Claro, Reta y Orense

Valentino Vitolla

“De Claromecó a Malvinas”

17|11|19 10:04 hs.

Mediodía de ayer. Caluroso. Clima de verano. Típico día de enero. Con esas condiciones presentadas, Valentino Vitolla se acercó hasta los estudios de Radio Comunidad Claromecó para presentar formalmente una idea que viene moldeando desde marzo pasado. Sentado frente al periodista Claudio Menéndez, el joven de 17 años, mostrando una tranquilidad y aplomo que llamó la atención, comenzó a deshilvanar un proyecto que marcará su vida para siempre. También la de su familia, porque su familia también está embarcada a pleno en “De Claromecó a Malvinas”, un movilizante viaje que Valentino y su padre van a concretar en pocos meses con la intención de cumplir dos objetivos y con la incertidumbre del trato que recibirán. 


“Estoy muy feliz y muy ansioso”. Con esas pocas palabras, el joven oriundo de la ciudad de Buenos Aires describió en diálogo con este diario cómo está viviendo la previa de una experiencia que ya transita sus primeros pasos. Lo hizo minutos después de haber lanzado formalmente su idea, a través del aire de Radio Comunidad Claromecó (FM 97.9), en el marco de una entrevista que le realizó Claudio Menéndez, en la cual dio detalles acerca de lo que se le viene. 


En Radio Comunidad Claromecó, Valentino presentó ayer formalmente el proyecto. En la fotografía, el joven está junto a Claudio Menéndez y Andrea Carrera


Luego, hizo lo propio cuando, gentilmente, accedió a contar lo mismo al momento de la requisitoria de LA VOZ DEL PUEBLO. “Ahora ya empezamos a trabajar con todo”, dijo, visiblemente entusiasmado, sobre la iniciativa que ya puso en marcha y cuyo resultado final se enmarcará en las actividades previstas para el centenario de Claromecó.

Viaje de egresados 
Valentino tiene 17 años y está a días de finalizar su etapa de estudiante en el nivel Secundario. Lejos de pedir un viaje a Bariloche, una tradición en los adolescentes de su edad, prefirió apuntar hacia otro destino para cumplir un sueño. “Le pedí a mis padres, como un estilo de viaje de egresados, ir a las Islas Malvinas. Primero empezó como algo personal, pero a medida que lo fui comentando se transformó en el proyecto que ahora se llama ‘De Claromecó a Malvinas’”, mencionó. 

Todo comenzó por la admiración que este joven siente por el teniente Héctor Ricardo Volponi, el héroe tresarroyense caído en el conflicto bélico de 1982. “En las últimas vacaciones de invierno, junto a mi familia, viajé a Mendoza para encontrarme con la viuda de Volponi. La visita comenzó con una entrevista formal y terminó como una cálida charla de familia a familia. Todo ese material recopilado sobre su vida -la del teniente- va a ser publicado después del viaje a Malvinas”.

La experiencia que marcará la vida de Valentino para siempre será de siete días, del 14 al 21 de marzo de 2020. “Esto surgió como un viaje personal, pero, a medida que se lo fui contando a gente de Claromecó, la idea fue ganando muchísimo interés, a tal punto que hay personas que quieren que mande regalos e inquietudes”, manifestó. 

Ya con la idea en marcha, el joven comenzó un arduo proceso de investigación sobre todo lo relacionado con las islas. “Me recibió José Luis Fernández Valoni -subdirector Malvinas-cancillería- y Uriel Erlich, el asesor de Malvinas de Daniel Filmus. Ellos me orientaron para saber qué puedo hacer y qué no”, contó.

Además, indicó: “Siempre me involucré mucho con todo lo relacionado a Malvinas y me interesó lo de su soberanía. Entrevisté a muchos excombatientes, ya sea para cuestiones del colegio como también para preparar este proyecto. Hablé con José Luis Gómez y en poco tiempo me voy a juntar con Alberto Cellerino”. 



Objetivos 
Valentino tiene muy en claro lo que busca lograr con la experiencia “De Claromecó a Malvinas”. Por un lado, hacerse de valiosos registros relacionados con los restos del Mirage V-Dagger del teniente Volponi, cuya figura fue el motor para que en Valentino se haya encendido la llama de esta experiencia que, de sólo escuchar su descripción previa, es movilizante. “Eso va a ser toda una aventura porque están en la Isla Borbón. Nosotros vamos ir a Puerto Argentino y de ahí, si se puede, ir hasta ese lugar para encontrar restos del avión y hacer fotografías, videos y notas para hacer un documental”, indicó. 

