Sociales

Gigante Stereo

El regreso de Plan B

01|12|19 11:52 hs.

Por Emanuel Fredes Pacheco


El 2019 ha sido un año atípico en la vida de los Plan B. El tributo tresarroyense a los míticos Soda Stereo venía creciendo a pasos agigantados: shows multitudinarios, giras a nivel nacional e invitados de peso eran moneda corriente en la vida de este grupo que conforman Gustavo Sabatini en teclados y coros, Darío Hiriart en guitarra y coros, Kevin Chalde en batería, Diego Buzzi en bajo y Billy Wilson en guitarra y voz. Y cuando parecía que el camino del éxito se ensanchaba y se transformaba en una autopista, el temblor sacudió a la banda, que estaba a punto de, por primera vez, anunciar una gira internacional que los llevaría a Chile. 

Un domingo a la tarde, 3 días antes del anuncio de la gira y como si fuera un guiño del destino, Billy Wilson sufría un ACV, el mismo accidente que Gustavo Cerati. 

La incertidumbre se apoderó de todos. Propios y ajenos se hicieron eco de esta noticia que parecía escrita por un guionista de ficción o un novelista dramático. La agrupación quedó de lado y la amistad se hizo carne (aún más) en cada uno de los integrantes de la banda, que acompañaron a Billy en Tres Arroyos y, luego en su traslado a Bahía Blanca, donde poco a poco, comenzó a mostrar señales de avance. 

Cuando pase el temblor 
Pero Billy demostró su fortaleza y empezó a mejorar. El cantante se repuso de este delicado accidente y, cuando parecía imposible, comenzó a dar pasos agigantados en su recuperación, llegando incluso a tocar la guitarra luego de pocas semanas. Y con semejante respuesta, la banda no se quedó atrás y empezó a soñar con su vuelta. El imaginario del grupo hizo de las suyas y rápidamente puso manos a la obra para preparar su regreso, el cual será el próximo 26 de diciembre, nada menos que en el Gigante de Huracán, gimnasio donde Soda Stereo presentó “Canción animal” allá por 1990.

- ¿Cómo se vivieron los primeros encuentros después de lo que le sucedió a Billy? 
Gustavo Sabatini: - Muy contentos por la recuperación de él. Yo en lo particular percibí que estábamos intactos, con la energía de siempre… la música nos unía de nuevo.   

Diego Buzzi: - Fue algo rarísimo para mí. Me costó entender lo que estaba volviendo a suceder. Nos reencontramos los 7 que íbamos a girar por Chile tres semanas después del ACV de Billy. Como si necesitáramos retomar por donde habíamos dejado. Para todos los demás fue, en cierta medida, reencontrarnos también con nuestros propios instrumentos, que habían quedado en stand by después del accidente.

Kevin Chalde: - Lo vivimos con mucha emoción y alegría ya que la recuperación de Billy superó nuestras expectativas en todo sentido; realmente nos dimos cuenta de que podíamos seguir como antes con el proyecto.

Darío Hiriart: - Fue increíble... yo ya lo pude ver cuando lo llevaron a Claromecó. Tomamos mate y hasta cantó un poco. Cuando nos fuimos, me pidió que le dejara la guitarra en la cama, así que se sentó y se quedó tocando un rato. Eso nos hacía pensar que las ganas estaban intactas.

Billy Wilson: - Los primeros encuentros fueron prácticamente para ensayar. Los chicos me dijeron: "Sin presiones, tocá lo que puedas", pero el primer ensayo fue conmovedor porque sentimos desde el primer tema que se podía. Pero desde mi lugar, en cuanto a mi recuperación, los chicos se comportaron como familia.

- Antes de que Billy sufriera el ACV, se los veía más consolidados como grupo humano, parecían estar creciendo desde esa forma. ¿Qué repercusión tuvo ese hecho en la banda? ¿Los unió aún más qué antes?
GS: - El accidente supuso incertidumbre durante un tiempo, que por suerte fue breve. Sentimos que fue un milagro o algo parecido el hecho de que él pudiera sobrevivir a un accidente tan importante. Creo que este acontecimiento sin embargo no cambio nuestra energía como grupo sino que un poco nos aleccionó sobre lo frágil de la vida. 

