imagen ilustrativa

Carta de Lectores

Escribe Carmen H. Merlo.

Claromecó: zona liberada

14|01|20 19:38 hs.

Señora directora: 


Después de alrededor de 20 años vuelvo a la principal villa balnearia de nuestro distrito para pasar el día final del año y recibir el 2020. 

Grande fue mi sorpresa cuando pasada la medianoche empezaron a juntarse coches y personas, no puedo precisar edades, pero creo que menores y mayores, enfrente a la Costanera en pleno centro de la villa. 

Estacionaron varios vehículos y comenzaron a abrir baúles conectando esos parlantes tan modernos a todo volumen. A medida que iba llegando gente empezaron a aparecer también heladeritas portátiles con bebidas que sin ningún empacho comenzaron a consumir en plena calle. 

Esta situación duró hasta aproximadamente las 8 de la mañana, de forma ininterrumpida, si bien es un día especial de festejo, creo que no es razonable molestar al vecino con semejante volumen de música. 

Repito, si bien es un día especial, creo que hay normativas muy claras que no se cumplieron, los ruidos molestos a altas horas de noche/día, consumo de bebidas alcohólicas en plena calle, con menores y mayores sin ningún tipo de control.

Más entrada la mañana charlo con algunos vecinos y esta situación la viven muy seguido, ya que parece que es bastante frecuente que hagan la “previa o previa de boliche” en el mismo lugar. 

Un poco me extraña que en ese matutino el responsable de seguridad haya comentado que no hubo fiestas en la playa, porque, un poquito más arriba, al lado del murallón solo faltaron las luces propias de un boliche. 

Una nota aparte para los empleados municipales, supongo de la delegación, que juntaron toda la basura que dejaron “los chicos autoconvocados”: botellas, latas, etc., a mediados de la mañana. 

Muchas gracias por publicar esta nota. 

Carmen H. Merlo.