La otra mitad del proyecto tiene a Claromecó, su lugar en el mundo, como el otro gran eslabón de la idea. “El segundo objetivo es buscar paralelismos entre Claromecó y las Islas Malvinas. Si bien la cultura de las islas es muy británica, ambos lugares se parecen en muchos aspectos. Entre ellos, la misma cantidad de habitantes, la pesca como actividad principal, un solo club de fútbol y la existencia de un faro”, remarcó Valentino. 

Una vez acopiado todo el material recopilado en el viaje, la idea de Valentino es producir un documental en el que se vea reflejado el paralelismo entre la localidad balnearia y las Islas Malvinas. “También, y para Radio Comunidad Claromecó, vamos a estar haciendo móviles desde allá. La idea es hacer muchas notas, visitar la radio, el diario Penguin News para compararlos con la RCC y La Voz del Pueblo, respectivamente. A su vez, vamos a intentar hablar con isleños, siempre con el fin de trazar los paralelismos con Claromecó”, sostuvo. 

Y sobre ese aspecto puntual, Valentino se propuso un desafío: poder concretar un encuentro con James Peck, el isleño que en 2011 se nacionalizó argentino. “Es una de las personas que vamos a entrevistar”, expresó el joven, confiado en que podrá cumplir con esa meta. 

Dudas por el recibimiento 
A Valentino se lo escucha muy seguro de lo que quiere. Pero esa certidumbre contrasta con el entorno que enfrentará. “Ya tenemos bien en claro a qué lugares vamos a ir. Uno de ellos es el Cementerio de Darwin. Sin embargo, no sabemos cómo nos va a recibir la gente de allá. Cuando allá toman conocimiento de que van a llegar argentinos, ponen carteles en los que se muestran que no somos bienvenidos. Eso también va a ser parte del viaje. Va a ser toda una aventura. Si nos rechazan, eso también servirá para alimentar este proyecto”, señaló. 

Las dudas sembradas por el recibimiento que tendrá en las islas se resumen en una acción. “Voy a llevar la camiseta alternativa del Club Recreativo Claromecó, que es de color azul. Si llevo la habitual, que es celeste y blanca, me puede ocasionar algún problema”, mencionó. 


En forma reciente, el joven, junto a su familia, viajó a Mendoza y mantuvo un cercano encuentro con la viuda del teniente Héctor Ricardo Volponi y su hijo


Valentino sabe que el viaje que en marzo hará a Malvinas marcará un antes y un después en su vida. “Como adolescente, creo que es algo que me va a servir para entender muchas cosas de la vida. Esta experiencia será un punto crucial, ya que va a alimentar todo el interés que yo tengo por Malvinas”, expresó.

“Hay chicos de mi edad que no suelen involucrarse en estos temas. Y a partir de lo que estoy investigando, muchos amigos y conocidos comenzaron a interiorizarse acerca de lo que son las islas”, señaló. 

Su lugar en el mundo 
Claromecó, con todos sus encantos, es para Valentino su lugar en el mundo. El joven, que apuntará a estudiar la carrera de locutor nacional y luego comunicación social, hizo especial hincapié en una cuestión. “Muchos de los vecinos de Claromecó están cumpliendo un rol fundamental en este proyecto. El viaje es de ellos. Yo solamente voy a ser el nexo entre Malvinas y la localidad. Desde el quiosco Caídos del Mapa me regalaron un cuadro y veremos a quién se lo regalamos cuando estemos allá”, resaltó. 

Junto a su familia, Valentino reside en capital federal, puntualmente, en La Paternal. No sabe lo que es un verano en otro lugar que no sea Claromecó, ya que concurre a la localidad desde que tenía días de vida. “Ya me siento claromequense. Claromecó es mi lugar en el mundo y siento la necesidad de que en este proyecto esté incluido porque tiene muchas similitudes con Malvinas”. 

Y Valentino, a sus cortos 17 años, se trazó un objetivo, lo planteó y va camino a cumplirlo. “De Claromecó a Malvinas” ya es una realidad.