DB: - Estábamos en un momento grandioso, sinceramente. Muy afianzados desde lo musical, con muchos shows cada vez más importantes para nosotros, y con proyectos por delante que se empezaban a materializar. Aún no habíamos tocado por primera vez en Chile y ya teníamos ofertas para volver a tocar en Santiago un mes después. Humanamente estábamos muy unidos, afianzando más nuestras amistades, y tramitando cada vez mejor nuestras diferencias. Sin duda que este hecho nos unió más, porque nos conectamos desde un costado que quizás no conocíamos tanto de nosotros mismos: la tristeza, el miedo, y también la esperanza. Nos apoyamos entre nosotros en momentos muy críticos, en donde todos los pronósticos eran malísimos, y ya nos conformábamos con que Billy se mantuviera con vida, en las condiciones que fuera, para acompañar a sus hijos. Esa era la prioridad, y Plan B era realmente un plan b. 

KCH: - Creo que ahí nos dimos cuenta lo unidos que estamos y lo que sentimos si a alguno de nosotros nos pasa algo. Fuimos en todo momento muy unidos y serviciales para lo que Billy y su familia necesitaran, viajamos todas las semanas a verlo a Bahía Blanca. Somos muy unidos y compañeros. 

DH: - Fue una situación horrible… las primeras horas en el hospital fueron para el olvido, los médicos nos decían que no podían hacer nada más y esperábamos lo peor. Por suerte todo salió como esperábamos. 

BW: - Yo creo que el grupo humano se fortaleció aún más durante las giras… la convivencia te mata o te fortalece, por suerte en este caso fue lo segundo. Es que en tantos años hemos compartido desde nacimientos de hijos, las buenas y las malas, y eso te transforma en familia, y después de esto no se si nos fortaleció más; lo que pasó es que comprobamos que en lo humano el grupo es sólido. 



- Están preparando un show de muy grandes dimensiones después de pasar el momento más duro cómo banda. ¿Cómo se están desarrollando los ensayos? 
GS: - Estamos refinando algunas partes de cada tema de la lista. Elegimos un repertorio popular que sea del agrado de todos. 

DB: - Con mucha alegría, distendidos, y confiados. Nos conocemos muy bien musicalmente, y seguimos comprobando que la cosa se arma y funciona. 

KCH: - Los ensayos los desarrollamos en base a nuestros tiempos y distancias ya que Diego y Billy viven en otras ciudades y hay que coordinar todo muy bien, pero por suerte somos muy organizados a la hora de ensayar y todo fluye excelente para este show. 

DH: - Los ensayos vienen muy bien, tratamos de exigirnos desde el primer encuentro y hacer listas completas, como si fuésemos a tocar pronto. Había pasado mucho tiempo desde que tocamos por última vez. 

BW: - Ya estamos acostumbrados a asumir fuertes compromisos, desde los shows en el teatro hasta las giras que requieren de mucho trabajo previo y organización, lo que hace que tengamos comunicación a diario y cada uno tenga diferentes tareas. Los ensayos siempre tienen la principal dificultad que es vivir en tres localidades diferentes, coordinar un encuentro es complicado, pero igual lo hacemos como cada vez que afrontamos un show importante.  



- ¿Cómo surgió la idea del Gigante? ¿Por qué el Gigante? 
DB: - Hace varios años, después del show de “In The Flash” ahí, en el que tocamos con el Ruso (Sabatini) y Darío (Hiriart), siempre tuvimos la idea de tener nuestra oportunidad con Plan B ahí, porque es el lugar histórico de la ciudad donde Soda dio su único show en 1990 en su gira Animal. Billy impulsó esta idea muchas veces, pero el Teatro Municipal nos parecía un lugar un poco más posible para nosotros, por sus dimensiones y las condiciones técnicas para tocar ahí. Durante algunos años varios sentimos que el Gigante nos quedaba gigante. Esta vez sentimos que quizás, si todo se da tal como lo planeamos y un gran trabajo de producción de 8 personas da sus frutos, quizás podamos dar un show a la altura de las circunstancias. 

