Nacional

Negó ayer que hubiera un congelamiento

Alberto Fernández anunció que en marzo subirán las jubilaciones

23|12|19 10:46 hs.

En medio de la polémica por la suspensión de la fórmula de movilidad, el presidente Alberto Fernández negó ayer que hubiera un congelamiento en la actualización de los haberes y prometió que en marzo habrá un nuevo aumento para todos los jubilados. 


Asimismo, sostuvo que su gobierno "frenó un colectivo que iba hacia el precipicio" y ahora debe "administrar el caos", al sintetizar la situación en la que recibió el país. 

"No hay ningún congelamiento del salario de los jubilados. Lo único que se cambió es el cálculo de actualización. No quiere decir que se suspendan los aumentos. Acabo de aumentarlas (en diciembre y enero) y en marzo hay un nuevo aumento para todos", dijo Fernández. 

En tanto, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, amplió este lunes que se tratará de una "suma fija" y no de un porcentaje, como se había interpretado a partir de las declaraciones del Presidente. 

Fernández habló ayer en una entrevista que brindó al periodista Luis Majul y que se emitió anoche en el programa La Cornisa. Allí sostuvo que el régimen de movilidad automática "casi incendia la Argentina" y marcó el comienzo del "final de Macri". 

"La fórmula era absolutamente imposible de sostener. A ver si caemos", dijo. Y agregó: "Decir que se anula una fórmula de indexación de los sueldos de los jubilados no quiere decir que no van a tener aumento. ¿Usted cree que estoy loco? El que está preocupado por los jubilados soy yo, no ellos. En cuatro años Macri hizo caer la jubilación un 20% en términos reales". 

El Presidente aclaró, además, que la nueva fórmula de aumentos de jubilaciones deberá estar lista "cuanto antes". 

En defensa de su gestión, Fernández aseguró que las medidas que presentó su gobierno hicieron que los mercados reaccionaran bien "porque ven que hay un programa de crecimiento para pagar". 

Ante la pregunta de por qué envió un proyecto al Congreso para recibir tantas atribuciones, el mandatario señaló que la situación es parecida la de a 2001, y que son para "administrar el caos", al expresar que "lugar donde voy, hay un problema". 

"En aquel momento teníamos 57 puntos de pobreza (2001), hoy tenemos 41 puntos; en aquel momento teníamos una deuda en default y ahora heredamos un virtual default; teníamos un problema de desempleo creciente, que es exactamente lo que viene pasando en los últimos meses; no teníamos un proceso inflacionario y ahora sí", dijo. Y agregó: "Lo que gracias a Dios no tenemos hoy es el estallido social. Todo ocurrió en el momento de la votación y la gente votó un cambio". 

Fernández justificó así que se haya declarado la emergencia en diversas áreas públicas y lo ejemplificó con las políticas del expresidente Mauricio Macri en las tarifas de los servicios públicos. "Macri nos dejó una bomba de tiempo. Si no tuviera esa dificultad, deberíamos dejar liberadas las tarifas para que la gente las pague. Durante los primeros 180 días del año no van a ser modificadas. Vamos a buscar un nuevo régimen tarifario. El actual les sirvió a las empresas de servicios, que dolarizaron sus servicios. El problema tarifario fue resuelto del peor modo", dijo. 

Acerca del malestar del campo por la actualización del sistema de retenciones, el Presidente dijo: "Lo único que hicimos fue actualizar lo que Macri dejó sin actualizar. Yo aprendí de las 125. Dije que segmentemos para que no todos tengan el mismo peso, para que el pequeño productor no tenga que pagar lo mismo que una cerealera. Ese error dos veces no lo cometo. Las retenciones son muy importantes porque nos permiten hacernos de dólares para hacer frente a las obligaciones".

Además, el mandatario afirmó que no subirá las retenciones más allá de los tres puntos que le concedió el Congreso. "No puedo porque tengo un tope de 33 puntos. Lo único que estoy subiendo son tres puntos porque el resto lo puso Macri. Yo no puse nada", dijo.

"La Argentina se quedó con tan pocos dólares que Macri, antes de irse, fijó un cepo muy necesario. La Argentina necesita que vuelvan a entrar dólares. De otro modo, es imposible pensar en hacer frente a las obligaciones que el Estado ha asumido", amplió el jefe de Estado. 

Fernández también se refirió al impuesto del 30% para las compras en moneda extranjera, que impacta en el turismo. "Lo que tiene que saber la gente que viaja para esparcimiento es que hoy en día el dólar es un bien escaso. Como no hay en la Argentina, tiene que estar muy caro. No es que quien importa insumos tiene que pagar el impuesto. Es para el que usa los dólares para viajar, para hacer turismo, para ahorrar en dólares", dijo, y afirmó que hay que "terminar la práctica" del ahorro en divisas extranjeras. (DIB) MCH