Los ex directores de la Chacra, Julio Catullo y Carlos Bertucci, custodian a Paula

El Campo

Cumplió 50 años

“La cooperadora es nuestro salvavidas”

10|11|19 19:07 hs.

La Chacra es propiedad del Ministerio de Agroindustria de la provincia de Buenos Aires y operativamente depende del INTA. Pero hay una tercera pata fundamental para que el proyecto se sostenga: la Asociación Cooperadora, que el viernes cumplió sus bodas de oro.


“La Asociación Cooperadora es el apoyo, en lo que refiere a recursos y también a lo institucional, porque está representada por las instituciones del sector agropecuario y agroindustrial de la región. A través de la cooperadora podemos articular con empresas y de esa manera se comercializar los productos registrados a través de la entidad. Además, se realizan inversiones y se trabaja en un plan anual de actividades con el apoyo fundamental hacia la investigación y extensión de la propia Chacra”, explicó la ingeniera Paula Pérez Maté, directora de la Experimental.

“Desde hace 50 años se realiza la reunión mensual. Se trabaja como una empresa agropecuaria pero sin fines de lucro, todo lo que genera la cooperadora se reinvierte en la Experimental. Y hoy en día, en momentos en que el presupuesto es muy acotado, la Asociación Cooperadora es nuestro salvavidas”, agregó. 

El ingeniero Carlos Bertucci, antecesor de Paula y quien condujo la Chacra durante casi 15 años, aportó: “Que la Asociación Cooperadora haya cumplido 50 años habla de la calidad de la gente que la integra, de la calidad de las instituciones que la integran, y de lo importante que es el aporte que hace al funcionamiento de esta experimental”. 

Bertucci indicó que la intervención de la cooperadora excede lo económico: “Aporta personal, recursos, equipamientos, pero también participa en la toma de decisiones, en la orientación de la actividad de la experimental, en plantear las demandas de los productores. Y eso ayuda a reorientar la investigación y la extensión”.

“La cooperadora ha sido un puntal. Hay momentos en que el INTA y el ministerio de Agroindustria tienen recursos y momentos que no, pero la cooperadora siempre está. Y eso es lo que le ha dado sustentabilidad en el tiempo al funcionamiento de esta experimental”, completó.

“Uno siente alegría, placer, orgullo y mucha emoción. La Chacra de Barrow tiene muchas particularidades, como haber sido creada por productores, y porque son los productores los que conforman su Asociación Cooperadora que ya tiene 50 años”, manifestó el ingeniero Julio Catullo, ex director de la Chacra. “Esa historia de participación, de compromiso, muestra un capital social que no es muy frecuente en nuestro país. Yo tengo el orgullo de recorrer todo el país gracias al INTA, y siempre pongo como ejemplo a la Barrow”, dijo.

Haciendo historia
La historia dice que la Asociación Cooperadora de la Chacra Experimental de Barrow fue fundada el 8 de noviembre de 1969 por 23 entidades agropecuarias (cooperativas, sociedades rurales, filiales federadas, etc.) de los partidos de Tres Arroyos, Necochea, San Cayetano, Coronel Pringles, Coronel Dorrego, Adolfo Gonzales Chaves y Benito Juárez. 

La aparición de la entidad fue fundamental en la vida del establecimiento por dos motivos: hizo efectiva la previsión de la Ley 4.417 de reinvertir en las chacras experimentales las recaudaciones por venta de sus producciones y fortaleció la imagen solidaria, comprometida y participativa, con una fuerte interacción con el medio que desde su fundación mantuvo la estación. 

La fría letra explica a la perfección la crucial participación que la cooperadora tuvo y tiene en la vida de la Chacra de Barrow. Aunque en los libros no se puede dejar asentado el calor del espíritu que cada uno de los miembros de la entidad destila. 

Porque desde la creación de la cooperadora hasta hoy muchas de las instituciones fundadoras han dejado de existir. Sin embargo la esencia cooperativista y solidaria sigue intacta. 

Eduardo Dam es el ejemplo perfecto: ingresó como representante de la Cooperativa La Pampa y tras la desaparición de ésta, él quiso continuar formando parte del consejo directivo de la cooperadora como particular. 

El origen
"Afortunadamente, por idea de un ministro de Asuntos Agrarios creamos la cooperadora. Eso sucedió en noviembre de 1969. Participaban de la cooperadora todas las cooperativas de la zona, que en ese entonces eran muchas más que ahora, y las sociedades rurales. Entonces lo que se formó fue una cooperadora de instituciones. Teníamos mucho respaldo porque las entidades trabajaron en serio. Además nos permitió utilizar los recursos que generábamos, porque antes la plata ingresaba a rentas generales de la Provincia, pero con la creación de la cooperadora, el dinero comenzó a ir a sus arcas. A veces recibimos una donación o un subsidio, que también lo manejaba ella, que es una entidad con personalidad jurídica, con auditoría, con todos los controles habidos y por haber. La cooperadora fue un acierto", comentó en una larga entrevista con LA VOZ DEL PUEBLO en 2005 el ya fallecido ex director de la experimental, Héctor Carbajo, al ser consultado por el rol de la cooperadora en la vida de la chacra. 

Aportes 
Las instituciones que conforman la cooperadora, representadas por los miembros que le dan vida a la entidad, tienen muy en claro el vital papel que cumple Barrow en la vida del productor agropecuario de la zona. 

El contador Luis Alberto Cousseau pone en palabras la principal función de la cooperadora: "La entidad es usufructuaria de todos los bienes y servicios que pasan por la chacra. No es propietaria de nada, lo que hace es usufructuar, y esto le permite a la Chacra recuperar los bienes que produce y reinvertirlos". 

La Experimental produce carne y semillas, justamente el semillero es gran digitador de la salud económica de la cooperadora. 

“Es el rubro que cuando tiene una buena producción da los saltos económicos importantes para producir excedentes. Los cereales y la hacienda producen para salvar los gastos, el criadero es el que hace la diferencia. Y para eso la cooperadora trabaja en sus propios campos y también hace multiplicaciones en campos de terceros”, comentó el contador, quien ostenta el orgullo de ser el asesor contable de la cooperadora desde su fundación.   

                    000000000000000000000000000000000000000000000000

Entrega de reconocimientos y regalos
Como parte de la celebración del 50 aniversario de la Asociación Cooperadora de la Chacra Experimental Integrada Barrow fueron reconocidos distintas personas que tuvieron y también otras que mantienen relación con la entidad: Pablo Flores (ex empleado, 1988 a 2006); Pedro Corries (ex empleado, 1973 a 2015); Juan Pablo Biera, Héctor Castro; Laura Daseville; Oscar Gómez; Martín Jensen; Margarita Negreiro; Claudia Parra; Roberto Senz; Oscar Wehrhahne (todos personal actual); Gilberto Kraan, Julio Catullo y Carlos Bertucci (ex directores de la CEI Barrow); Paula Pérez Maté (actual directora de la CEI Barrow); Erico Syddall, Martín Verkuyl, Eduardo (ex presidentes de la Cooperadora); y contador Luis Cousseau (asesor contable desde los inicios hasta la actualidad y socio honorario de la cooperadora). 

Además, entidades que tienen relación con la Asociación Cooperadora participaron de la celebración con el aporte de obsequios. 

Ellas fueron: la Sociedad Rural de Tres Arroyos, el municipio, la Cooperativa Agrícola de Micaela Cascallares, la Cooperativa Rural Alfa, Cooperativa Agropecuaria La Segunda, Mutual Dan, La Segunda Compañía de Seguros, Cooperativa de Seguros La Dulce.