GS: - Tres de nosotros tuvimos la experiencia de haber tocado ahí hace siete años con “In The Flash” y nos parece que era el evento que debíamos lograr concretar. Esto que le sucedió a Billy fue un puntapié importante para tomar fuerza y proponerse tamaño objetivo. 

DH: - El Gigante siempre fue un anhelo, desde que empezamos… todos sabíamos que ahí tocó Soda y fue uno de los shows más importantes que tuvo la ciudad, la idea también es recrear un poquito de lo que fue esa noche. 

BW: - Tanto la idea de los teatros como la del Gigante llevaron mucho tiempo de maduración; todos los años decíamos: "El año que viene"… este año teníamos pautados varios shows en Chile y nos parecía justo terminar el año en el Gigante. Obviamente lo que me pasó no nos permitió hacer lo de Chile, donde ya teníamos todas las fechas arregladas, pero cuando volví nos pareció una buena forma de celebrar, hacer el Gigante, un lugar que por otro lado fue el único de Tres Arroyos donde tocó Soda Stereo hace casi 30 años. 



- ¿Cómo surgió la idea de colaborar con instituciones?
DB: - Sabemos que hay un contexto económico muy difícil, y que muchas instituciones tienen serias dificultades para sostenerse incluso en temas básicos como pagar alquiler, gas, luz, etc. Ya hemos dado shows anteriormente en los que colaboramos con algunas instituciones como Coadis o el Centro de Día Caminemos Juntos. Sentimos que ésta era una oportunidad para hacer partícipes a esas y muchas otras, con las que de una u otra manera tenemos relaciones personales algunos de nosotros. La reacción de absolutamente todas las diez instituciones ante la propuesta fue maravillosa: aceptaron inmediatamente. 

GS: - Nos pareció importante incluirlos como parte del evento debido a la crisis económica existente y las carencias que siempre sufren. Además los eventos de tal envergadura deberían todos tener alguna instancia solidaria. 

DH: - Creemos que deberíamos aportar un granito a las instituciones que tanto trabajan en la ciudad. Además de los shows que hemos hecho a beneficio creemos que esta vez también es una buena ocasión para colaborar nosotros y la gente. 

BW: - La idea de las instituciones surgió naturalmente y no es la primera vez, siempre es gratificante poder colaborar; elegimos nosotros algunas y después sumamos las sugerencias de amigos. 

- ¿Qué significado tiene para ustedes poder realizar este show? 
GS: - Representa la culminación de una serie de objetivos concretados. Sentimos que necesitamos lograr un show multitudinario apostando a algo mayor y más complejo técnicamente. 

DB: - Significa apostar a producir el show más grande que podemos dar como grupo en nuestra propia ciudad, ahí mismo donde grupos grandes como Soda Stereo o La Renga han compartido su música. Es un desafío increíble, y sentimos que tras la milagrosa recuperación de Billy no había lugar para excusas para no intentarlo o seguirlo postergando, había que poner manos a la obra. 

DH: - Es muy importante para nosotros poder realizar un show este año, sin importar donde sea… el subir a tocar con nuestro compañero después de lo que le pasó es una forma de festejarlo. A su vez, no sólo es por las ganas de festejar, hay muchas ganas acumuladas de tocar las canciones de Soda juntos y pasarla bien… no estábamos acostumbrados a tanto tiempo sin tocar arriba de un escenario. 

BW: - El significado de este show quizás sea congregar a todos… la gente ya nos vio en muchos lugares, y de alguna forma es una devolución, porque hacemos una puesta técnica mucho más grande y queremos que se transforme en una celebración. Sé que mucha gente estuvo pendiente y hasta dijeron una oración; bueno, de mi parte este es el agradecimiento. 



- ¿Creen que la pronta recuperación de Billy y la vuelta a los escenarios será un envión de cara al futuro? 
DB: - Sin dudas, tenemos numerosos proyectos ambiciosos por delante, y hay una energía renovada para encarar lo que viene. 

GS: - Sin dudas. 

BW: - Sin dudas, y quiero agregar en cuanto al grupo humano… la cara visible somos nosotros cinco que subimos al escenario, pero Seba Prieto, Mati Elcuaz y Claudio Bocanegra hace tiempo que son parte de esta familia, y parte activa a la hora de organizar estas cosas.