Sociales

Ha llegado a su año de vida con un vasto recorrido

Juego de Damas, un año a puro vértigo

08|12|19 12:44 hs.

Juego de Damas está cerrando un año vertiginoso. La agrupación, que nació en 2018, ha recorrido una gran cantidad de escenarios en este poco más de un año de vida y su nombre ha comenzado a resonar. 


Y para no perder el ritmo, la banda que repasa covers del rock nacional de las décadas del ‘80 y ‘90, se prepara para cerrar el año con tres shows a puro rock: hoy tocarán en el aniversario de De la Garma, el 28 se presentarán en el bar Berlín en Necochea y el 29 harán lo propio en la cervecería Siciliana. 

Adelantando un poco de lo que sucederá en estas fechas y haciendo un balance de lo que pasó, Emilio Cereijo, bajista; Diego Adamo, tecladista y guitarrista; Rocío Tosetti, cantante y Cristian San Román, guitarrista y corista de esta banda que completan Leo Ballone en batería y Julieta Maurette en voz, charlaron con LA VOZ DEL PUEBLO. 

“Arrancamos en noviembre, el 10 de noviembre de 2018, y sí, tocamos un montón”, dice en el comienzo Rocío Tosetti, quien agrega que “al principio estaba medio parada la banda pero después empezó la seguidilla. En este año hemos estado dos veces en Reta, en la Siciliana, en la Biblioteca Campano, en el festival por el Día del Niño en la Biblioteca Campano y en el patio de Classico” cuenta, por nombrar sólo algunas de las presentaciones.

- Comenzaron con un show en La Casona de una idea que partió de Daniel Sáez y luego tomaron vuelo propio, siguieron su camino… 
Rocío Tosetti: - Sí, medio que nos quedamos después de la primera fecha y después pensamos que “estaba bueno”, entonces arrancamos. En el medio tuvimos un cambio de guitarrista, de Javier Stiglich a Cristian San Román. 

Diego Adamo: - De hecho Julieta había dicho primero que no y después se entusiasmó cuando pasaron un par de meses sin ensayar. 

Emilio Cereijo: - La llamamos para que esté en una fecha más y después de eso se enganchó. DA: - Me parece que lo lindo, lo original del producto, es que haya dos chicas al frente... esto de hacer covers de rock, de tener esa empatía con la gente, de hacerles escuchar algo que les es familiar y, en esta versión, está bueno. 

El grupo, lo mejor 
Juego de Damas suena bien y la gente disfruta con sus shows. Las presentaciones son naturales y espontáneas y ese mensaje llega. “Arriba del escenario somos iguales que en la sala de ensayo” afirma Rocío, explicando un poco a qué se debe esa empatía. Pero más allá de mantener la personalidad de cada uno, la clave está en el grupo humano. “Cuando fuimos a tocar a Reta para la primavera era un día hermoso y, amén de haber tocado, nos la pasamos tomando mate en la playa, charlando… se da algo más”, dice Diego Adamo. “No somos nosotros 6, son todas las familias nuestras que también salen todos atrás nuestro a compartir… eso está buenísimo” concuerdan. 

Repertorio 
La banda tiene como fuerte manejar un repertorio en el que están los clásicos del rock argentino de los 80 y los 90. En este año de vida, la banda ha ido sumando canciones, aunque, según cuentan, mantiene la línea. “Lo de hacer temas de los ‘80 y ‘90 se mantiene, lo de hacer temas en castellano se mantiene, lo que hemos ido encontrando es que hay cierto repertorio que en determinados lugares, como en festivales aniversario, invita más que otro”, cuentan. Cristian San Román explica que hoy en día, la banda se “preocupa en elegir qué es lo que va mejor para cada momento”. 

Pero para poder tener esa libertad de decisión y cambio, el grupo debe poseer un amplio abanico de posibilidades. “Creo que hay 34 temas” dice Rocío, quien cuenta que “venimos con esta seguidilla de presentaciones y nos abocamos más al ensayo. Ayer miraba la lista y pensaba que hay muchos temas que dejamos hace un montón y que, cuando pase esta seguidilla, vamos a retomar. Igualmente siempre estamos tirando temas nuevos”. 

Cambio 
En este tiempo, la banda tuvo un cambio de guitarrista, ya que se fue Javier Stiglich e ingresó Cristian San Román. Consultados sobre cómo afrontaron este cambio, sostuvieron que “el aporte de Cristian tal vez es menos pop y un poco más rock… los temas tienen como otro ‘power’ cuando un guitarrista le mete ese tinte rockero. Tiene otra impronta… además incorporó la guitarra acústica que casi no la usábamos”. Cristian en tanto, se muestra entusiasmado y cuenta que “la banda hace todos temas muy conocidos, entonces ya la mayoría uno los tenía escuchados y hasta algunos los sabía. Yo los había ido a ver y me había gustado mucho la banda, me sentí cómodo en ese momento y cuando ingresé, sabía que me iba a sentir cómodo. Después, uno tiene su impronta… yo no saco los temas de punta a punta sino que me fijo cómo es la armonía y después los toco a mi manera, trato de divertirme”. 

Esta reversión que hace el guitarrista, es algo que la banda también practica. “Ya que el hecho de que las canciones estén cantadas por chicas obliga a reversionarlas, a cambiarlas un poco”, dicen. 

En el cierre de la charla, el grupo agradeció “a la familia, a Carlos Palma que nos llevó a un par de lugares y promovió el show de la Campano que a nosotros nos sirvió como plataforma para saber que esto sale” y a los “amigos que siempre están para dar una mano cuando es necesario”.