Al escasear las pasturas y los pastos naturales, las tucuras suelen atacar otros cultivos

El Campo

La Chacra

Alerta tucura: es clave el monitoreo

14|12|19 18:25 hs.

Ante las condiciones ambientales reinantes de escasas precipitaciones y baja disponibilidad de forraje en campos naturales y pasturas, desde la Chacra Experimental Integrada Barrow elaboraron un comunicado describiendo las características de la plaga y ciertas recomendaciones para que el productor tenga en cuenta. A continuación, el trabajo elaborado. 


Las tucuras son insectos parecidos a las langostas que se vuelven peligrosos para la producción agropecuaria cuando la densidad poblacional aumenta considerablemente. Es por eso que se las conoce como especies oportunistas y pueden llegar a convertirse en plagas cuando se produce un estallido poblacional u outbreak.

Los daños los causan debido a su gran voracidad y su preferencia por los campos de pastoreo. Al escasear las pasturas y los pastos naturales, suelen atacar otros cultivos. 

La tucura es un insecto que pertenece al Orden Ortópteros, lo cual significa que presenta “alas rectas”, las que se desarrollan durante el estado adulto. 

En la región pampeana se han identificado más de treinta especies, sin embargo cuatro son las dominantes: Dichroplus Elongatus, Dichroplus Pratensis, Dichroplus Maculipennis y Scotussa Lemniscata. 

El ciclo biológico de la tucura comienza con los desoves que se producen en otoño sobre pasturas, rastrojos o en suelos sin remoción, compactados y con poca humedad. 

La hembra deposita a cinco centímetros de profundidad una espiga de huevos, también llamada canuto. Cada espiga contiene entre 25 y 50 huevos. En este estadío pasa el invierno.

En la primavera, con el aumento de la temperatura del suelo, se producen los nacimientos y reciben el nombre de “mosquitas” que se caracterizan por permanecer agrupadas (fase gregaria). El estadío de mosquita es equivalente a ninfa 1 y ninfa 2 los cuales demoran entre 10 o 20 días cada uno, según las condiciones climáticas. 

Ya cuando alcanza el estadío de ninfa 3 la tucura comienza a alimentarse con gran voracidad y se dispersa activamente, denominándose “saltona”. 

Este estadío puede durar entre 45 y 60 días según las condiciones climáticas y el alimento disponible. Aproximadamente durante el mes de diciembre, después de la tercera muda llega al estado “adulto”, con sus alas funcionales y su aparato reproductor desarrollado. 

Las tucuras en este estadío son llamadas “voladoras”, con la característica que la hembra es de mayor tamaño que el macho, siendo altamente perjudiciales.

Tener en cuenta 
Al momento de realizar el monitoreo se debe tener en cuenta que la tucura: 
- Prefiere suelos compactados para desovar. 
- Es polífaga, se la puede encontrar en pastizales, pasturas, cultivos de verano, etc. 
- Situación de sequía agrava la voracidad de la especie, dada la carencia de pastizales y pasturas disponibles. 
- Revisar lotes en siembra directa y campos ganaderos. 
- Controlar cabeceras y borduras de lote, debajo de alambrados y caminos.
- Es probable encontrar más de un estadío: mosquitas y saltonas.
- Se distribuye por manchones. 
- Detectar presencia de enemigos naturales. 
- Las condiciones de altas temperatura acelera el ciclo de la especie. 
- Monitorear en horas de sol pleno.  

¿Cómo alertar? 
Bajando la Aplicación Alertas SENASA, vía Play Store desde su celular. Esta App permite fotografiar la plaga, georreferenciar el foco y enviar el alerta. O, comunicarse telefónicamente con la Delegación de Tres Arroyos de la Dirección de Fiscalización Vegetal del Ministerio Provincial al 02983-15500971. 


           00000000000000000000000000000000000000000000000000

Controlador Biológico 
Días pasados, la Dirección de Fiscalización Vegetal de la provincia, llevó a cabo en los partidos de Olavarría y Laprida la primera aplicación del controlador biológico para la tucura que permitirá a mediano y largo plazo disminuir en un 50% la población de la plaga para evitar los graves daños que ocasionan a la producción agropecuaria.

El proyecto fue desarrollado íntegramente en el Laboratorio de Sanidad Vegetal de la cartera bonaerense, representando un innovador recurso para la prevención y el tratamiento de la plaga, buscando una solución a esta problemática, disminuyendo los daños en la producción agropecuaria y que al mismo tiempo sea un instrumento ambiental y socialmente sostenible.