La Ciudad

Día de la Construcción

“En un momento así como empresa lo que se busca es subsistir”

17|11|19 10:59 hs.

La celebración de un nuevo Día de la Construcción fue el marco de la charla con Ramón Soto, titular de Construcciones Tres Arroyos, conmemoración que llega en un contexto económico general poco favorable para la actividad. 


“Hoy el mercado está muy tranquilo. Hubo muy poca actividad todo el año, pero ahora se nota más. En la construcción es normal que haya parates, pero son más bien estacionales, en pleno invierno y en pleno verano. Pero esta vez se sumó la incertidumbre que hay en el país”, indicó Ramón, maestro mayor de obras desde 1982 y quien una vez recibido se incorporó a la empresa que fundó su padre hace 56 años. 

“Hasta que no queden establecidos los costos y qué va a pasar con la economía, la construcción no se va a mover”, agregó con la experiencia que le da haber vivido otras crisis parecidas.

“Yo viví algo de la hiperinflación de los militares, las crisis de Alfonsín, Menem, De la Rúa… La Argentina siempre se recuperó, pero a veces todo depende de la edad que uno tiene”, explicó dejando entrever que ya está cansado de tener que remar y remar. 

“Lo que pasa es que vos te venís equipando y cuando te diste cuenta otra vez estás remando en dulce de leche porque el país se paró. Pero es así”, contó. De todas maneras, aclaró que “no estamos al nivel de 2001, aquello fue peor, en este momento hay un sector que está con ahorro”. 

No hay muchos secretos para sobrellevar una situación como la actual en una empresa familiar: hay que tirar el achique. “No queda otra que bajar el margen de ganancia. Lo que uno busca es subsistir, no hay otra alternativa. Entonces tenés que reducir los gastos y esperar que esto se reactive”, comentó.

El día anterior a la charla con LA VOZ DEL PUEBLO, Ramón había viajado a Benito Juárez a presupuestar una obra. Eso es parte de la estrategia que viene implementando hace tiempo para paliar la falta de trabajo por estos lados. “Hay que recorrer, moverse, y buscar el trabajo. Nosotros tenemos algunos clientes fijos, varias industrias de Tres Arroyos y comercios, entonces atendemos esas cosas”, explicó.  

Asuntos de familia 
Ramón heredó el oficio de su papá Germán (hoy ya jubilado), fundador de Construcciones Tres Arroyos, empresa de la que hoy ya forma parte hijo y con tres generaciones tiene un nombre ganado en el mercado. “Desde siempre nos dedicamos a la construcción en general, hacemos todo lo que es construcción civil y también saneamiento”, dijo. 

En una muy apretada síntesis de sus obras más importantes, Ramón comentó que “el años pasado hicimos una obra de cloacas en Carmen de Patagones, y de ese tipo hicimos trabajos en Ayacucho, Pirán, Tandil y obviamente que acá. Y en lo que es obra civil, hicimos el puente Rincón de Gallegos, parte de la estructura que tiene el estacionamiento de los micros de la Terminal de Claromecó, desagües pluviales para el municipio, entre otras obras”. 

Si le dan a elegir, Ramón prefiere la obra civil, pero a su hijo le gusta más la obra de saneamiento. Con lo cual el equipo funciona muy bien. Y con casi 40 años de experiencia en la actividad, el constructor comentó que “me gusta lo que hago”, pero aclaró que preferiría trabajar en un contexto un poco más amigable, “no tener que estar siempre remando”. 

Para el cierre dejó un saludo para sus clientes y colegas y la expectativa de que la construcción se reactive.