María García, de Pacma, Gonzalo Braceras y Liliana Viejo, de Rotary Club Tres Arroyos, e integrantes

La Ciudad

Iniciativa de Rotary Club Tres Arroyos

Lanzaron Pirotecnia Cero y Orilla sin colillas

21|12|19 09:25 hs.

En el marco de una conferencia de prensa que tuvo lugar ayer por la mañana de dependencias de la Secretaría de Seguridad, el Rotary Club Tres Arroyos, Interact y Pacma lanzaron formalmente dos campañas de concientización. Una de ellas, “Pirotecnia cero”, que se lleva adelante por tercer año consecutivo, y la restante, la denominada “Orilla sin colilla”, la cual se pondrá en práctica en los tres balnearios del distrito. 


A modo de introducción, Gonzalo Braceras, presidente de la mencionada entidad de servicio, destacó el apoyo recibido por la Municipalidad para el desarrollo de las iniciativas, como así también de la ONG Pacma.  “La idea es contarles un poco lo que año a año venimos reforzando que es la problemática que genera en animales, bebés, ancianos y personas convalecientes el tema de la pirotécnica en épocas festivas. Notamos sensiblemente que va disminuyendo bastante el uso de la pirotécnica por dos cuestiones: primero entiendo que es por un tema económico y también queremos creer que es por la campaña que estamos haciendo”, señaló.

En sus apreciaciones, Braceras dijo: “Pedimos que tomen conciencia. Pensemos en los bebés, ancianos, personas convalecientes que tan mal les hace. Y a nuestros animales también”.

Por su parte, María García, integrante de PACMA, manifestó: “Cuando hablamos de pirotécnica generalmente se atribuye más a lo que es un festejo, en realidad es sufrimiento tanto para la persona como los animales, para todos en general. Se han visto casos de perros que han quedado solos en la casa y por el susto han roto ventanas, se han lastimado; les provoca terror, pánico, miedo, estrés, sensación de muerte y temblores”. 

En tanto, brindó sugerencias para que sean tenidas en cuenta por la comunidad. “Desde Pacma, lo más importante es que si pueden tenerlo con ustedes sería ideal. Si no es así, déjenlo en un lugar chico, si es una habitación que se puedan meter debajo de la cama, con un televisor, una radio, música, algo que les bloquee un poco la parte auditiva porque ellos son hasta cuarenta veces más sensibles a esos sonidos. Los aplacaría un poco”. 

Y agregó: “Desde Pacma, decimos que hablemos con los hijos, a veces son motivados por otros amigos a comprar o usar, si revertimos esa parte lo vamos a lograr de a poco. La concientización es básica, lleva su tiempo”.

Orilla sin Colillas 
Por su parte, Liliana Viejo se refirió a la campaña denominada Orilla sin Colillas, idea que tuvo su debut el último verano en Claromecó, puntualmente, durante el Seven Playero de Rugby. “La idea es que la gente que baje a la playa y fume se lleve una latita de esas como para apagar el cigarrillo ahí y después devolverla al atril, que tiene como un colador donde baja la arena y queda la colilla que se va descartando”, indicó. 

“Es pura concientización de la gente, no es una prohibición. Pero tenemos que ser conscientes de toda la contaminación que genera una colilla de cigarrillo, parece muy diminuta pero tarda aproximadamente diez años en degradarse. Cada colilla contamina diez litros de agua salada y cincuenta de agua dulce, aparte de lo que esto conlleva en los peces y las aves”, sostuvo.