La Ciudad

Lo informó el Hospital El Cruce

Le extirparon un tumor a un tresarroyense, que estaba despierto mientras era operado

13|11|19 00:31 hs.


El equipo de profesionales del Hospital de Alta Complejidad en Red El Cruce le extrajo un tumor cerebral a un paciente de nuestra ciudad que permaneció despierto y consciente en el quirófano mientras era intervenido. 

Este tipo de procedimiento también se denomina “craneotomía con el paciente despierto” y permite tratar algunas enfermedades neurológicas, entre ellas crisis epilépticas o tumores cerebrables como fue en este caso. 

Según se publicó en el sitio web del Hospital El Cruce (www.hospitalelcruce.org), se trató de un joven tresarroyense de 34 años de edad, quien fue operado por segunda vez. 

En el 2014 ya había sido intervenido, pero dicho tumor había vuelto a crecer afectando el área motora y del lenguaje. El joven padecía convulsiones de difícil manejo. Por este motivo, se decidió realizar la remoción del tumor con el paciente totalmente despierto. 

“La ventaja de este procedimiento es que el equipo quirúrgico puede realizar la intervención evaluando en forma constante el estado neurológico del paciente, en especial las funciones mentales que intervienen en el lenguaje y el procesamiento motor. Esto permite una mejor y más rápida recuperación y reinserción social y laboral para el paciente y su familia, disminuyendo además los días de internación y sus costos”, manifestó el neurocirujano Marcos Chiarullo. 

Mientras el joven era intervenido podía ir respondiendo a las preguntas que le realizaban los profesionales del Servicio de Neurociencias que estuvieron durante la cirugía. 

"Este tipo de operación con el paciente despierto ayuda a reducir de manera significativa el riesgo de secuelas neurológicas mejorando la sobrevida y la calidad de vida del paciente”, sostuvo. 

La doctora Patricia Solís, del servicio de Neurociencias explicó: “El paciente fue previamente entrenado al día de la cirugía. Se le realizó una evaluación cognitiva y de acceso al lenguaje que se consideró basal y sobre la que se trabajó durante el acto quirúrgico”. 

“De esta manera -agregó-, nos aseguramos la mayor colaboración por parte del paciente al saber que va a pasar, cómo va a estar y qué es lo que necesitamos de él durante el procedimiento. Buscamos que esté atento a nuestras indicaciones y que comunique cualquier disconformidad y/o percepción que nos permita realizar el mapeo cortical adecuadamente. Todo salió muy bien, el paciente permaneció muy relajado; trabajó y colaboró de la manera esperada. Se pudo cumplir con los objetivos buscados con el mínimo riesgo de déficit funcional. Desde Neurociencias lo seguiremos con evaluación post quirúrgicas de control”. 

El equipo 
La intervención fue realizada por el Servicio de Neurocirugía a cargo del doctor Jorge Lambre con la colaboración del Servicio de Neurociencias liderado por Silvia Kochen. Los neurocirujanos que intervinieron fueron: Maximiliano Núñez, Marcos Chiarullo, Clara Martín, Federico Gallardo, Aylén Targa, Agustín Díaz y Alejandro Casco. Los anestesiólogos: Ariana Varela, Marisa Bamba, Joaquín Imaz y el técnico Ariel Avignone. Las médicas del servicio de Neurociencias Silvia Odoo y Patricia Solís. El neurofisiólogo Dario Savini y las instrumentadoras Luisina Gallo, Facundo Ditter, Mariana Gauna, Laura Balboni y Anabella Castrellón. (Fuente: www.hospitalelcruce.org).  

Te interesaría leer