Policiales

Juicio por jurado celebrado ayer en nuestra ciudad

Fallo unánime: Vespa y Di Tulio, no culpables en el caso Allema

13|12|19 23:22 hs.

Por Quique Mendiberri

Los dos tresarroyenses acusados de haber instigado e intentado asesinar a Diego Allema en septiembre de 2018, en un hecho que le generó graves lesiones por las que ya no podrá volver a caminar, fueron declarados “no culpables” por el Jurado ante el cual fueron sometidos a juicio ayer. 

Se trata de Clever Di Tulio (31) y Braian Luis Vespa (21) quienes durante toda la jornada de la víspera fueron sometidos a juicio acusados de “homicidio calificado en grado de tentativa”, en perjuicio de Diego Oscar Allema, quien ayer terminó siendo expulsado de la sala por el juez Gabriel Giuliani, a raíz de su conducta durante la presentación de la prueba testimonial.

Fue una jornada con algunos testimonios estremecedores. Dieciocho testigos, entre los que hubo policías, familiares de los imputados y de la víctima, como así también los mismos imputados, describieron un nuevo ejemplo del mundo marginal y el infierno de las drogas. 

Vespa había llegado al juicio en libertad, acusado de ser el autor material de los disparos que dejaron en silla de ruedas a Allema, quien aseguró haberlo conocido por sus ojos y su voz al momento del ataque, en la tarde noche del 7 de septiembre de 2018. 

Pero ¿cómo nacieron las sospechas de Allema? Según el denunciante, y como posteriormente lo confirmó el imputado, ambos se conocieron en la cárcel de Barker, donde el primero cumplió una condena por venta de drogas y el otro por motivos que no trascendieron. Una vez en libertad, Allema dijo que Vespa le había presentado a Di Tulio, quien lo intentó convencer de vender estupefacientes. Luego de denunciar ante el juez Giuliani la presunta existencia de complicidades de distintas autoridades con la venta de droga en Tres Arroyos, Allema reconoció haberse apropiado de un kilo de marihuana que supuestamente le había dado Di Tulio para vender, quien por estas horas se encuentra alojado en el penal de Saavedra desde hace más de un año acusado de “tenencia de estupefacientes con fines de comercialización”. 

Según Allema, esa fue la cuenta que Di Tulio intentó cobrarse enviando a Vespa a matarlo. 

En ese sentido, la Fiscalía no logró un testimonio que refuerce esa hipótesis, ya que hasta trasladaron a un preso desde Saavedra para que confiese algo que supuestamente había afirmado en la instrucción de la causa vinculado a Di Tulio y su presunta intención de mandar a balear a Allema, pero ayer se desdijo ante el Jurado y negó recordar nada al respecto. 

El precio del crimen 
En ese sentido, Allema y Vespa coincidieron en la existencia de una oferta por parte de Di Tulio para “tirarle unos tiros” al último a cambio de 20.000 pesos y 10 kilos de marihuana, un precio mucho más alto que la cantidad de droga que se consideraba perdida. 


Braian Luis Vespa y Clever Di Tulio


Al referirse a esa oferta, fue donde coincidieron Vespa, su pareja y Allema al recordar una conversación entre ambos previa al ataque, donde se habló de una presunta intención de fingir el ataque, engañar a Di Tulio y quedarse con el dinero y la droga. Precisamente, en esa conversación es donde Vespa vio las razones por las que Allema sospechaba de él, “cree que fui yo porque le fui a decir lo que le estaban por hacer”. 

“Pasaron como un mes y medio, dos meses, y vino de cheto a tirarme un tiro delante de mis hijos”, dijo Allema a su turno acerca de Vespa, en una declaración colmada de llamadas de atención por parte del juez hacia una víctima que se mostró muy enojada con todo el mundo desde el primer momento, como cuando se quejó de su turno para declarar, y cuestionó permanentemente el desarrollo del debate, hasta que finalmente, cuando formaba parte del público y continuaba interrumpiendo, terminó siendo expulsado del recinto por el doctor Giuliani. 

Previamente, tanto Allema como su pareja compartieron los dramáticos pasajes de sus vidas junto a sus tres hijos, a raíz de la inmovilidad que sufre como consecuencia de las heridas de bala recibidas en ese ataque, cuando se encontraba en compañía de uno de sus hijos. 

A su turno, Clever Di Tulio negó ser el líder de una banda dedicada al narcomenudeo, compartió su esfuerzo por salir en libertad formando parte de los pabellones de trabajo en el penal de Saavedra y se refirió a su currículum como empleado administrativo en distintas firmas locales, antes de, según él mismo indicó, aceptar realizar “un pase de manos” de drogas para obtener un dinero extra. Una situación que, además de la privación de la libertad que lo afecta con la prisión preventiva, terminó alcanzando a su novia, quien se encuentra detenida en el penal de Junín, un recuerdo que lo quebró emocionalmente durante su testimonio. 

El veredicto 
Luego de los alegatos de las defensas, a cargo de la doctora Elisa Hospitaleche, en el caso de Vespa, y el doctor Luis Erique Rivera, por Di Tulio, el Jurado se retiró deliberar el veredicto. 



Poco menos de media hora bastó para que, de manera unánime, se llegó a una resolución de “no culpabilidad” sobre ambos acusados. 

Inmediatamente se vivieron escenas de emoción entre los familiares presentes, sobre todo de Vespa, y la satisfacción de sus representantes legales. 

En ese sentido, el doctor Rivera comentó que, “estoy satisfecho porque se hizo Justicia y porque el jurado falló en forma unánime. El jurado votó a conciencia y aplicando el más común de los sentidos, Di Tulio jamás participó, jamás estuvo ahí”, afirmó a LA VOZ DEL PUEBLO anoche en el cierre. 

Junto a él se encontraba la doctora Elisa Hospitaleche, quien ante una consulta de este diario acerca de las razones por las que se logra este veredicto, indicó, “se logra porque la Fiscalía no logró probar la materialidad del ilícito. Esto es probar la existencia del delito. El Ministerio Público vino con pocos elementos, con los que consideraría lograr una condena. Debo ser honesta y decir que la Fiscal que intervino (la doctora Natalia Ramos) interviene en la etapa de juicio, no en la instrucción de la causa, ya que estuvo en licencia durante el transcurso de la misma”, explicó, antes de subrayar que este destino se podía vaticinar durante el desarrollo de la instrucción, “considero que la situación procesal de mi asistido ya había sido adelantada al recuperar la libertad cuando debía dictársele la prisión preventiva. Entonces no variaron los elementos de los que disponía el Ministerio Público”, finalizó. 

Luego del trámite, Di Tulio volvió a ser trasladado al penal de Saavedra donde espera el juicio por “tenencia de estupefacientes para comercializacion” y Vespa se abrazó con su familia para retirarse todos juntos a casa. Allema ya hacía varias horas que se había retirado del edificio.