Carlos Avila trabajando codo a codo con los empleados del Ente (archivo)

Carta de Lectores

Escribe Carlos E. Bancur

Claromecó: nobleza obliga

17|12|19 15:57 hs.

Señora directora: 


Sin títulos rimbombantes ni palabras de encomios exageradas, quiero hacer mención al accionar en su carácter de director del señor don Carlos Avila. 

Como si fuera un empleado más del Ente Descentralizado Claromecó Servicios Turísticos, sin arrogarse ni pensar siquiera que las tareas que realiza a diario para embellecer nuestro terruño no son su obligación profesional y sólo las realiza por su afán de contribuir a que cada día de tareas sea para el Ente un día de progreso. 

Embellece con su propio esfuerzo y conocimiento a este Claromecó que también es suyo y que estuvo por años olvidado de la parte oficial. Hoy se puede asegurar que con la presencia del señor Carlos Avila nuestro terruño ha dado un salto cualitativo y cuantitativo. 

Compréndase también que al ser el señor Avila director del Ente otras son sus posibilidades de realizar, ordenar, o contratar tareas. No debemos dejar de lado su situación de director. Porque a partir de que Claromecó es autónomo no cabe más la figura de delegado y que por la Ley Orgánica de las Municipalidades, los entes descentralizados deben ser comandados por directores ¿entonces? Debido a esta premisa deberíamos valorar más su actitud de muy buena voluntad para avanzar en los trabajos cotidianos con su propio esfuerzo, sin esperar que el poder central se deba preocupar demasiado por Claromecó como antaño sucedía o debiera haber sucedido, a buen entendedor pocas palabras bastan. 

Bien, como corolario de esta carta de lectores hago propicia la oportunidad para saludar al señor director (no delegado), haciéndolo extensivo a su familia. 

Carlos E. Bancur 
Claromecó