Policiales

.

Le roban por segunda vez en tres meses

26|11|19 11:39 hs.

Los trabajadores parecen ser el blanco preferido de los ladrones en Tres Arroyos. Después del dramático episodio del sábado por la noche en el barrio Boca, donde una mujer sufrió una sustracción y el incendio de su vivienda mientras trabajaba en una pensión, ayer, la noticia fue el hecho sufrido por Ceferino Moreno. El empleado de seguridad privada al que, por segunda vez en tres meses, le volvieron a robar en su quinta de avenida Moreno al 1800. 


Para entrar a su casa, los delincuentes cortaron los barrotes de una reja que el mismo Moreno había soldado tras el primer hecho delictivo sufrido el pasado 1 de agosto, cuando sujetos desconocidos le llevaron 90.000 pesos producto de la venta de un auto y una carabina. 



En aquella oportunidad, su madre estaba en otra dependencia vecina junto a su hermano, quien en la madrugada de ayer no escuchó nada aparentemente a raíz de la acción del viento.

“Se llevaron una amoladora, una agujeradora y ropa, además de hacer un desorden terrible adentro”, le comentó Ceferino Moreno a LA VOZ DEL PUEBLO acerca de las herramientas que ayer notó que le faltaban tras revisar el enorme desorden que le dejaron dentro de su casa, “(después del primer robo) compre la amoladora nueva, una de marca común, y una agujereadora de 16 mm, usada pero buena”, comentó, antes de compartir su escepticismo de cara al futuro esclarecimiento del episodio delictivo que le tocó sufrir. 




“Vos te perdés toda la mañana haciendo la denuncia, pero aparece nada. La policía hace lo que puede, no le vamos a echar la culpa a la policía, pero acá, a mí ya me agarraron de gil”, objetó molesto.

Cansado 
Ahora, en una pausa de las reparaciones que hacía en su casa para hablar con este diario, Ceferino lucha con los efectos de su indignación para afrontar lo que se viene, “acá lo único que se puede hacer es hacer que (los ladrones) se lleven una sorpresa bien grande. Porque esta es mi casa. No tiene que entrar nadie, de día, ni de noche. Yo no molesto a nadie, trabajo todas las noches, de lunes a lunes. Ahora tuve que pedir una semana de vacaciones para arreglar todo acá. Yo pierdo, no solo plata, tiempo también”, dijo y agregó, “yo no soy de decir ‘los voy a esperar con una escopeta’, pero me cansaron y algo tengo que hacer. Encima, si hago algo, el que va en cana soy yo. ¿Derechos humanos para quién? Derechos son los que no tengo yo”. 

Para Ceferino, los responsables del faltante sufrido no son solamente las personas que entraron en su casa, “¿sabés lo que me cuesta a mí esto? Vinieron a buscar plata. ¿Qué plata? Si me robaron lo poco que tenía hace tres meses. Pero como ellos no trabajan, viven del robo, no saben nada. Y también está el otro, el que compra. Ese es peor, porque sabe que está comprando algo robado”.

Ya sobre el final, Moreno compartió una reflexión más sobre la manera en que este episodio golpea su vida, “todo lo que hice, lo hice trabajando. Andá a preguntar en el barrio Quilmes quién es el negro Moreno. Juntando platita para hacer la casa, privando de cosas a mi nena chiquita ¿para qué? Para que vengan estos hijos de remil p…. Pero no te dejan”, concluyó.   

Te interesaría leer