Para beber o rociar sobre el cuerpo. Griselda Donatucci mostró su kit de agua de mar

La Ciudad

Griselda Donatucci, tras su paso por Reta

“Alguien tenía una persona en su historia que tomó agua de mar”

10|12|19 19:31 hs.

Como terapeuta holística experimentada hace diez años descubrió, en los videos del veterinario español Angel Gracia, un nuevo norte en su vida y hoy se dedica a divulgar los beneficios del agua de mar, un recurso natural que los tresarroyenses tenemos a mano. 


Para saber cómo utilizarla, un grupo de prestadores de servicios turísticos de Reta la invitó para que en el transcurso del fin de semana pasado realizara talleres, para enseñar las diferentes formas de sacarle provecho en beneficio de la salud humana. 

Entre las actividades realizadas, Griselda enseñó a las personas que se le acercaron a “preparar el agua de mar en forma de bebidas isotónicas, o enseñarles cómo pueden usarla de modo agradable por medio de ejercicios de cata y degustación con jugos de naranja exprimidos que enriquecen el sabor y potencian sus nutrientes”. 



En bebidas y alimentos 
En una entrevista que concedió a La Voz del Pueblo antes de partir de Tres Arroyos contó también que con el agregado adecuado de agua de mar sobre “jugos verdes, caldos y licuados éstos son enriquecidos y potenciados en sus sabores, como así también en los alimentos”. 

Rescató como anécdota que el esposo pizzero de una de las asistentes presentes en el taller realizado en Reta, accedió a hacer la prueba en sus recetas de 40 años de profesión. “Lo grabé haciendo la fainá con agua de mar, él hizo la degustación y le pareció que no había diferencia. Esas prácticas son muy motivadoras. La gente deja de tener prejuicios y comienza a llevarla a su mesa”, afirmó.

La novedad 
Durante la estadía de Griselda en Reta, confió que ocurrieron un par de cosas que la “sorprendieron”. Por un lado gente joven que me contó sobre abuelas, tías, o familiares fuera del país, pero fue una constante que “alguien tenía una persona en su historia que había tomado agua de mar”. Pero también explicó que fue a verla “gente que vive en otros pueblos y que toma agua de mar que recolecta de la playa y que ve mis videos y se enteraron por las redes sociales de mi llegada”. 

Despejar dudas
Conociendo de antemano que su consumo o su simple utilización puede generar prejuicios, aclara que acostumbra a recomendarle a las personas que busquen información. “Siempre ofrezco que vean la investigación que hay en el mundo, no hablo de lo mío o de la gente que entrevisté. Al que necesita estudios científicos le mando la dirección donde los puede ver, al que necesita saber cómo usarla también le mando esa información”, sostuvo Griselda apoyándose para ello en la gran base de datos que el mundo tiene a mano con internet. 

“La capacidad que tengo es de acercarles la información general que vengo manejando en estos años que es bastante amplia y para que la persona -de acuerdo a su interés- haga su investigación”, confió la mujer que sobre todo le interesa la calidad de vida de las personas mayores y especialmente de quienes viven cerca del mar.

“El agua de mar tiene 128 elementos de la tabla periódica, científicamente comprobados entre 85 y 95, eso significa que todos los minerales que tiene son los que nuestras células tienen en su medio interno y esos minerales están proporcionados perfectamente”, sostuvo al momento de describir las cualidades naturales que vuelven especiales a los tratamientos que se hacen con el recurso. 



Utilidades 
Entre otras, Griselda enumeró alguna de las utilidades que tiene el agua de mar debidamente filtrada y que para ser bebida debe hacérselo diluida. “Un dedo de agua de mar en un vaso con agua mineral o jugo” es la medida que ella misma recomienda para un consumo cotidiano. 

Pero indicó que también pueden hacerse nebulizaciones al reemplazar a la solución fisiológica -que es salina- y hasta inyecciones, sin diluirla, en casos de problemas de salud graves. También mostró cómo la utiliza pura con rociadores sobre la piel, para limpiarse las manos, o sobre zonas afectadas por enfermedades como la osteoporosis con compresas mojadas y posteriormente humedecidas con agua de mar pura. 

“Si la gente tiene acceso a internet, que busque los orígenes de la talasoterapia; sobre el fisiólogo y naturalista francés René Quintón, que se informe sobre lo que hay hoy en día sobre el uso de agua de mar, hay cientos de videos, yo tengo 500 con testimonios de distintos países y médicos; que las bibliotecas tengan libros con información que le llegue a la población, sobre todo para aquel que busca mejorar su salud”, expresó Griselda en declaraciones a este diario, mientras sostuvo que el uso del agua de mar también responde a que en la actualidad hay “una gran masa de gente que nos estamos permitiendo dudar de las ‘grandes verdades’”.