Lucas y Rubén Fonte, de La Casa del Instalador

Chaves

La situación comercial en Chaves

Entre la incertidumbre y el optimismo

21|11|19 15:42 hs.

Recientemente se celebró el Día de la Construcción, actividad que mueve una diversidad de rubros, y para conocer cómo funciona el sector dialogamos con Lucas Fonte, quien se hallaba acompañado de su padre, Rubén Fonte, propietarios de La Casa del Instalador, para quienes la situación es complicada aunque se mira con optimismo lo que pueda venir. 


“El año ha sido complicado y duro, no solo para la construcción sino a nivel país, pero en nuestro caso se fue trabajando bien dado que lo manejamos en familia”, describió en principio Lucas. 

Un aspecto sobre el que acotó fue que “la gente, dado la variación de precios, está muy expectante de lo que sucederá, principalmente porque los artículos aumentan en forma continua y además se suma que no hay una oferta crediticia que sea positiva para quien desea tomar un préstamo para construir, y todo eso suma para que las ventas se restrinjan, pero no queda otra que seguir mirando hacia adelante con optimismo”. 

En ese sentido, Fonte advirtió que si “uno se pone a caminar la ciudad observa que ya no hay obras grandes y las que hay son escasas, hasta los mismos constructores nos dicen que no hay demanda de trabajo, ni de presupuestos siquiera”. 

Tomando en cuenta el planteo de la actual situación, para la familia Fonte el horizonte es un punto al cual hay que observar. “Ahora queda esperar que pasará más adelante, dado que la obra pública también se paró, por lo tanto hay meses que se trabaja muy bien, otros regular y otros muy malos, por lo tanto no es como en otras épocas que el trabajo era constante”. 

Y lo que respecta a los productos de La Casa del Instalador, Lucas apuntó que “en nuestro caso en cuanto a las condiciones de los materiales siempre trabajamos las mismas marcas y no se ve que la calidad sea menor, aunque en este rubro no hay muchas opciones, porque lo que es de mala calidad la gente no lo quiere”. 

Por otro lado se refirió al cambio de local, sobre lo que aseguró que “estamos más cómodos que antes. No se nota una baja de clientes, si bien hasta conocer el nuevo local se sintió algo, porque por ahí en principio no toda la gente se ubicaba”. 

Otro punto que en algunas ocasiones distintos rubros mencionaron era el abastecimiento de mercadería, sobre lo cual Lucas afirmó que en su caso “no ha existido problema en el tema de conseguir lo que nosotros vendemos, los proveedores siempre tuvieron la intención de vender, cuando estuvo más difícil la situación por la inestabilidad del dólar solo fueron dos o tres días en que era difícil tener precios, pero todos tratamos de ayudarnos y la cosa sigue adelante”. 

En cuanto a la financiación de la mercadería, Lucas Fonte mencionó que “se trabaja mucho con tarjeta y cheques con valores a la fecha, porque no se sabe qué variación puede haber al corto tiempo, pero la gente compra mucho con tarjeta de crédito”, finalizó.