Policiales

El caso Menna se resolvió mediante juicio abreviado

Tres años de prisión en suspenso por quemar la casa de un cartonero

07|01|20 08:34 hs.

La mujer acusada de incendiar la casa de un cartonero al que acusaba de tocar a su hija en el hall del Hospital Pirovano, fue condenada a la pena de 3 años de prisión en suspenso, luego de ser hallada penalmente responsable del delito de “incendio agravado por peligro de vida ”, informaron fuentes judiciales. 


Se trata de Verónica Ruíz Díaz (43), quien recibió la citada pena mediante la modalidad de juicio abreviado, una forma judicial que comprende la aceptación de una carátula y una pena por parte de la Fiscalía, en este caso a cargo del doctor José Bianconi, titular de la UFI Nª6, y el propio imputado, la cual posteriormente puede ser aceptada o rechazada por el juez. En este caso, bajo la órbita del Tribunal Oral Criminal de Tres Arroyos y fue resuelto el pasado 9 de noviembre de 2019. 

La pena, que es la más alta de las que se pueden dictar “en suspenso” dentro del rango que ofrece la carátula por la que estaba acusada, comprende además reglas de conducta, como la firma en un determinado lapso de tiempo ante el Patronato de Liberados, y la realización de un tratamiento psicológico, entre otros. Según informaron fuentes del caso a LA VOZ DEL PUEBLO, influyó en la determinación judicial el cumplimiento de las normas impuestas mientras estuvo con arresto domiciliario durante la etapa de instrucción. 

El hecho por el que fue condenada Ruíz Díaz ocurrió en la madrugada del pasado domingo 24 de marzo de 2019. Ese día, la mujer se acercó junto a su hija al Hospital Pirovano, en cuyo hall de ingreso se hallaba Julio Menna, un cartonero que reside en el barrio Colegiales, que casualmente a la misma hora, se había ido a hacer unas curaciones en el centro de salud. 

En aquel momento, su hija aparentemente le relató a Ruíz Díaz que Menna habría intentado tocarle la mano durante un momento en que ambos estuvieron solos en el espacio público. Cuando la mujer escuchó los dichos de la chica de 13 años, inmediatamente se dirigió a la Comisaría de la Mujer, donde una aparente insuficiencia de pruebas, le habrían impedido acceder a una respuesta esperada.

Incendio e intoxicación 
Ante tal situación, y tal como lo pudo demostrar posteriormente la Fiscalía, la mujer cargó combustible en un recipiente que luego arrojó desde la calle hacia el interior del terreno de la casa de Menna, en la intersección de las calles Pedro N. Carrera y 1ª de Mayo, una imagen que fue captada por las cámaras de seguridad que funcionan en el lugar.

Ese accionar produjo un incendio que casi le cuesta la vida a Menna, quien se hallaba en el interior de la casa y, al ver cómo el fuego avanzaba sobre su propiedad alimentado por la gran cantidad de cartones y papeles que su morador tenía acumulados en el inmueble, decidió refugiarse en el baño, aunque no pudo evitar contaminarse con la inhalación de monóxido de carbono y sustancias tóxicas que, según comentaron oportunamente los médicos que lo atendieron, le habría dejado secuelas en su cuerpo. 

Ruíz Díaz fue arrestada poco después y, tras pasar algunas semanas detenida en distintos calabozos de Tres Arroyos y Monte Hermoso, fue beneficiada con una morigeración de la prisión preventiva, traducida en un arresto domiciliario. 

Si bien en principio la Fiscalía buscaba imputarla de “homicidio en grado de tentativa”, finalmente se sostuvo la acusación de “incendio agravado por peligro de vida”, un delito con penas previstas entre 3 y 10 años de prisión.