El Campo

El programa de Huertas Escolares

“Sembrando Futuro” ya cosecha presente

24|11|19 11:37 hs.

La tercera edición del “Sembrando Futuro” tuvo su cierre con buenas noticias y dejó un balance que ha superado todas las expectativas de todos los involucrados. El proyecto de huertas escolares ideado por la ingeniera Ana Jensen y que financia la Cooperativa Rural ALFA será replicado en 2020 en la ciudad de Tandil (mucho tuvo que ver en esto la gestión de Esteban Batalla, encargado de la comunicación de ALFA). Y además, la Escuela Agropecuaria confirmó que otorgará dos nuevas becas (ya hay dos alumnos becados desde el año pasado) a chicos que este año participaron del proyecto. 


Ambas novedades fueron anunciadas por Juan Ouwerkerk, presidente de la cooperativa, en el acto de cierre del programa concretado el último viernes en el Museo Mulazzi. En el caso de la beca hay que recordar que la ALFA se hace cargo de todos los gastos que incumben a la cursada de toda la secundaria por parte de los beneficiados (útiles, ropa, transporte). 

“Estas noticias son un valor agregado que ha generado el programa que a nosotros nos llena de orgullo”, dijo Ouwerkerk. Mientras que la ingeniera Jensen, la mentora de proyecto, destacó como el programa fue tomando vida propia y generando nuevas ideas solidarias y de valores. Así fue que la Escuela N° 4 fue premiada porque, al igual que el año pasado, los alumnos de sexto hicieron otra huerta para los chicos de Jardín de Infantes con los que comparten el patio. En total, en esa escuela hubo más de 60 chicos involucrados en el proyecto. 

En el caso de la Escuela 56, la huerta logró integrar a los padres con la escuela, un viejo anhelo de las autoridades. “Cuando arrancó el año, la directora Fany Jensen empezó a pedir en el barrio materiales para la huerta. Y como casi todos los padres de los chicos fueron alumnos de ella, se prendieron a ayudarla”, contó Ana. “Y lograron una huerta maravillosa, por la prolijidad, por la creatividad, hasta hicieron un espantapájaros genial”, aportó Ouwkerker. 

En el caso de la Escuela 5, a partir de la huerta se desarrolló un proyecto de inclusión con chicos de la Escuela 502. “Primero fue un ensayo y después fue evolucionando y terminó siendo una gran experiencia. Los chicos de la Escuela 5 hicieron su huerta y también los ayudaron a los de la 502 a hacer la suya. Y después hubo visitas de unos a otros, en algo que fue muy enriquecedor”, aseguró Ana.


La huerta de la Escuela 502 fue hecha por los alumnos de la Escuela 5


La Escuela 27 fue merecedora de una mención (“fue difícil la elección pero sólo podía haber tres ganadoras”) por cómo las encargadas de la cocina y los alumnos incorporaron las verduras al menú.

Las huertas de todos 
Ana se encargó de hacer un repaso de todas las instituciones y personas que estuvieron involucradas en el proyecto, como el ProHuerta del INTA que donó las semillas, los alumnos de la EATA que hicieron los plantines de acelga y tomate que les dieron a los chicos de las 10 escuelas primarias participantes, a las cocineras y al personal de las escuelas que con muy buena predisposición usaron las verduras para cocinar. 

Y por último destacó el papel que cumple en todo esto la Cooperativa Rural ALFA. “No sólo se trata de que hace el aporte económico, sino que siempre nos apoya con ideas y con propuestas enriquecedoras”, finalizó la “mamá de la criatura”.

Lo mejor de todo fue que en el cierre quedó en claro que el año que viene el proyecto va seguir. Sin dudas una muy buena noticia.   

El premio, un día en “La Feliz” 

El martes 12 noviembre los alumnos de sexto año de las escuelas 4, 5 y 56 se fueron a pasar el día a Mar del Plata como premio por haber sido sus huertas las ganadoras del concurso que se implementa dentro del programa “Sembrando Futuro”. En total viajó a La Feliz una delegación de unas 60 personas. 



Los chicos fueron al Museo Mar, luego se los invitó con un almuerzo en Mac Donald’s, que cerró un sector del local para que estuvieran más cómodos, y más tarde visitaron el puerto y la rambla y la peatonal.

El viaje tuvo un plus emocional para los chicos de la Escuela 5, que hace casi dos semanas se incendió, y pudieron disfrutar de un día de fiesta.