La Ciudad

El proyecto del oficialismo fue aprobado ayer

Los votos del peronismo fueron clave para la aprobación del presupuesto

24|12|19 09:25 hs.

Con los votos del Movimiento Vecinal y del peronismo, el Concejo Deliberante aprobó por mayoría el presupuesto previsto para 2020, iniciativa oficial que fue rechazada por el bloque de Juntos por el Cambio en el marco de la sesión especial desarrollada ayer.


La propuesta, que en un principio contempló un aumento de las tasas municipales en dos tramos, uno del 43 por ciento para enero y 15 para abril, finalmente tuvo un ínfimo recorte a partir de un acuerdo político entre el peronismo y el Movimiento Vecinal. Mediante el consenso entre los mencionados espacios quedó establecido que la suba tributaria será en tres fragmentos: 35 por ciento en enero y dos partes de 7,5 por ciento cada una (en marzo y mayo). 

Pero el acuerdo entre el Movimiento Vecinal y el peronismo para que el presupuesto se transforme en ordenanza contempló también la apertura y reasignación de partidas para diversas cuestiones relacionadas con lo social. Habrá un fondo de dos millones de pesos para la construcción de viviendas, como así también existirán una partida para asistencia tarifaria y otra para asistencia alimentaria, para lo cual fue necesario aprobar una ordenanza (ver recuadro). 

Ante esa coyuntura, el bloque de Juntos por el Cambio rechazó los números presentados de la administración central, del Centro Municipal de Salud y de Claromecó Servicios Turísticos; y sólo aprobó los de la Dirección de Vialidad Rural, en lo que significó la única presentación que logró el aval unánime del Concejo Deliberante. 

En tanto, fue aprobada por mayoría, sin el apoyo de Juntos por el Cambio (que propuso una alternativa y fue rechazada), la instrumentación de un programa de regularización de obligaciones tributarias (moratoria).

Defensa oficial 
A la hora de los fundamentos de las respectivas posturas, Claudia Cittadino tomó la posta y defendió el presupuesto final, cuyo monto total consolidado es algo más de 2215 millones de pesos. 



“Fue elaborado en función de las disposiciones vigentes en materia de equilibrio presupuestario y prudencia. Prudencia para la estimación de los ingresos, prudencia para la estimación de gastos, sin dejar de prestar como ya mencionamos los servicios básicos e intentando sostener a nuestro distrito en el nivel de consideración que entre todos hemos logrado”, expresó la presidenta del bloque oficialista. 

Tras haber hecho un minucioso repaso de lo proyectado para 2020 en todas las áreas de la comuna, Cittadino contextualizó: “Comenzamos 2019 con una importante devaluación y como consecuencia una recesión que distorsionó todas las variables económicas y los precios. Nadie duda que la inflación de este año que estamos finalizando supera el 50 por ciento, ubicándola entre las mayores de los últimos años. No es fácil sobrellevar un presupuesto público en estas condiciones”, sostuvo. 

Agregó: “Tampoco es fácil proyectar un nuevo año con los antecedentes descriptos. Lejos de nuestras intenciones está traer a este recinto el análisis político-económico sobre las causas que generaron esta situación, pero es una realidad ya indiscutida. El impacto que provocó la inflación en los presupuestos públicos, privados, de grandes y pequeñas empresas, y mucho más, en las economías domésticas”. 

“La necesidad de actuar con responsabilidad ante esta realidad implica necesariamente una actualización en el valor de los ingresos municipales para poder mantener en niveles razonables en las prestaciones de los diversos servicios. Esto suena antipático, pero no estamos aquí para hacer demagogia, sino para actuar con responsabilidad y hacernos cargo de nuestras decisiones”, fue la defensa puesta de relieve por la concejal vecinalista.

Sobre el cierre de su alocución, Cittadino le dio especial relevancia a la postura tomada por los concejales opositores, principalmente, del Frente de Todos, a la hora de analizar el presupuesto. “Hemos recibido pedidos o sugerencias que han sido tenidas en cuenta. La más importante: la apertura presupuestaria de partidas que su ponderación impactará directamente sobre la calidad de vida de nuestros vecinos, como discapacidad, programa de rampas, programa de adicciones y creación de un programa de viviendas por autoconstrucción, entre otras”. 

