Policiales

Patricia Cejas

Robo a la Escuela 3: el testimonio de la directora de la primaria

11|11|19 10:30 hs.

Después del robo de 10.000 pesos, destinados a un viaje de estudios, sufrido el jueves 31 de octubre pasado; un número no determinado de delincuentes logró ingresar nuevamente en la Escuela Nº 3, aún después de un intento fallido ocurrido durante el viernes. 


“En el salón 4 intentaron entrar, sacaron maderas, vidrios pero alguien los detectó, fue la policía y logró que no entraran, nos dimos cuenta el viernes. No pudieron el viernes intentaron anoche”, contó Patricia Cejas. 

La directiva si bien no tiene sospechas sobre los responsables del ilícito, mencionó que en esta oportunidad en la que se llevaron 200 pesos de caja chica, preparados para una necesidad de bajo costo y de rápida resolución, él o los malvivientes lograron ingresaron sin forzar el acceso. 

“Planteamos con inspectores poner alarmas en las dos oficinas donde ingresan, o rejas en las puertas pero vienen con barretas e igual entran. Esta vez no rompieron un vidrio, posiblemente a propósito -o sin querer- sin estar bien trabada del lado de adentro levantaron la persiana y empujaron la ventana”, explicó. 

Cejas también indicó que no cuentan a disposición con cámaras de seguridad pública o privada, y que tampoco tienen seguro. En este sentido sí dijo esperar contar con las “cámaras de los semáforos” que un “agente policial” le contó que existían. 

Esto hecho además potenció la inquietud de vecinos en el barrio, toda vez que en la calle Saavedra “falta control policial, estarían queriendo entrar por dónde pueden”, expresó. 

Dijo al respecto que vendría bien “cortar las plantas un poco” de esa misma calle que generan un ámbito de sombra propicio para que los delincuentes se muevan con mayor comodidad. 

En tanto contó que producto de los destrozos y desorden provocado quedó toda la documentación de proyectos desordenada. “Metimos en los muebles sin saber lo que guardábamos, no hay nada ordenando, es terrible lo que hicieron”, contó. 

En cuanto al magro botín que se llevaron (200 pesos) contó que es producto de no dejar más dinero en la institución, como consecuencia del reciente robo sufrido. 

Sobre el ilícito detalló que “rompieron el mueble donde tengo el monitor y la computadora, no se llevaron nada de ahí pero rompieron la puertita. Orinaron sobre la documentación del CENS, me abrieron todas las puertas de los muebles, sacaron todo, rompieron un estante. Y en la parte de Secundaria -con barretas- forzaron los muebles que estaban cerrados con candados. Había netbooks y no se las llevaron”, describió Cejas. Incluso confió que el fotógrafo que tiene a su cargo las fotografías de fin de año “tiene su urna pero va a buscar todos los días el dinero, se la abrieron y no había nada”. 

Finalmente planteó como preocupación que las “escuelas con condiciones edilicias precarias, están bastante destruidas y los accesos son fáciles”. En el edificio de la Escuela Nº 3 Domingo Faustino Sarmiento asisten diariamente estudiantes de la Primaria Nº 3, la Secundaria Nº 4 y del CENS, entre las 7 a las 23.