Juan Ouwerkerk

Opinión

Opinión

Un ajuste que no cierra

22|12|19 14:00 hs.

Por Juan Ouwerkerk (*)

Se inicia un nuevo Gobierno y nuevamente se habla de un impuestazo brutal que afectará al sector privado, único generador de riqueza legítima. 

Nuestro país es crónicamente deficitario desde hace muchas décadas, básicamente por malas gestiones económicas de políticos de unos y otros partidos. 

Hoy dolorosamente tenemos un 40 por ciento de pobreza en un país donde se producen alimentos para 400 millones de personas, tenemos petróleo, gas, minería, frutas del valle, cítricos del norte e infinidad de producciones más. Sólo el sector agropecuario aportó vía retenciones al Estado en los últimos 18 años 175.000 millones de dólares y seguimos escuchando políticos que dicen que el campo no paga impuestos y no genera mano de obra. 

Aparentemente, contratistas rurales de siembra y cosecha, pulverización, embolsado de cereal, extracción de cereal, molineros, alambradores, camioneros, etc. no tendrían que ver con ser mano de obra generada por el campo. 



Compartimos con Vietnam el triste récord de pago brutal de impuestos sin ninguna contraprestación por parte del Estado. Hoy se le vuelve a pedir al sector que aporte más retenciones, recordemos que hace pocos años por exceso de retenciones se produjo la menor siembra de trigo de los últimos 100 años Los presuntos aumentos de bienes personales, impuesto a la herencia, impuesto a los autos, no cobro de aumentos de los jubilados, aportes de monotributistas, Pymes, industrias, empleados pagando impuesto a las Ganancias por salarios, impuesto al cheque, etc, etc, etc, todo para que lo administre un gigante Estado bobo. 

Los privados estamos ahorcados de pagar impuestos y aparentemente nos ajustaran un poco más el nudo de la cuerda. Hay una sola realidad en nuestro bendito país, el gasto político es sagrado y no se toca, es más, se agranda gobierno tras gobierno, miles de concejales, miles de diputados y senadores provinciales y nacionales, miles y miles de asesores de estos diputados y senadores, en su mayoría amigos acomodados que no podrían asesorar ni en como servir un café. 

Creo que es hora de gestos por parte de ustedes señores políticos. El ciudadano está agotado de pagar


Mientras el pueblo se desangra pagando impuestos, la clase política sigue de fiesta sin distinción de partidos, todos parejitos. Nadie quiere perder su silla, pero creo que está siendo hora de que se den cuenta que esto así no va. En Argentina tenemos 1 político cada 62 personas, 700.000 políticos viven del Estado. En Alemania hay un político cada 546 personas, 150.000 políticos en total. 

Hay ejemplos a tomar, Córdoba reformó su constitución bajo un gobierno peronista, Juan Manuel De la Sota, y transformó la bicameral en unicameral, pasó de tener 133 diputados y senadores a tener 70 legisladores, el gasto fue reducido a un tercio. 

Claro, esto significa que muchos perderían su sillita, y podrán decir que esto no solucionaría los problemas presupuestarios, pero creo que es hora de gestos por parte de ustedes señores políticos. El ciudadano está agotado de pagar, creo que es hora de que el ajuste sea parejo y que el Estado de señales de austeridad. 

(*) Presidente de la Cooperativa Alfa