de la Experimental. Con las actuales autoridades y muchos ex integrantes de la cooperadora y de la chacra, el denominador común de la conmemoración fue el reconocimiento a una entidad que desde su creación en 1969 fue fundamental para la vida de Barrow. 


La conmemoración comenzó con el izamiento de las banderas de Argentina, Buenos Aires y Tres Arroyos, a cargo de los ex presidentes de la Asociación Cooperadora, Erico Syddall, Martín Verkuyl, Eduardo Dam y el actual presidente Juan Carlos Bog y vicepresidente José Ignacio Bracco.

Después fue el turno del himno y luego del descubrimiento de una placa de los empleados de la chacra en homenaje a entidad, que estuvo a cargo de la ingeniera Liliana Wehrhahne y Bog. La ceremonia continuó en el galpón semillero de la Experimental, coquetamente preparado para el festejo.


El acto central se realizó en un muy bien decorado para la ocasión galpón semillero


En la mesa de autoridades se ubicaron el presidente y vice de la cooperadora, la ingeniera Paula Pérez Maté, director de la Chacra, el intendente Carlos Sánchez, Jorge Srodek, jefe de gabinete del Ministerio de Agroindustria bonaerense, y el sancayetanense Sergio Melgarejo, integrante del Consejo Directivo del INTA.

“Fueron más de 100 integrantes de diferentes instituciones que participaron de la cooperadora y gracias a ellos hoy llegamos a los 50 años. No dejo de destacar a Gilberto Kraan, Carlos Bertucci y Julio Catullo, directores de la Chacra y que fueron parte de esto. Y a Pedro Corries, quien administró la cooperadora por un largo tiempo”, ensayó en un improvisado y espontáneo discurso el presidente Bog. 

“Y quiero destacar a alguien que es como la rama negra, está en todos lados… Al contador Luis Cousseau, que hace 50 años que está acompañando a la cooperadora”, agregó. 


Los últimos cuatro directores de la Chacra: Carlos Bertucci, la actual titular Paula Pérez Maté, Julio Catullo y Gilberto Kraan


Para finalizar con un “agradecimiento a todo el personal de la Chacra, porque sin ellos esto tampoco funciona”. A su turno, la directora Pérez Maté, quien repasó la historia de la cooperadora. “Esto comenzó el 11 de septiembre de 1969, cuando el por aquel entonces director de la Chacra, el ingeniero Carbajo, se reunió con el ministro de Asuntos Agrarios y le manifestó el deseo de constituir una cooperadora que tuviera el fin de la recaudación y entrega de los fondos para el funcionamiento de la experimental”, recordó.

“Luego se realizó un estatuto y se designó como presidente al ingeniero Alfredo Orfanó y como asesor contable a Luis Cousseau. También figuró en el estatuto como administrador Pedro Corries. A partir del 8 de noviembre queda conformada esa comisión, primero provisoria, luego definitiva”, agregó. 


La ingeniera Liliana Wehrhahne descubrió junto al presidente Juan Carlos Bog la placa del personal de la Chacra para la cooperadora


“En estos 50 años hemos llegado a las 523 reuniones mensuales, en las que se analiza, se planifica, se concensúa el plan productivo anual, la compra de insumos, la venta de productos registrados bajo el nombre de asociación cooperadora, y por supuesto el apoyo incondicional a todas las tareas de investigación y experimentación que realizan los técnicos de la Chacra”, destacó la directora. 

Después se hicieron entrega de distintos reconocimientos a muchas de las personas que tuvieron participación en la cooperadora, como regalos que instituciones de la región para la cincuentenaria entidad.

              0000000000000000000000000000000000000000000000

 “No es fácil, no es imposible”
Fue reconocido como muchos de los otros que en forma casi anónima colaboraron y colaboran con la Asociación Cooperadora de la CEI Barrow. Pero él no era uno más: el contador Luis Cousseau forma parte de la entidad de su fundación, allá por 1969, y hoy continúa como asesor contable. 


Juan Carlos Bog fue el encargado de darle el presente a Cousseau por su trayectoria en la Asociación Cooperadora


Luego de recibir de manos de Juan Carlos Bog, actual presidente de la cooperadora, un regalo en reconocimiento a su aporte desinteresado, Cousseau ensayó un breve pero muy sustancioso monólogo. “No es fácil, no es imposible. Cincuenta años de reuniones permanentes, de conciliábulos, de encuentros de todo tipo con los distintos componentes de la asociación cooperadora, entre ellos el personal y toda la gente que nos acompañó”, comenzó.

“Hemos tenido la suerte de compartir el tiempo con señores directores de la Chacra Experimental. Y todo lo que pude acompañar no fue debido a mis conocimientos técnicos, sino a mi educación. Tuve la suerte de ser bien educado y aprendí todo lo que fue posible. Pero sin la educación es muy difícil llevar adelante instituciones de esta naturaleza, comprometidas con el conocimiento, y que fundamentalmente tienen que ver con el espíritu”, indicó. 



“Son entidades sin fines de lucro, y en este caso con la finalidad de actuar como socia de los distintos ministros de Asuntos Agrarios de la provincia de Buenos Aires y con el INTA. Tengamos en cuenta de que a pesar de que todos nosotros somos un número en la vida, lo que realmente interesa es cómo saber aprovechar ese número, entender lo que se necesita para mantener el espíritu alerta, limpio, con la educación adecuada”, continuó.

“Y para eso no se necesita tener una historia encima, se necesita haber aprendido bien en la vida las cosas que nuestros padres nos enseñaron. Y de todas las personas que están acá, que algunos son más maestros que otros… A todos muchísimas gracias”.