Sociales

En la Loma de Campano

Descanso y tranquilidad en El Pino

12|01|20 17:39 hs.

David Ruperto, Graciela y María Marta Serra formaron Centro de Vida y pileta El Pino, que abrió el 1º de diciembre en la ruta 228 kilómetro 132, en la Loma de Campano.


Los hermanos dan la bienvenida a La Voz del Pueblo en el predio que luce recién levantado. Luces y sombras cubren o destapan el césped bien cortado, la pileta de aguas cristalinas y la cancha de vóley bajo los árboles. 

La emblemática construcción recibe a los asistentes en formato de buffet y es María Marta quien con su sonrisa ofrece hamburguesas, sandwiches veganos, helados, galletitas, licuados, cerveza y también calienta el agua para el mate que se carga una y otra vez antes de que caiga la tarde. 

El Centro de Vida El Pino tiene pileta, cancha de vóley, espacio para hacer asado, sillas y mesas distribuidas en el parque alrededor del natatorio, vestuarios y cuerpo de baños. 

Es un lugar natural en el que los pájaros reciben con su canto a los que quieran compartir un encuentro en familia, o hacer cumpleaños y diferentes eventos.

El Pino está abierto todos los días de 10.30 a 19.30 horas y los martes y jueves propone clases de yoga a las 20.45. 

En diálogo con La Voz del Pueblo, coinciden en que “es un plan familiar en el que se disfruta de buenos baños en la pileta, partidos de vóley, juegos al sol, un asado o buen almuerzo o merienda”. 

Asimismo, agregan que “instalamos el nombre porque en un futuro la idea es tener un centro para eventos y de a poco transformarlo en el lugar especial para desarrollar diferentes actividades relacionadas con el yoga, la vida sana y en la naturaleza”. 

Recientemente firmaron un convenio con Suteba, que habilita a que los afiliados se acerquen con el carnet del gremio a la pileta y obtengan un descuento para disfrutar del maravilloso lugar. 

Ruperto y Loly Barrionuevo- en el turno mañana- son los guardavidas de la pileta, que comparten con la familia el momento acuático con el proyecto de brindar clases de natación el año próximo. 

Sin dudas un predio con mucho reparo y árboles que dan una sombra natural. Un emprendimiento familiar al que abraza y cubre la música zen, la paz y el relax del parque.