Sostuvo sus ideas 
Desde Juntos por el Cambio ratificaron su ya manifestada intención de no evaluar el presupuesto por no contar con información y datos de la Provincia. A su vez, volvieron a dejar sentado su idea para recortar el sueldo del intendente, jefe de Gabinete, concejales y otros cargos políticos en un 50 por ciento, y de dejar sin efecto algunos puestos creados. “Significaría un ahorro de 36 millones de pesos”, expresó Enrique Groenenberg, presidente de la bancada macrista. 

“Esta propuesta equivale a la construcción de diez viviendas sociales solo para el año 2020, más la automatización de los 23 pozos de extracción de agua corriente y a la compra de 300 rampas accesibles en esquinas”, señaló. 



En sus consideraciones, Groenenberg reclamó inversiones para solucionar el problema de la provisión en el servicio de agua y pidió destinar partidas específicas para esa iniciativa. Además, cuestionó los incrementos en la tasa de salud y solicitó rescindir el contrato por la Policía Comunal. En tanto, reclamó obras “que permitan al vecino vivir dignamente”. 

Asimismo, expuso sus cuestionamientos en torno al crecimiento del municipio en cuanto a personal y estructura jerárquica, mientras que además apuntó hacia la cobrabilidad. “Tres Arroyos está creciendo, pero por sobre todo ha crecido en el tamaño del Estado municipal, repercutiendo directamente sobre el bolsillo de los tresarroyenses, de los cuales como siempre, el 65 por ciento somos los que mantenemos todo. El restante porcentaje no paga las tasas. Eso demuestra que el porcentaje de cobrabilidad no está dado por la situación económica, sino por mera especulación de unos cuantos", indicó con respecto a la aprobación de una moratoria. 

Objeciones 
Martín Garate (Frente de Todos) fue el último de los oradores y, en principio, apuntó, al saldo que dejó la gestión del expresidente Mauricio Macri. “Estamos viviendo una situación grave en cuanto a la situación económica, con cifras alarmantes de pobreza, de destrucción de industria y comercio”, indicó. 

Y en ese sentido, el edil sostuvo: “Debemos dejar de lado las diferencias partidarias, que seguirán estando. Hay que comenzar a trabajar para contrarrestar esta triste realidad”. 



El Frente de Todos acompañó al oficialismo y aprobó el proyecto modificado del presupuesto 2020. Lo hizo luego de negociar la puesta en marcha de una batería de ideas propias. 

Sin embargo, desde el espacio que preside Garate, quien en su tono y forma de expresase se mostró menos combativo que en otros debates por el presupuesto en los que tuvo intervención, surgieron algunas objeciones. 

“Creemos que no hay una evaluación respecto al costo de los servicios, por supuesto que deben mejorarse la calidad de los mismos, sobre todo el sector sanitario. Eso debe ser prioridad”, subrayó. 

En sus apreciaciones, Garate le dio relevancia a la creación y reasignación de partidas para temas de alta sensibilidad. No obstante, el concejal le marcó la cancha al vecinalismo. “Esto no es un cheque en blanco. Vamos a controlar la cuestión de las partidas presupuestarias. De todos modos, esto da inicio a un Concejo distinto, que seamos plurales, nunca toda la razón la va a tener el oficialismo ni la oposición”, expresó. 

“No estamos contentos con el incremento de las tasas pero hay que dar la discusión política y financiera. El Presupuesto peronista sería otro porque tenemos una mirada diferente pero el pueblo votó al vecinalismo para gobernar y nuestra responsabilidad es trabajar”, subrayó Garate.    


          --------------------------

Otros temas aprobados

Durante la sesión especial de ayer, el cuerpo deliberativo autorizó licitaciones privadas para la provisión de oxígeno líquido, oxígeno gaseoso, recolección de residuos patogénicos y servicio de lavandería del Centro Municipal de Salud, dos escrituras sociales, la donación de materiales de construcción por parte de Eugenio Simonetti en favor de la delegación de San Francisco de Bellocq. 

Asimismo, se abordó y aprobó la cesión por 20 años de un predio a la Fundación Campo Limpio y Agronomías para la construcción del centro de acopio transitorio de envases de agroquímicos, como así también la ratificación y modificación del contrato de asesoramiento y asistencia técnica entre CONICET y la Municipalidad; y la homologación de los convenios con la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de La Plata.