Opinión

Por Jorgelina Ouwerkerk

El adulto mayor y su indefensión

13|01|20 18:05 hs.

¿POR QUÉ EL ADULTO MAYOR SE ENOJA?


Porque no se lo consulta 
Porque se habla de él o ella delante suyo como si no existiera. 
Porque no se lo tiene en cuenta. 
Porque no es oído. 
Porque muchas veces es acusado de cosas que ni siquiera puede controlar (ir de cuerpo por ejemplo) 
Por la impotencia de no poder controlar su cuerpo, sea por Parkinson, por incontinencia, por xxx razones. 
Porque, si está en silla de ruedas se los mueve sin avisar y se asusta.
Porque le duele. 
Porque desconoce a sus cuidadores. 
Porque no oye. 
Porque no ve. 
Porque depende. 
Porque no camina. 
Porque no puede decidir “a éste le abro la puerta, y a este no.” 
Porque entran en su casa o su habitación sin tocar la puerta ni pedir permiso, como si el respeto ya no le correspondiera a el/ella… 
Porque se siente inútil. 
Porque no puede elegir que ropa ponerse.
Porque ha perdido la libertad de comerse un chocolate porque no puede salir solo a comprárselo. 
Porque no le dejan manejar su propio dinero siendo que trabajó toda la vida para conseguirlo dignamente. 

Porque YA NO SON LIBRES, Y NO HAY PEOR COSA QUE PERDER LA INDEPENDENCIA Y LA LIBERTAD CUANDO NI SIQUIERA SE HA SIDO DELINCUENTE. 

Y podrás seguramente agregarle cosas a la lista…

¿Qué puede ser más feo que los demás elijan por vos y te den órdenes? 

Hoy te cortas el pelo, hoy te baño, ahora te acostas, ahora te levantás, esto lo tenés que comer, esto no lo podes comer… 

Que tu pensamiento no sea que “sólo es capricho.” 

Pensá más bien en lo que ha vivido y vive esa persona en este momento, y tratalo/a con el mayor respeto y cuidado posible. Se lo merece, por los años que tiene. 

Ya lo decía el “Martin Fierro” de José Hernandez 
“La cigüeña cuando es vieja, 
pierde la vista, y procuran 
cuidarla en su edá madura 
todas sus hijas pequeñas: 
apriendan de las cigüeñas 
este ejemplo de ternura.”  

Por Jorgelina Ouwerkerk