La Ciudad

Dará una conferencia para socios de la Cámara Económica

Juan Bautista Segonds: “Somos lo que hacemos y también lo que dejamos de hacer”

12|12|19 11:45 hs.

Juan Bautista Segonds brindará una conferencia mañana a las 20 en el Teatro Municipal, destinada a socios de la Cámara Económica. “Sólo cambié mi actitud y todo cambió”, es el nombre que tiene la presentación. 


“Hoy entiendo que soy el mensaje”, expresó en una entrevista concedida a La Voz del Pueblo. Su vida, las acciones que lleva adelante, son un testimonio. Es el presidente y fundador de la fundación Rugby sin Fronteras; el Papa Benedicto XVI lo nombró “Mensajero de la paz” y también fue recibido por el Papa Francisco; se desempeñó como entrenador holístico del equipo argentino de tenis que ganó la Copa Davis en 2016, cuyo capitán fue Daniel Orsanic. 

Rugby sin Fronteras lo creó con Gustavo Zerbino, sobreviviente del "Milagro de Los Andes" y Fernando Vela (Ver recuadro). Indicó, en el inicio de la conversación con este diario, que “el título de la conferencia dice mucho acerca de lo que vamos a hablar. Esto de que cambié mi actitud y todo cambió. Tiene que ver con recuperar el poder básicamente. Vamos a estar compartiendo en la conferencia un montón de herramientas que a mí me permitieron resignificar mi vida. Iluminarla, en un sentido que me trascienda”. 



A partir de su propia experiencia, expresó que “los cambios son de la piel para adentro. De la piel para afuera todo siguió siendo igual e inclusive peor. De la piel para adentro era donde estaban los verdaderos secretos, yo sentí quien era, que era, cual era mi propósito en la vida. Desde ahí empecé a tomar decisiones correctas”. 

Un aspecto clave es “empezar a tomar decisiones de qué estamos haciendo con nuestra vida y nuestro poder ¿a quién se lo estamos dando?. Desde que me hice protagonista de la historia de mi vida empecé a decidir en qué núcleo vivir”. 

Describió el entorno más inmediato, que cada uno puede generar, y dijo que “en el metro cuadrado que habito le garantizo a todos los que lean esta nota o escuchen mi conferencia, que hay una Argentina sin grieta, cien por ciento honesta, acá no hay corrupción. En este metro cuadrado es una Argentina solidaria, que tiene todas las oportunidades del mundo para seguir evolucionando cada día”. 

Es la manera en que honra al país que recibió a sus abuelos, vascofranceses e italianos, que escapaban de la guerra. Se instalaron en la zona de Hinojo, partido de Coronel Suárez. “Hoy le abrimos las puertas a quien quiera venir del mundo para que estudie en nuestros colegios o se atienda en nuestros hospitales. Me siento bendecido en este país en el que nací. Una cosa es dar un mensaje y otra cosa es ser el mensaje. Y hoy entiendo que soy el mensaje. Es como me siento”, afirmó.

El otro
La expresión de ideas, el enunciado, la declamación, pueden ser muy firmes y convincentes. Sin embargo, dejó en claro que “las acciones son las que cambian las cosas. Somos lo que hacemos y también lo que dejamos de hacer. Siempre digo que una acción, por más pequeña que sea, es más importante que la intención más grande”. 

Es un agradecido al rugby. “Me permitió tener un marco de contención, de aprendizaje continuo de lo que era el esfuerzo, la superación, el autocontrol, sobre todo el trabajo en equipo - expresó-. La importancia del otro, de saber que todos somos importantes”. 

Sus vivencias con el tenis, como entrenador holístico del equipo argentino en la Copa Davis, le dejaron un gran aprendizaje. Recordó que “se ganaron doce puntos en cuatro series. Podés ganar hasta cinco puntos en una serie, ganamos en este caso tres en cada una, no nos sobró ni medio punto” y enumeró los aportes que hicieron en este resultado Federico Del Bonis, Leonardo Mayer, Guido Pella y Juan Martín del Potro. Planteó: “¿Cuál de esos puntos es más importante que otro? Ninguno. Un solo punto que no hubiésemos tenido, no tendríamos la Copa Davis. Es la importancia del equipo, salir de esa Argentina maradoniana en la que uno nos tiene que salvar a todos. Recuperar el poder”.

El enfoque holístico implica entender a la persona como un todo y no circunscribirse a una parte. Juan Bautista Segonds sostuvo que “en nuestra creencia el ser humano tiene cinco cuerpos. El físico, psicológico, emocional, energético y espiritual. Todo eso es el ser humano. Cada uno de nuestros cuerpos tiene un desarrollo de muchísimos años de aprendizaje, cuando hablamos de deporte nos ocupamos de la parte física y hasta por ahí nomás de lo mental. Pero es fundamental lo emocional, lo energético, lo espiritual, para entender que somos lo mismo y que las herramientas nos van a permitir cumplir con nuestro propósito”. 

Con las empresas 
Hizo referencia a la tarea que lleva adelante para empresas. “Tenemos un formato que se llama entra un grupo sale un equipo. Creemos que somos equipo, porque estamos dentro de la misma empresa. Pero el 70 u 80 por ciento de la energía en Pymes y empresas multinacionales se consume en las luchas internas”, manifestó. 

Compartió los indicadores de una encuesta, con datos que son concluyentes. “Se hizo el año pasado, a mil personas -puntualizó-. La pregunta fue: ‘Si yo te regalo 20 millones de dólares ¿vos seguirías trabajando en lo que estás trabajando?’ Dijeron que no 986. Lo que dejó esa encuesta, es fuerte lo que voy a decir, es que estamos en una sociedad prostituida, hacemos cosas que no nos gustan a cambio de dinero”.

En este contexto, reflexionó: “¿Todo el mundo puede cambiar su trabajo? Probablemente no. Lo que sí puede hacer es resignificarlo, volver a elegirlo, iluminándolo y dándole un sentido distinto. Es lo que nosotros hacemos, darles herramientas a las personas para que puedan transformarse, más allá de que sigan haciendo lo mismo”. 

Para Juan Bautista Segonds, un punto de partida es “entender que somos importantísimos, 44 millones de jugadores del mismo equipo o 7800 millones de seres humanos de la misma especie. Es hora de empezar a ocupar nuestro lugar y hacer nuestra parte. Sacar lo mejor de mí y de aquellos con los que yo me cruce, el valor de una vida se mide por la cantidad de vidas que puede haber tocado en este plano, conectarlos con su mejor versión”. 

Dijo que “recibimos propuestas de todos lados” y aceptan cuando ven “que están dadas las condiciones”. Señaló, a modo de ejemplo, que “estuvimos colaborando con Pablo Aimar y Diego Placente con la Sub 17 de fútbol en el último Mundial. Estamos en pos de que el resultado sea consecuencia de un proceso, un mensaje poderoso que nos haga bien a todos”. 

En el cierre de la entrevista, se interrogó: “¿a quién estamos escuchando en nuestro bendito país hace ochenta años? ¿A quienes les dimos el poder? ¿Quiénes son nuestros líderes de opinión? Nadie me tiene que contar como son las cosas. Me ocupo de mi parte, con la fundación apadrinamos 350 chicos en Formosa de la comunidad aborigen Qom, 120 en La Matanza. Todo el tiempo estamos haciendo nuestra parte para dejar las cosas mejor de lo que las encontramos”.