El estilo gótico bizantino de la Iglesia Nuestra Señora del Carmen

Opinión

Opinión

Turismo y Arte, un dúo prometedor

05|01|20 17:21 hs.

Por Agustina Ortiz (*)


El turismo ha sido uno de los sectores de mayor expansión durante los últimos años. El surgimiento de nuevos destinos, la reconversión de los ya existentes y la consolidación de acercamientos científicos a este fenómeno social constituyen una muestra de su crecimiento cualitativo y cuantitativo en el ámbito mundial. El comportamiento de la demanda y preferencias de los viajeros continúa expresando un amplio espectro de motivaciones, significando distintos tipos de turismo, entre los que se encuentran: recreativo, de negocios y convenciones, familiar, el ecológico y el cultural. 

Actualmente la heterogeneidad del público que representa el turismo, en cuanto a sus gustos, posibilidades económicas, accesibilidad, y otras muchas calificaciones posibles, han llevado a que los gestores urbanos, reflexionen acerca de cómo lograr la revitalización de las ciudades como destino turístico. 

La ciudad de hoy debe tener un enfoque dual, por un lado satisfacer las necesidades del residente y por otro las del turista. 

El turismo cultural es, en la actualidad, una tendencia que crece con fuerza en el mercado


¿Cómo hacer de un destino un atractivo turístico? 

Generando una diferenciación a partir de los propios recursos, buscando satisfacer las necesidades del turista actual, y generando recursos económicos para la comunidad. El turismo cultural es, en la actualidad, una tendencia que crece con fuerza en el mercado del turismo, lo que significa la profundidad y diversificación de la actividad turística, sumado a la creciente valoración de las diferentes manifestaciones culturales humanas. En otras palabras, el surgimiento del turismo cultural es el resultado de la evolución del turismo en el mundo, ya que se ve como un mercado formado por individuos con alta capacidad de gasto y elevados niveles de educación, capaces de estimular la actividad y el desarrollo de cualquier destino que esté preparado para recibirlo. 


La pinacoteca del Museo de Bellas Artes es muy importante


El turismo cultural contribuye al desarrollo económico de un destino, pero también a la integración social y al acercamiento entre los diferentes pueblos. 

La otra gran ventaja que tiene es su falta de estacionalidad ya que se desarrolla a lo largo de todo el año. Esto fomenta que el empleo asociado al turismo cultural sea más estable que en otros segmentos. 

Pero el desarrollo turístico de estos recursos patrimoniales e históricos, se tiene que hacer de una forma planificada, responsable y controlada, para no poner en peligro el futuro de los recursos. 

Nuestra ciudad cuenta con un patrimonio cultural capaz de satisfacer las demandas de un turismo cultural exigente. 

Nuestro Museo de Bellas Artes posee una pinacoteca sumamente importante, considerada en el cuarto lugar por su valor artístico en la provincia de Buenos Aires. 


El Centro Cultural La Estación tiene un valor histórico, asociado al tren


La Parroquia Nuestra Señora del Carmen con su estilo gótico bizantino, el Centro Cultural La Estación y su historia del tren en la ciudad, y otros espacios locales podrían ser fuentes de crecimiento económico a partir de políticas culturales que lleven adelante planes de marketing que involucren el arte y el turismo. 

El artista busca comunicar a través de sus producciones estéticas (patrimonio cultural), y el viajero busca vivir nuevas experiencias, ver la vida a través de diversas perspectivas, y es ahí donde se unen dos grandes conceptos, Turismo y Arte, ambos satisfacen sus necesidades a través del otro. El turismo es querer conocer y el arte quiere darse a conocer, ser reconocido y valorado. Una dupla de la cual habla el mundo de hoy, y aquí, ¿de qué hablamos? 

(*) La autora es docente, artista plástica y publicista 

Agustina Ortiz